Ciudad, Edición Impresa

Rosario pone al rojo a la EPE por su alto consumo

La expansión de la demanda energética supera la media provincial. Puerto Norte ya produce picos inéditos.

Las urbanizaciones de alta gama pone a prueba el sistema de distribución eléctrica.

Por: Pablo Moscatello

El desarrollo urbano-inmobiliario, ya sea por el avance de la obra pública o, principalmente, a raíz de la inversión privada, sigue presionando sobre la demanda de energía en la ciudad. Según datos de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), la electricidad distribuida en el primer trimestre de este año aumentó 4,5 por ciento en relación con similar período del año pasado. Con estos datos, desde la compañía estatal estimaron que en todo 2011 el crecimiento será del 7 por ciento anual. Al mismo tiempo, y en ese contexto, expresaron que Rosario continúa a la vanguardia de la demanda (y esto se mantendrá) con unos cuatro puntos por encima de la media provincial. La explicación del fenómeno vuelve a encontrarse este año en el avance de los proyectos de viviendas de alta gama en la zona ahora conocida como Puerto Norte, un sector que hasta hace poco tiempo estaba casi desabitado. En concreto, la suba de la demanda localizada en esa zona marca en horas pico aumentó de potencia que llegan hasta un 40 por ciento, hecho que “exige al máximo a las instalaciones”, admiten en la distribuidora eléctrica.

De acuerdo a datos que manejan en la propia compañía, la energía operada por la EPE en el primer trimestre de 2011 fue de 2.693.399 megavatios/hora. En el mismo lapso del año pasado había sido de 2.578.597. En concreto, esto significa que el volumen que la empresa distribuyó en el primer trimestre de este año aumentó 4,5 por ciento en relación con similar período de 2010.

Los informes de la empresa energética estatal indican que 2010 cerró con un crecimiento de 7,6 por ciento en la demanda de energía eléctrica en la provincia. Y ya estiman que este año volverá a registrarse una expansión similar del consumo. En ese escenario, lo que destaca a Santa Fe es que de concretarse esos pronósticos la provincia seguirá así por arriba del promedio nacional en cuanto a expansión de la demanda, que el año pasado fue de un 5,9 por ciento para todo el país. Y también por encima de otras jurisdicciones importantes como, por ejemplo, Capital Federal, que experimentó un 5,7 de incremento, y Córdoba, donde la suba fue de un 4,5 por ciento.

Lo cierto es que en ese marco, Rosario tuvo y seguirá poseyendo un consumo superior a todos esos promedios. El año pasado, la ciudad elevó su demanda eléctrica un 11 por ciento (cuatro puntos por encima de la media santafesina). Y aquí también, los directivos de la distribuidora estatal estiman que este 2011 se repetirá el primer lugar .

A la hora de repasar por qué el uso de energía en la ciudad crece tanto, el titular de la EPE, Daniel Cantalejo, recordó que sólo el sector residencial creció un 22 por ciento el año pasado. “Esto no es solamente por la incorporación de electrodomésticos, fundamentalmente por la gran cantidad de acondicionadores de aire nuevos, sino que también se debe a un incremento de nuevas viviendas. Actualmente se están construyendo 300 edificios en la ciudad de Rosario, y si uno hace la sumatoria de electrodomésticos más esas nuevas viviendas, es ahí donde en gran parte resultan estos avances que venimos registrando”, explicó el funcionario.

En ese marco, Cantalejo explicó que ese fenómeno se refleja con más fuerza “en la zona del Parque Scalabrini Ortiz”, en Puerto Norte. “Eso se da por la reutilización de terrenos que antes estaban en desuso y donde ahora se construyen edificios de forma extraordinaria”, explicó. En ese sector de la ciudad el boom constructor continúa sin obstáculos. Para mitad de este año los emprendimientos Forum Puerto Norte (cuatro hectáreas que dan a una barranca de 18 metros de altura sobre el río, donde se edificarán 250 mil metros cuadrados distribuidos en 11 edificios con un total de 330 departamentos) y Ciudad Ribera (proyecto que en su integridad tendrá, entre departamentos, comercios y oficinas, unas 500 unidades), finalizarán y entregarán sus primeras unidades. Así se sumarán progresivamente a las terminadas torres Dolfines del grupo Lattuca (las más altas de Rosario, con 42 pisos cada una), los edificios Embarcadero (residencial) y Nordlink (de oficinas), para cambiar definitivamente la fisonomía urbana de toda la costa del macrocentro.

Además, frente al shoppping Alto Rosario ya asoma el primer tramo del complejo de viviendas de bajo volumen edilicio que se construyó como un barrio residencial en altura dentro de la trama urbana: Condominios del Alto. El mismo se viene edificando en un predio de 50 mil metros cuadrados a desarrollar en dos etapas. En tanto, desde hace algunos meses también comenzó a edificarse el complejo de viviendas, también de alta gama, Maui, que se erige en el predio de la ex Servicios Portuarios (a metros de los silos Davis). Respecto de este último complejo, trascendió que consumirá 13 veces más de energía eléctrica que toda la comuna de Ibarlucea, y casi lo mismo que San Lorenzo. Las razones: se diseñó al estilo europeo, como “electrodependiente”, es decir, sin servicio de gas para calefacción o cocinas (ver aparte).

Para atender toda la demanda de la ciudad, desde la EPE destacan que la actual gestión ha pasado de ocho estaciones transformadoras a 11, y que próximamente se va a estar inaugurando una más; la de Ibarlucea. “Pasar de ocho a 12 estaciones transformadoras es incrementar prácticamente un 50 por ciento la oferta en la ciudad. A esto le sumamos también más centros de distribución, y hemos hecho en el casco céntrico y aledaños 73 remodelaciones de tendidos de cables en media y baja tensión”, sostuvo Cantalejo.

Lo cierto es que la demanda localizada en Puerto Norte marca ya un crecimiento de los picos de potencia, que llegan hasta un 40 por ciento. Cantalejo recordó que este fenómeno se había dado el año pasado en la zona de Echesortu, luego de que se pusiera en marcha en su totalidad el nuevo Hospital de Emergencias Clemente Álvarez. Este hecho provocó que la estación transformadora que alimenta la zona debiera multiplicar por tres su provisión de energía. Fenómenos similares se evidencian también en Funes y Roldán. En estos casos, por los nuevos loteos. Lo mismo ocurre en parte del cordón Industrial, aquí ante el sostenido crecimiento de la producción, sostienen desde la EPE. “Estas cuestiones exigen las instalaciones al máximo, es indudable. El incremento está muy por arriba del crecimiento vegetativo de la población”, admitió Cantalejo, aunque siempre destacando las obras realizadas por la actual gestión provincial para cubrir la disparada demanda.

Comentarios