Ciudad, Política

las fotos y los videos

Rosario anocheció con masivas convocatorias espontáneas luego de la concentración de la tarde

Al cabo de una jornada tensa, sorprendió la voluntad de manifestar el rechazo a la propuesta de cambiar la fórmula de movilidad jubilatoria.


Miles de rosarinos eligieron el emblemático espacio frente al Monumento a la Bandera para expresar este lunes por la noche su rechazo al proyecto oficial de cambio en el cálculo de la movilidad jubilatoria. Pero no sólo eso: en varios barrios se replicaron manifestaciones en formato “cacerolazo”, aunque con otras características que las iniciales de 2001 y las sucedidas durante el gobierno de Cristina Fernández.

En contraste con la concentración de la tarde en la Plaza San Martín, por la noche no hubo un llamado orgánico a expresarse. Pero miles coincidieron en la necesidad de hacer visible el descontento con la política previsional del gobierno de Cambiemos. En la Cámara de Diputados, mientras tanto, se encadenaban los discursos durante el segundo intento oficial por convertir en ley su controvertido proyecto. Finalmente, lo consiguió minutos después de las 7 del martes, tras 17 horas de debate.

Sin incidentes, casi sin expresiones partidarias, los rosarinos descontentos con la propuesta oficial, con la que la Casa Rosada reconoció que busca ahorrar 100 mil millones de pesos en el pago de haberes previsionales y asignaciones universales, colmaron algunas esquinas y el espacio que rodea al Monumento y el Concejo Municipal. Banderas argentinas, familias y cacerolas dibujaron un paisaje de descontento popular sin violencia que pocos esperaban en medio de una jornada en la cual los grandes medios de comunicación privilegiaron las imágenes de los encontronazos entre un grupo de manifestantes violentos y fuerzas de seguridad que los reprimieron a ellos y al resto en los alrededores del Congreso nacional.

 

MIRÁ LOS VIDEOS y las fotos




LAS FOTOS