Ciudad

Repican las balas en el barrio Stella Maris y el centro de salud Ceferino Namuncurá dejó de atender

El secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, confirmó la medida extrema ante el riesgo que corre el personal por las continuas balaceras y hechos de violencia en la zona, que recrudecieron en los últimos dos meses. Describió que los propios pacientes ya no acuden a turnos por temor a salir


“Informamos que ante la seguidilla de hechos de violencia armada ocurridos en el barrio Stella Maris, hemos decidido que desde el mediodía, el centro de salud Ceferino Namúncura, cierre sus puertas”, escribió este viernes en la red social X (ex Twitter) el secretario de Salud municipal Leonardo Caruana, quien así confirmó la desactivación temporaria –aunque por tiempo indeterminado– de la atención médica en el barrio lindero a Fisherton. El establecimiento de José Ingenieros 8590 brinda atención primaria de la salud, atención comunitaria –dos de sus médicas durante la pandemia de coronavirus, Diana Sacco y Noelia Jacques, recibieron una distinción por generar una red entre vecinos, vecinas y organizaciones del barrio para la elaboración y distribución de viandas para pacientes con diabetes– y tiene alto reconocimiento en el barrio, pero el recrudecimiento de la violencia urbana en la zona, con balaceras incluidas, condujeron a la medida extrema para “resguardar” a quienes prestan tareas allí. “Asimismo, estamos solicitando a las fuerzas de seguridad que que garanticen la protección del barrio y sus instituciones”, completó Caruana.

Según las crónicas policiales de la ciudad, en la zona se descerrajó una pelea de bandas armadas que dejó víctimas fatales y heridos de bala en las últimas semanas. El secretario de Salud marcó que desde su área hicieron el pedido formal de presencia policial tras hechos de violencia armada que se habían tenido lugar en los últimos días en el barrio, pero durante la mañana “no se pudo sostener” la demanda de patrullajes, lo que “con tristeza” motivó la decisión. “Todos los centros de salud de la Municipalidad están funcionando y siempre es el último recurso poner un límite en la atención”, reflejó el secretario, pero describió que la espiral de violencia ya pone en riesgo no sólo al personal del Ceferino Namuncurá sino a los vecinos del barrio y a la comunidad educativa de la Escuela 519 “Alicia Moreu de Justo”, que está ubicada a metros del centro de salud: este miércoles se generó una nueva balacera a la hora que salían los chicos de clases y los trabajadores de la salud del centro de José Ingenieros y Manuel Acevedo.

“Vamos a trabajar este fin de semana para que este lunes se restablezca la atención”, anticipó Caruana, y detalló que se trata de un centro de salud con “gran compromiso”, y que brinda atención a unas 8 mil personas: “Es la referencia sanitaria de ese barrio –reconoció– pero la situación de balaceras, la situación muy compleja que se viene dando en los ultimos dos meses, hace que lleguemos a esta situación límite”.

El secretario puso en relieve la responsabilidad de la gestión en “el cuidado de los equipos de trabajo”, ante la tensión que se vive en el barrio, y que se refleja en los contactos de vecinas y vecinos con los trabajadores de la salud, pero también en las ausencias: “No van a ocupar un turno o no van a la atención medica por temor”, describió el funcionario.

Caruana reiteró el pedido de circulación de móviles de la Policía, de fuerzas federales o algún tipo de presencia especialmente durante el horario de actividades de las instituciones del barrio, para que puedan cumplir sus funciones, y vecinas y vecinos puedan utilizar sus servicios. “La verdad es que tener institución abierta pero población con miedo a salir, hace muy dificil esto”, lamentó Caruana.

El secretario reportó la situación a la titular del Concejo Municipal, Maria Eugenia Schmuck, a cargo interinamente del Ejecutivo, para que haga gestiones ante el ministro de Seguridad de la provincia, Claudio Brilloni, ante la gravedad de la situación.

Comentarios