Ciudad

Otro avance

Reconocen al misoprostol como droga ginecológica

El medicamento tenía autorización para problemas gástricos pero desde hace años las mujeres lo usan para interrumpir embarazos de manera segura y ambulatoria hasta la semana 12. La resolución salió por un pedido de la empresa Domínguez, de Buenos Aires, que lo fabricará en comprimidos vaginales.


Esta semana la Anmat reconoció por primera vez al misoprostol como droga para uso ginecológico. El medicamento tenía autorización para problemas gástricos pero desde hace años las mujeres lo usan para interrumpir embarazos de manera segura y ambulatoria hasta la semana 12. La resolución salió por un pedido de la empresa Domínguez, de Buenos Aires, que lo fabricará en comprimidos vaginales. Durante el debate de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) el gobierno de Santa Fe anunció que estaba produciéndolo para proveer a la salud pública de la provincia y con la capacidad de abastecer a todo el país. El medicamento santafesino es para usar por vía oral y estará listo en diciembre. Las dos nuevas marcas llegarán para terminar con el monopolio del único producto disponible en Argentina: el Oxaprost del laboratorio Beta, que lo vende en farmacias a más de 3.400 pesos. De todos modos, tanto el medicamento público como el privado serán para distribución gratuita en hospitales.

Desde el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) provincial celebraron la decisión de la Anmat y consideraron que es un paso fundamental para lograr el permiso que tramitarán ante el organismo apenas esté listo el primer lote de 100 mil comprimidos. “Después del rechazo del Senado es un reconocimiento y un sinceramiento del uso de una medicación que es de calidad”, explicó el integrante del directorio, Jorge Stettler. El funcionario también advirtió que la llegada a los hospitales será difícil si siguen los recortes del gobierno nacional en la provisión de medicamentos.

El misoprostol es uno de los métodos más seguros para abortar y tiene la ventaja de que la mujer o persona gestante no debe internarse y puede interrumpir el embarazo en la casa, con el seguimiento y las indicaciones de profesionales de la salud. No surgió como un medicamento para abortar sino que fueron las propias mujeres las que descubrieron el uso en la búsqueda de formas seguras para hacerlo. En Argentina se vende bajo receta archivada en farmacias y es entregado de manera gratuita en los hospitales y centros de salud que garantizan la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

Las ILE se hacen según un protocolo aprobado en 2012 por el Ministerio de Salud nacional y contempla las causales vigentes en Argentina desde 1921, que dicen que el aborto es legal en caso de violación y de riesgo de salud de la mujer. Sólo diez provincias aplican el protocolo. Santa Fe es una de ellas. Buenos Aires y Santiago del Estero, las dos provincias donde en los últimos 15 días murieron tres mujeres por abortos clandestinos, no adhirieron.

El misoprostol es fundamental para la garantía de las ILE ya que el 90 por ciento se hacen con el medicamento. También es usado para otros tratamientos ginecológicos. Las provincias que lo proveen deben comprarlo al laboratorio Beta.

El Oxaprost tiene la desventaja de que viene mezclado con diclofenac. Al usarlo para abortar se suele separar de cada comprimido la parte con el analgésico. Los medicamentos producidos por el LIF y Domínguez serán puros, con una dosis de 200 microgramos por pastilla. El santafesino será para usar por vía oral y el de Buenos Aires por vía vaginal.
“En el LIF tuvimos un debate sobre qué tipo de comprimido producir y fuimos por el oral porque permite que la mujer tenga más autonomía. No tiene que colocarlo necesariamente el equipo de salud”, explicó Stettler.

El lote fabricado en enero en el LIF está en una etapa de pruebas de estabilidad. Una es acelerada y una vez superada el producto puede usarse en el territorio provincial. La otra es la natural de 12 meses y es el requisito de la Anmat para habilitarlo.

El pedido de Domínguez que habilitó la Anmat es para distribución en hospitales. Para venderle el producto a las farmacias el laboratorio tendrá que hacer otro trámite. Desde la firma adelantaron que el costo será menor al del Oxaprost y que estará listo a fin de año. El misoprostol santafesino costó 9,30 por comprimido y será sólo para distribución gratuita. “Somos un laboratorio público que provee al sistema provincial y nacional. Nuestro producto es para ser entregado de manera gratuita. Si las obras sociales empiezan a cubrirlo también podemos proveer, pero nunca a una farmacia que lo cobre. Es para que se entregue gratis”, explicó Stettler.

Según el funcionario el problema que ven desde el LIF está en si efectivamente el Ministerio de Salud nacional comprará y distribuirá el misoprostol para garantizar las ILE de todo el país. “Venimos de meses de recortes por parte del gobierno nacional en la provisión de medicamentos. Dejaron de enviar las drogas para tuberculosis, los anticonceptivos y las oncológicas. La provincia compró este año 30 millones de pesos en medicamentos para pacientes oncológicos por el recorte de Nación. Creemos que viene muy complicada la compra de misoprostol desde el gobierno Nacional porque están implementando una política de correrse de la compra y provisión de medicamentos. Desabastecen los programas y plantean que cada provincia debe hacerse cargo”, opinó Stettler.

Además, agregó que es fundamental que la autorización de Anmat no se limite a hospitales y abarque a los centros de salud de primer nivel. “Es importante que sea extensivo porque en los hospitales es donde hay más objetores de conciencia. Pero además hoy en la provincia de Santa Fe la gran mayoría de las ILE se resuelven en la atención de primer nivel del centro de salud barrial, que son de manera acompañada y ambulatoria hasta las 12 semanas de embarazo. En los hospitales se resuelven las situaciones más complicadas”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios