Edición Impresa, Le ponen la firma

Economía

Pymes están mal y apuestan a 2017

El 70% de las pequeñas y medianas empresas alega haber experimentado una baja de rentabilidad en el primer trimestre.


Alcanzó una racha de siete meses seguidos en recesión.

El sector de las pymes industriales atraviesa por una dura encrucijada ante la caída de la demanda, la suba de los costos (de materias primas y salariales), mayor retraso en las cobranzas y la caída de la rentabilidad, pero aun así se manifiesta optimista con el futuro, mirando a 2017. Así lo refleja un sondeo de la Fundación Observatorio Pyme que confirma la magra performance del primer trimestre con una caída interanual del 1,6 por ciento en las ventas y del 0,9 por ciento en el nivel de empleo, como adelantó este diario la semana pasada. Si bien advierten una difícil coyuntura, por lo que consideran que no es un buen momento para compromisos de inversión en maquinaria y equipos, el nivel de confianza actual y futura aumentó notablemente y está en el máximo de los últimos 5 años.

A pesar del complicado primer trimestre, cuando el 60 por ciento experimentó una caída en la demanda (lo peor pasó por muebles; vidrio, cerámica y minerales no metálicos; maquinaria y equipo), la mayoría dice que no ajustó el uso de la capacidad instalada, aunque el 40 por ciento reconoce una reducción en el stock de materias primas.

En este contexto, las empresas pequeñas (de 10 a 50 ocupados) fueron las más castigadas, con una caída del 5,4 por ciento en las ventas mientras que para las medianas (51 a 200 empleados) el nivel de actividad mejoró respecto de un año atrás (3,7 por ciento). A nivel sectorial, se observa desde una moderada contracción del 2,3 por ciento en papel, edición e impresión, a una fuerte reducción del 26,3 por ciento en vidrio, cerámica y minerales no metálicos.

Desde el punto de vista del empleo, la mayor contracción se registró en las pymes de papel, edición e impresión y en vidrio, cerámica y minerales no metálicos. “En ningún sector de actividad se registraron incrementos, mientras que sólo las firmas de químicos y de muebles no realizaron modificaciones en el tamaño de su planta de personal”, señala la entidad.

En las medianas industrias, prácticamente no hubo modificación de la dotación del personal en el último año (-0,1 por ciento) mientras que las pequeñas mostraron cierto descenso del 1,5 por ciento. Al respecto, la entidad advierte que “estructuralmente se observa un importante rezago del ajuste del nivel de ocupación en relación con las variaciones de las cantidades vendidas, poniendo en evidencia la relativa inelasticidad del empleo de las ventas reales en el segmento pyme manufacturero”.

Otros datos del primer trimestre del año:

  • El precio de venta promedio aumentó un 12,9 por ciento trimestral, lo que duplica el del período anterior reflejando en buena parte los efectos de la devaluación de diciembre. Si bien el alza de costos es superior, sigue reduciéndose la discrepancia entre ambas tasas.
  • El 60 por ciento de los empresarios supone nuevos aumentos de precios de venta.
  • Se observa una leve desaceleración del ritmo de crecimiento de los costos salariales y una fuerte aceleración del alza de los insumos de producción.
  • El 70 por ciento de las firmas sufrió una disminución de su rentabilidad en el primer trimestre. En promedio, el nivel de rentabilidad cayó un 6,6 por ciento trimestral.
  • El nivel de ocupación se espera sin cambios, pero aumentó la proporción de industriales que prevé una disminución de las horas trabajadas.
  • El 58 por ciento espera que su rentabilidad mejore en 2017.

Comentarios