El Hincha Mundial, Opinión Mundial, Rusia 2018

Opina Diego Mussetta

Punto final para la generación plateada


Otra vez. Como aquella noche del aplastante 0-4 con Alemania en Sudáfrica 2010. Como la fría jornada de Santa Fe en la definición por penales con Uruguay en la Copa América de 2011. Como la definición fallida ante Neuer en la final de Brasil 2014. Como la doble final perdida ante Chile en las Copas Américas del otro lado de la cordillera en 2015 y en Estados Unidos 2016. Y como este sábado 30 de junio en la lejana Kazán, donde no gravitó, no se cargó el equipo al hombro y donde pasó desapercibido en los noventa y pico de minutos. Sí, nuevamente Lionel Messi faltó a la cita. Nuevamente fracasó en el intento de subirse a ese pedestal que seguirá siendo de Diego Armando Maradona. Nuevamente caminó cabeza gacha rumbo al vestuario. Nuevamente Messi no demostró lo que todos esperamos de él con la celeste y blanca. Y eso duele…

Apenas un gol, un penal fallado, falta de liderazgo y 360 y pico de minutos donde nunca mostró la chapa que lo muestra en el podio de los mejores del mundo. Ese fue el Mundial de Messi. Poco, muy poco…

Lo que reflejó el crack rosarino en la cancha también lo evidenció el resto de un plantel apático que se fue del Mundial antes de lo esperado. Esta misma generación es la que se “comió” a Maradona, Batista, Sabella, Martino, Bauza y ahora a Sampaoli, más allá de haber llegado a tres finales. Sí, Argentina cambió 6 técnicos en 8 años, y este presente es una fiel imagen de lo que padece el fútbol argentino.

Argentina hoy es esto. Y duele. Es tiempo de dar vuelta la página y pensar a futuro. Qatar queda lejos, pero ya hay que ponerse a trabajar con otras caras, porque esta generación ya es parte del pasado.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.