Edición Impresa, País

Pueblada en Baradero por la muerte de dos jóvenes

Los adolescentes fueron chocados por una camioneta de la dirección de Tránsito en circunstancias poco claras.

Dos adolescentes que iban en una moto murieron ayer en Baradero al ser colisionados por una camioneta de Tránsito municipal. Por el hecho, unos 2 mil vecinos enardecidos causaron incendios y serios destrozos en bienes y edificios municipales y privados de la ciudad bonaerense. En tanto, dos inspectores quedaron demorados a disposición de la Justicia, que investiga si persiguieron a las víctimas para labrarles una multa o si se trató de un accidente de tránsito común. A raíz de la violenta protesta, el jefe de la Policía bonaerense, Juan Carlos Paggi, envió una “muy importante” cantidad de refuerzos para contener la pueblada.

Todo comenzó ayer a las 6.30, en las calles Gallo y Anchorena, del centro de Baradero, en el norte de la provincia de Buenos Aires, donde un chico de 16 años, Miguel Portugal, conducía una moto Gilera, acompañado de Giuliana Giménez (16). Según las fuentes, al llegar a la esquina el rodado de los chicos colisionó con una camioneta Ford F100 blanca de la Dirección de Tránsito de la Municipalidad en la que iban los dos inspectores. Ante esa situación, la moto golpeó contra el cordón, los dos ocupantes salieron despedidos e impactaron contra el suelo, lo que le provocó la muerte casi en el acto a Giménez. Mientras que el adolescente resultó herido y fue trasladado al Hospital de Baradero donde falleció poco después. Ninguno de los dos usaba casco.

En tanto, al conocerse la muerte de los dos chicos, familiares, amigos y vecinos de las víctimas se dirigieron hasta el Palacio Municipal y comenzaron a protestar ya que culpaban a los inspectores de tránsito por lo ocurrido. Cerca de las 11, un grupo de manifestantes primero quemó neumáticos en la calle y luego comenzó a arrojar piedras contra las dependencias municipales que también fueron incendiadas al igual que la camioneta municipal.

Pablo Álvarez, segundo jefe de bomberos de la ciudad, dijo que la Municipalidad quedó “totalmente destruida” por el fuego que alcanzó también los anexos del Juzgado de Faltas y del Concejo Deliberante. Mientras, los manifestantes también apedrearon las oficinas de la radio El Tiempo y después se dirigieron hasta la casa del director de Tránsito, situada a pocas cuadras, en San Martín y la Costanera, donde quisieron prenderle fuego. El comisario mayor Hugo Prado, titular de la Jefatura Departamental San Nicolás, de donde depende la policía de Baradero, indicó que en un momento de la protesta, que se controló cerca de las 13.30, llegó a haber unas “dos mil personas”.

Luego de contener la situación, el intendente de Baradero Aldo Carosi estuvo en las oficinas públicas –donde permanecía una fuerte custodia policial– y analizó los graves daños provocados. El mandatario confirmó que desde la Municipalidad hay una labor para sancionar a los que infringen las normas de tránsito y que, en ese sentido, tienen “quinientas motos secuestradas y diez mil infracciones en curso”.

Por su parte, las fuentes policiales dijeron que por las protestas no hubo detenidos pero sí entre cinco y seis efectivos lesionados por recibir pedradas.  En tanto, un jefe policial confirmó que los dos inspectores de la camioneta municipal quedaron afectados a la causa por “doble homicidio culposo” y fueron llevados a declarar ante el personal de la ayudantía fiscal de Baradero.

Comentarios