Ciudad

Siniestro vial en acceso sur

Prueba contrarreloj: el complejo rescate de madre e hija

Andres Lastorta, director provincial de Bomberos Zapadores, dijo que fue una situación compleja ya que además del rescate de las víctimas corrían riesgo las personas que trabajaban en el lugar.


Fotos: Juan José García.

El rescate de Yoana y María Alejandra, las dos mujeres que este miércoles al mediodía quedaron atrapadas dentro de un auto y debajo de un camión tras un choque en el acceso sur, fue considerado un milagro.

Andres Lastorta, director provincial de Bomberos Zapadores, explicó en declaraciones a Radio Dos que el operativo de rescate fue una situación compleja, ya que además de intentar salvar a las víctimas corrían riesgo las personas que trabajaban en el lugar.

El camión que estaba sobre el auto llevaba una carga que consistía en toneles de 200 litros de jugo de limón congelado que con los golpes comenzaron a hincharse y la carga corría el riesgo de desfondarse y caer sobre las víctimas. Agregó que comenzaron a trabajar con una grúa, pero era difícil acceder al cargamento, ya que otro auto chocado obstruía la puerta que abría el contenedor.

“No podíamos abrir las compuertas porque había un auto chocado atrás y teníamos riesgo de que se desfonde”, explicó el bombero.

“Llevo mucho tiempo porque tratamos de tomar decisiones para que las víctimas no sufrieran más de lo que estaban sufriendo”, detalló.

 

Y destacó que los policías que acudieron al lugar eran además compañeros de una de las mujeres que estaban atrapadas. “Los tratamos de calmar dándoles reporte minuto a minuto de la agente de la policía comunitaria que estaba atrapada”. Se refiere a Yoana, de 28 años, quien junto a su mamá, María Alejandra, se recupera de las lesiones el Heca.

El bombero aclaró que no utilizaron helicóptero para el traslado ya que había una vía rápida hacia el Sanatorio Laprida, donde las víctimas fueron derivadas en un principio.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios