Ciudad, Edición Impresa

Manos a la obra

Prometen obra pública para balancear desempleo

Se estima que en lo que va del año ya se perdieron unos 2 mil puestos en el rubro de la construcción.


En un nuevo encuentro de la comisión tripartita de la construcción, el ministro de Trabajo y Seguridad social Julio Genesini, dirigentes de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), representantes de la Cámara de la Construcción y Asociación de Empresarios de la Vivienda, junto con autoridades de los Ministerios de Infraestructura y Transporte, Obras públicas y Hábitat y Vivienda se reunieron para analizar la situación laboral del sector que se vio fuertemente sacudida en los últimos meses.

Desde el gremio de la construcción advirtieron una pérdida de cerca de 2 mil puestos de trabajo, las que corresponden principalmente al sector privado. En tanto, a nivel provincial se anunció una importante inversión en obras de infraestructura con las que se espera compensar la situación.

Sin embargo, el titular de la Uocra advirtió la necesidad de fondos nacionales para impulsar la construcción de más viviendas que es donde recae la mayor ocupación del sector.

“Hemos estado evaluando los datos del Indec y los que teníamos nosotros en relación con la evolución del empleo y la desocupación en Gran Rosario. Nosotros ya advertíamos una caída del empleo registrado de 1,5 punto, donde el sector que perdía más proporción de trabajadores en Rosario era la construcción, con una caída de 2 mil puestos de trabajo, tanto en forma comparativa al 31 de diciembre del año pasado como con igual trimestre del año anterior, es decir, junio de 2015. Hoy analizamos la situación, convocamos la participación de funcionarios del Ministerio de Infraestructura, de Obras públicas y Hábitat para evaluar en conjunto las obras próximas a adjudicarse e iniciarse”, señaló el titular de la cartera laboral, Julio Genesini.

En ese sentido, aseguró que la provincia prevé una inversión en obras públicas por 3 mil millones de pesos para los próximos meses y el año próximo, que se sumará a los 2 mil millones de pesos que corresponden a obras de vivienda e infraestructura que ya están en marcha. Con esta inversión se espera abrir nuevos puestos de trabajo con los que compensar la actual situación.

“Según los cálculos ocuparía a alrededor de 2 mil trabajadores. La idea es tratar de acelerar estos procesos de inversión pública porque esto ayuda a consolidar el trabajo en la construcción, además de satisfacer las necesidades de la población”, agregó el ministro.

Con los datos volcados en la reunión, la Cámara de la Construcción aseguró que la provincia se encuentra por debajo de la media nacional en relación con el desempleo en el sector, gracias al incremento de la obra pública.

“En Santa Fe tenemos un panorama distinto al que ocurre a nivel nacional con respecto a la construcción. Si bien preocupa la pérdida de empleo más focalizada en Rosario, en general tenemos una pérdida de un 4,5 por ciento de los trabajadores de la construcción de la provincia de Santa Fe, cuando la media nacional de desvinculación en el sector es de 14,5, lo cual es un dato muy significativo”, advirtió Genesini, al tiempo que ratificó la intención del gobierno de continuar con el plan de infraestructura presupuestado.

“Están las inversiones que se piensan realizar con los créditos autorizados por la legislatura de 500 millones de dólares. Seguiremos trabajando en esa dirección, mientras monitoreamos con los trabajadores y los empresarios la marcha del empleo y buscamos alguna forma alternativa de superar esta situación”, agregó.

Más viviendas

Desde la Uocra se mostraron esperanzados con los proyectos provinciales, pero advirtieron la necesidad de reforzar el apoyo nacional para la construcción de viviendas, que es el área donde se ocupa a más trabajadores.

“La provincia tiene muchos proyectos de infraestructura, algunos ya se están ejecutando. Pero estos generan más mano de máquina que de obra, por eso necesitamos proyectos de viviendas, que es la que genera mano de obra activa”, señaló Sixto Irrazábal, secretario general de la Uocra local. Al respecto, mencionó el proyecto nacional para la construcción de 630 viviendas, que comenzarán a realizarse a partir de octubre.

“La provincia destinó muy poco a vivienda provinciales, se espera de la Nación, que se mueve muy lento. Recién después de diez meses de gestión se van a habilitar nuevas viviendas. Esto genera puestos de trabajo pero no los que uno espera. Le pedimos a la provincia que sea más equitativa y que destine más recursos para las obras”, sostuvo Irrazábal, al tiempo que señaló que a los números oficiales hay que agregar la cantidad de trabajadores en negro, lo que da un total de 4.500 puestos de trabajo menos.

La reformulación del Procrear fue otro de los factores que repercutió negativamente en el sector, ocasionando la baja de cerca de 70 mil empleados en total, según estimaron desde la Uocra.

Expectativas

Por su parte, el gerente de la Cámara Argentina de la Construcción en Rosario, Rubén Llenas, vislumbró con expectativa los proyectos anunciados e indicó que los fondos nacionales para la construcción de las más de 600 viviendas implicarán la ocupación de 800 obreros. En tanto, descartó que la inversión privada se haya frenado en los últimos meses, pese a que algunos proyectos se demoraron.

“La inversión privada ha continuado en estos meses en Rosario, algunos proyectos se han demorado, pero no hemos observado que se hayan abandonado proyectos. La baja de puestos de trabajo tuvo que ver fundamentalmente con que bajó el ritmo de las obras o con obras públicas que han culminado. En el empleo informal hubo una baja importante por dificultades del programa Procrear, que está casi paralizado, no sólo en relación con los trabajadores sino los proveedores”, concluyó.

Más controles y menos riesgo de accidentes en las obras

Uno de los aspectos que se trató en la reunión de ayer fue la cantidad de infracciones cometidas en relación con los trabajadores de la construcción. Las cifras mostraron un tendencia descendiente desde 2012 a la fecha, con un total de 24 por ciento de obras suspendidas por no cumplir con las normativas correspondientes sobre 986 inspecciones realizadas.

“Hay que destacar que en 2012 hubo que suspender el 80 por ciento de las obras; en 2013, el 37 por ciento; en 2014, el 34 por ciento y, el año pasado, el 27 por ciento. Esto demuestra que ha medida que se hace en forma regular el proceso de inspección, se van adecuando más a la normativa y eso redunda en beneficios en la salud y seguridad de los trabajadores”, expresó Genesini.

Comentarios