Edición Impresa, Policiales

Apriete

Preventiva para Macri Bassi

El menor del diezmado clan villagalvense fue imputado por el crimen de Aldo Acosta y estará preso al menos 60 días en una cárcel donde tenga asistencia médica, debido a una enfermedad que le produjo una descompensación el viernes pasado.


Al fin ayer, y luego de una descompensación que sufrió a raíz de una enfermedad que padece, Damián “Macri“ Bassi fue imputado. De los dos homicidios que lo tienen como sospechoso, el fiscal Adrián Spelta prefirió achacarle sólo el crimen de Aldo Acosta, padre de Norma Acosta, una mujer enfrentada públicamente con el clan Bassi desde la muerte de su ex marido en un incendio en Alcaidía de Jefatura en abril de 2013. La calificación endilgada es una de las más graves que fija el Código Penal: homicidio calificado por la participación de 3 o más personas en calidad de coautor, lo que conlleva una expectativa de perpetua. Spelta solicitó la prisión preventiva de Bassi, lo que fue admitido por el juez Carlos Leiva. Le dictaron la medida sin plazo, aunque en una cárcel con asistencia médica.

Según refirió el defensor de Bassi, Enrique Sirio, su cliente sufre de una severa hepatitis.

Esta enfermedad le genera ante determinadas circunstancias episodios que obligan a su internación, sostuvo. Esta patología le provocó una descompensación el viernes pasado cuando iba a ser imputado, lo que derivó en una internación en el Heca. Aunque ello no fue lo único que pasó el viernes. El fiscal padeció un embate por parte de una mujer: “Si le pasa algo a mi hijo vas a tener problemas”, le adjudican haber dicho. Debido a este incidente, Spelta solicitó que por un inconveniente ocurrido en la audiencia anterior que finalmente fue suspendida no ingresara a la sala la familia del imputado. Sin embargo, el juez dispuso que los allegados de Bassi presenciaran el acto y se tomaran los recaudos de seguridad necesarios.

El fiscal explicó que cuatro hombres a bordo de un Renault Clio champagne fueron a la casa de Aldo Acosta la noche del 18 de diciembre de 2014, el mediodía del 19 y finalmente cerca de las 15 de aquel día, cuando lograron ubicar a la víctima. En las tres oportunidades, fueron las mismas personas con el mismo auto, dijo el fiscal. Cuando lo encontraron, le ofrecieron cortar el pasto de un terreno y le pidieron que los siguiera para indicarle el lugar. El hombre fue detrás del vehículo en su moto junto a su hijo, por ese entonces de 15 años y testigo clave del caso.

A las cuatro cuadras, un hombre, identificado por la fiscalía como Claudio “Polo” Z. se bajó. Acosta paró contra el cordón y se quedó con su hijo sobre la moto. Quien iba como acompañante en el auto sacó un arma y disparó indiscriminadamente –unos 20 proyectiles– contra las víctimas, refirió. Cinco de esos balazos traspasaron a Aldo Acosta e impactaron en el adolescente, que quedó gravemente herido mientras su padre falleció en el acto, sostuvo el fiscal. Luego, el atacante se subió al auto y quien se ubicaba en el asiento delantero del acompañante bajó para corroborar que las víctimas no se movieran, afirmó Spelta, quien sindicó a esta persona como Enrique “Chicho” C.

El hijo de Acosta estuvo 10 días en terapia y finalmente se recuperó. Recién el 9 de febrero de 2015 el muchacho pudo dar su versión y en una rueda de personas identificó a Osvaldo “Popito” Z. como el tirador y a su hermano Polo como quien iba en el auto y observaba a padre e hijo seguir el el vehículo en la moto.

Luego, el adolescente efectuó una nueva declaración: dijo que conocía a las dos personas que iban en los asientos delanteros y sindicó a Damián Bassi como el conductor y al mencionado Chicho como quien tuvo la misión de chequear el resultado del ataque. Y agregó que no lo había dicho antes por miedo y lo hacía en ese momento porque Chicho estaba preso y Macri fugado.

A su turno, el defensor se opuso al pedido fiscal de preventiva para Macri. Afirmó que no hay elementos en contra de su cliente y que un abogado de la familia presentó un escrito donde informa que la familia Bassi estuvo reunida con él en un bar de Dorrego y Jujuy entre las 13.15 y 14.45 de ese día y que en 15 minutos no podría haber llegado hasta Villa Gobernador Gálvez. Y agregó que la familia después fue al súper hasta las 17. El fiscal respondió que el escrito fue presentado tres meses después y ya no existían las grabaciones de las cámaras del recorrido que afirmó el letrado.

Sirio sostuvo que Norma Acosta señaló a los Bassi como los asesinos de su padre y que tenía fotos de los sicarios y sostuvo: “Ya era público y notorio que Acosta había condenado a los Bassi sobrevivientes”. Agregó que luego el adolescente implicó a Chicho y Macri y detalló: “Creemos que por su corta edad es proclive que actúe influenciado por su hermana”.

El letrado invocó razones de salud de su cliente para pedir la libertad bajo el cuidado de su madre o en su defecto un arresto domiciliario, a lo que sumó la pérdida de tres miembros de la familia en forma violenta –el padre y dos hermanos de Macri fueron asesinados en los últimos años–, donde aseguró que informalmente funcionarios le aconsejaron que se fuera de la provincia por “seguridad” y concluyó: “La detención es un riego para la vida y una mortificación innecesaria”.

Por su parte, el juez tuvo como válida la imputación, entendió que hay apariencia de responsabilidad y que existe riesgo de entorpecimiento probatorio, por lo que dictó la prisión preventiva sin plazo. A su vez, tuvo en cuenta la salud del imputado y dispuso que sea alojado en una unidad carcelaria con enfermería y, en caso de que desmejore su estado de salud, previo informe médico sea remitido a la sala penitenciaria de un hospital santafesino.

Comentarios