Policiales

Un caso aberrante

Policía santafesino preso: violó a una sobrina menor de edad

El uniformado tiene 28 años y fue imputado por abuso sexual con acceso carnal además de amenazas, para que la niña no lo delate, y falsificación de documentos público por adulterar el libro de guardia en busca de una coartada


La causa es investigada por la fiscal Rosana Marcolín.

 

Un policía de 28 años de la localidad santafesina de San Javier fue detenido por abusar de una sobrina menor de edad, luego que la Cámara de Apelaciones revocara su libertad. El agente policial que prestaba servicios en Helvecia fue apresado por segunda vez en el marco de una causa que investiga la fiscal Rosana Marcolín donde se lo acusa de abuso sexual con acceso carnal calificado por daño grave a la salud mental de la víctima; además de acoso sexual cibernético, amenazas coactivas y falsedad material de instrumento público, por hechos cometidos entre finales de 2016 y principios de 2017.

Fuentes del caso informaron que el acusado, cuyas iniciales son OHM, quedó con prisión preventiva por orden del juez de la Investigación Penal Preparatoria Sergio Carraro, a pedido de la fiscal Marcolín durante una audiencia celebrada la semana pasada en los tribunales de Santa Fe.

La Fiscalía informó que los hechos que investiga Marcolín fueron cometidos entre el 14 de noviembre de 2016 y el 12 de febrero de 2017. “El imputado comenzó a intercambiar mensajes con la víctima en los que le pedía fotos de ella a cambio de regalos. Las comunicaciones fueron a través de la aplicación Whatsapp y de la red social Facebook”, relató la fiscal.

“El imputado intentó en reiteradas oportunidades convencer a la menor de encontrarse a escondidas. Finalmente, la víctima accedió y se trasladaron a Helvecia”, relató Marcolín. “Si bien el policía había prometido a la menor llevarla un fin de semana a una cabaña, la trasladó a un motel y abusó de ella, la agredió físicamente y la dejó en la vía pública. Además, la amenazó con matar a su familia si contaba lo sucedido”, sostuvo la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Marcolín explicó que “la víctima concurrió al Samco de la ciudad de San Javier, donde le constataron lesiones físicas y signos de abuso. Sin embargo, a raíz de las amenazas sufridas tenía miedo de manifestar quién había abusado de ella”. Por otra parte, la fiscal del MPA agregó que “de las pericias realizadas al teléfono de la víctima surgió la posibilidad de que el policía fuera el autor de los hechos, y por ello se procedió a allanar su domicilio. Ya con el imputado detenido, la víctima se animó a contar lo que había pasado a una psicóloga”, relató la fiscal.

Hace un año, el 31 de mayo de 2017, el policía fue imputado por primera vez por la fiscal Marcolín. Dos días después se realizó la audiencia de medidas cautelares, en la que el juez de primera instancia consideró que no había evidencias suficientes para ordenar la prisión preventiva, por lo que ordenó la libertad del policía acusado de violar a su sobrina.

Esa resolución fue apelada por la fiscal y la Cámara le dio la razón. Fue el juez de segunda instancia Jorge Andrés quien revocó la sentencia al dar por acreditado el delito de abuso sexual con acceso carnal y la autoría por parte del imputado. Por eso, el viernes se realizó una nueva audiencia en la que se atribuyeron nuevos delitos al imputado y se resolvió su prisión preventiva.

“Se incluyó el delito de falsedad material de instrumento público calificado ya que el imputado adulteró el libro de guardia de la comisaría en la cual presta servicios para establecer una coartada”, precisó Marcolín. “Además, pudimos recabar más evidencias, entre ellas, la entrevista de la menor en Cámara Gesell, nuevas declaraciones testimoniales y el ADN del imputado, que fue concordante con una muestra obtenida de la ropa interior de la víctima”, concluyó la fiscal.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios