Policiales

El herido estaba muy grave

Policía baleó en la cabeza a presunto ladrón en un bar nocturno

La versión oficial dice que al supuesto asaltante no le salió el disparo cuando lo interpeló el agente, quien repelió el intento con su arma.


Un policía que estaba en un bar nocturno de avenida Arijón al 2100 hirió de un balazo en el cráneo a un hombre que según el parte oficial había ingresado encapuchado y con un arma al negocio amenazado a los presentes con fines de robo. El hecho ocurrió a las 8 de la mañana de ayer. El herido quedó internado en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez en estado grave.

Los empleados, el dueño y algunos clientes del bar de Arijón y Balcarce –entre ellos el policía– permanecían en el lugar, que ya de mañana estaba a punto de cerrar. Por eso estaban limpiando la vereda. Fue entonces, dice una fuente oficial, que entró un hombre con la cara cubierta y un arma de fuego.

El mismo relato agrega que les exigió dinero y pertenencias a las personas que se encontraban en el bar. Entre ellos estaba el integrante de la fuerza de seguridad, quien según versiones es amigo del propietario del comercio.

Desde la Fiscalía señalaron que hay seis testigos del incidente: todos relataron que el oficial le dio la voz de alto al intruso y le exigió que bajara el arma al tiempo que se presentaba como policía.

Y agregaron que la respuesta fue un intento de disparo del presunto asaltante. Pero su arma se trabó, aunque no la del policía, quien repelió el ademán con un balazo que dio de lleno en el cráneo del presunto ladrón.

El joven herido fue identificado como Ricardo Francisco L., quien según la Fiscalía tenía condenas previas, todas por el delito de robo. Al cierre de esta edición su estado de salud era muy grave. De los primeros peritajes surgió que tiene un impacto de bala frontal en el cráneo con orificios de entrada y salida.

En la investigación del hecho interviene el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte. El funcionario ordenó el secuestro de las dos armas en juego y su envío a Balística para peritaje. También, alcoholemia y narcolemia sobre el oficial de policía, toma de testimonios y levantamiento de rastros. Interviene el Gabinete Criminalistico de PDI.

La identidad del oficial de policía permanece en reserva; sólo se comunicó que se trata de Gustavo I. Estuvo demorado hasta concluir las medidas de rigor ordenadas por el fiscal; recuperó la libertad y declarará la semana próxima.

Si te gustó esta nota, compartila