Edición Impresa, Policiales

acuerdo abreviado

Pidió perdón, devolvió el dinero que robó y firmó su condena


Cuatro causas penales que pesaban sobre un hombre de 31 años fueron unificadas ayer en un juicio abreviado. Leonardo Nicolás Ponce, que lleva dos años detenido, negoció con la Fiscalía una condena única a cinco años y medio de prisión por delitos cometidos entre 2014 y 2015. A ese acuerdo llegó luego de ofrecer una reparación económica para resarcir a una familia de Acebal (víctima de una entradera) con el pago de 70 mil pesos en cuotas mensuales. También manifestó su arrepentimiento por el daño ocasionado, donó al Ministerio de Educación santafesino tres celulares que le habían secuestrado y se comprometió a terminar la escuela secundaria durante su estadía en prisión. Su abogado particular, Mariano Scaglia, celebró la “agilidad del sistema” y resaltó “que la Defensa y la Fiscalía pudieron conversar y tener en cuenta los parámetros personales de Ponce para convenir la pena”.

El abreviado fue homologado ayer en los Tribunales provinciales por la jueza Marcela Canavesio, luego de que la fiscal Georgina Pairola alcanzara el acuerdo con Scaglia en representación de su defendido. Así, Ponce firmó ayer una condena única a cinco años y medio de prisión por distintos hechos. Uno es un robo doblemente calificado por ser cometido en lugar poblado y en banda, con arma de fuego y privación ilegítima de la libertad agravada por el uso de violencia. Y el otro un robo agravado por haber sido cometido en poblado y en banda y con efracción, en grado de tentativa. A esos delitos, cometidos entre 2014 y 2015, se sumaron una condena anterior a dos años de prisión condicional por tenencia ilegal de arma de guerra y encubrimiento simple y otra sentencia a cuatro años y medio por el delito de portación ilegítima de arma de guerra.

El caso que más repercusión tomó fue una entradera en Acebal en septiembre de 2014.  Según denunció la familia asaltada, cinco hombres armados los redujeron a punta de pistola cuando llegaban a su domicilio en un una camioneta un domingo a la noche.

Gerardo Darío C., de 53 años, dijo en la seccional 28ª de esa localidad que los ladrones los esperaron en la puerta de la vivienda de Azuermendi al 900 y sin lastimarlos les sustrajeron la Toyota Hilux color champán con vidrios polarizados en la que se trasladaban.

Horas más tarde, ese vehículo apareció abandonado en la localidad de López, en el departamento de San Jerónimo, luego de que otra familia denunciara haber sido víctima de una entradera. Según la Policía, Hernán I., de 40 años, dijo que cuatro hombres armados se presentaron en su casa de Belgrano al 1700, maniataron a él y a toda su familia y huyeron con dinero y una vieja pistola familiar.

Fue la familia de Acebal la que consiguió un resarcimiento de 70 mil pesos que cobrará en cuotas mensuales consecutivas de diez mil pesos, además que recuperará el GPS que le sustrajeron con el rodado. En tanto, tres celulares táctiles fueron donados al Ministerio de Educación de la provincia, según detalla el acuerdo alcanzado ayer.

Comentarios