Policiales

Ataques mafiosos

Pidieron otros 24 años de cárcel para Guille Cantero y ventilaron escalofriante encargo por Whatsapp

Este lunes tuvieron lugar los alegatos de clausura en el juicio que tiene al líder de Los Monos en el banquillo y a otros seis integrantes por una decena de atentados contra funcionarios y edificios judiciales en 2018. Mostraron un mensaje donde ordena un atentado

Guille Cantero, otra vez en el banquillo de los acusados.

El juicio que se lleva adelante por una decena de ataques a balazos contra funcionarios y edificios judiciales durante 2018, y que tiene en el banquillo de los acusados al jefe de la banda Los Monos Ariel Máximo “Guille” Cantero y a otras seis personas, continuó este lunes con los alegatos de clausura de la Fiscalía que pidió 24 años de cárcel para el jefe de la organización, pena que de concretarse quedaría unificada en 30 años por una condena anterior por amenazas al juez Edgardo Fertita.

Durante los alegatos, los fiscales sacaron a la luz una conversación de Whatsapp en la que Guille Cantero ordena la balacera contra el empresario Andrés Lamboy, acribillado de 20 tiros frente a su hijo en la puerta del colegio San Bartolomé de Fisherton, no para acusarlo por esa tentativa de homicidio (ya que el empresario sobrevivió al ataque) sino para mostrar la mecánica que utilizaba como ideólogo en la planificación de atentados desde su celda de prisión.

Según los fiscales, Guille Cantero –quien cuenta con seis condenas por diferentes delitos–, digitó desde la cárcel al menos diez ataques en venganza de las condenas impartidas por la Justicia a su organización para amedrentar y condicionar a funcionarios judiciales y afectar la administración de Justicia.

No obstante, la conversación de Whatsapp ventilada en la audiencia de este lunes no responde a uno de los ataques que le acusan, ya que el “encargo” se lo hizo a Matías César, quien fue detenido días antes del atentado contra Lamboy perpetrado el 18 de septiembre de 2018.

En el mensaje enviado días antes, el 3 de septiembre de ese año, Guille envía información sobre una persona que deja a sus hijos en el colegio de calle Wilde y Mendoza y se desplaza en una Dodge RAM color negra, de la que también brinda los datos de la patente. Días después César le responde: “No me olvidé lo que me pediste. Estuve averiguando dónde queda Kentucky”, en clara alusión al domicilio del empresario Lamboy, quien también declaró como testigo en el juicio contra Mario Segovia, conocido como el Rey de la Efedrina.

Un par de días más tarde, Matías César es detenido, el 11 de septiembre, por lo que quedó descartado que haya sido el autor material del atentado. No obstante, las comunicaciones entre él y Cantero fueron expuestas por los fiscales para “mostrar” la mecánica de los “encargos” desde la cárcel a sus tiratiros. “Queríamos mostrar cómo funcionaba la banda” y que “Guille daba las órdenes”, aseveraron.

En relación al pedido de pena que hicieron los fiscales respecto a Cantero, dijeron estar convencidos que la evidencia recolectada es más que suficiente, al igual que las pruebas producidas durante el juicio.

En ese sentido advirtieron que son “todas pruebas subjetivas que no admiten matices”, en su mayoría adquiridas sobre pericias de teléfonos celulares secuestrados a integrantes de la banda, entre los que figuran Daniel “Teletubi” Delgado, Damián Chávez, Lucía Uberti, Leonel Fernández, Matías César y Leandro “Chulo” Olivera.

 

Comentarios