Ciudad, Edición Impresa

Piden justicia por Sandra

La titular nacional de Ammar, Elena Reynaga, sostuvo que “nada cambió” y reclamó la derogación de artículos del Código de Faltas sobre la prostitución. Dijo que pelean por “una sociedad igualitaria”.

La lucha de Sandra Cabrera fue evocada ayer en la plaza San Martín.
La lucha de Sandra Cabrera fue evocada ayer en la plaza San Martín.

“No nos han vencido”, cantaron en la más que calurosa tarde de ayer las integrantes de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Anmar), poco antes de finalizar el acto que realizaron en la plaza San Martín, frente a las puertas de la sede Rosario de la Gobernación, para evocar a Sandra Cabrera a seis años de su asesinato y pedir, una vez más, justicia, como lo hacen desde el momento del asesinato de quien fuera la secretaria general de Ammar en Rosario.

El acto lo abrió una dirigente de Ammar Córdoba, Eugenia, quien aludió al trabajo y la lucha de Sandra Cabrera. Posteriormente la secretaria general de Ammar Rosario, Claudia Lucero, quien sucedió a Sandra al frente del gremio, recordó la actividad que ésta cumplió y aludió a las denuncias sobre “prostitución infantil” y sobre “los atropellos” que sufren a diario.

Enfatizó Lucero: “Pensaron que matándola a Sandra se terminaba el problema”, para agregar que ello no fue así. Luego reivindicó la presencia en la plaza y destacó que la dirigente asesinada “está en cada compañera que se pone de pie”.

Cerró los discursos la secretaria general de Ammar nacional, Elena Reynaga, titular también de la Red de Trabajadoras Sexuales de América Latina y el Caribe, quien sostuvo: “El crimen de Sandra nos duele y nos seguirá doliendo”. Dijo que “nada cambió” y pidió, como desde la organización lo hacen cada año, la derogación de los artículos del Código de Faltas de la provincia que penan la prostitución, al presente con media sanción de la Cámara de Diputados.

Mencionó Reynaga: “Sandra nos hace seguir de pie” y aludió a las “peleas por una sociedad igualitaria”.

En los tramos finales de su discurso planteó lo que definió como una “utopía” y pregonó: “Que ninguna mujer tenga que pararse en una esquina para sobrevivir”.  

Al mensaje siguió el “Sandra Cabrera presente, ahora y siempre”.

Tras los discursos, integrantes del grupo Arte por la Libertad pintaron una bandera que entregaron a Ammar.

Entre otros participaron del acto el secretario general de la seccional Rosario de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé), Gustavo Terés, y el secretario adjunto de la Asociación Trabajadores del Estado de Rosario, Gustavo Martínez, al igual que integrantes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Proyecto Sur y el grupo Pan y Rosas.

Previo al acto, la titular de Ammar nacional, Elena Reynaga, había destacado que llegaban a la plaza emocionadas, dado que minutos antes habían visto un adelanto de nueve minutos de un documental sobre la vida de Sandra Cabrera que está preparando Lucrecia Mastrángelo.

“Tenemos mucha esperanza que con ese documental despertemos conciencia. Esas conciencias que están dormidas y que hacen que a seis años del asesinato no haya pasado absolutamente nada”, expresó al respecto.

Dijo también que “la causa está paradísima y a punto de quererla cerrar, porque el juez y la Cámara dicen que los testimonios de las prostitutas no tienen validez”. Para Reynaga “ello tiene que ver con una cuestión de moral, de doble moral, porque jueces, abogados, diputados, consumen pero no se hacen cargo, y después porque nuestra profesión no está reconocida como tal”.

Igualmente lo consideró “una cuestión de clase, porque si hubieran matado a una persona de otro estatus social ellos no dirían lo mismo”.

Por otra parte Reynaga anticipó que plantearán la realización de juicio político para el magistrado que dejó libre a quien fue en su momento procesado por el asesinato de Sandra Cabrera, el ex policía federal Diego Parvluckzyk.

Comentarios