Ciudad

Tras ser baleado el viernes en barrio Municipal

Piden dadores de sangre para Tomás Ercolino

“No son narcos ni sicarios”, sostuvo un amigo de los tres pibes baleados, dos de ellos Lucas Vieyra y Ricardo Gómez fallecieron. Tomás pelea por su vida en el Hospital Provincial


Tomás Ercolino tiene 18 años y pelea por su vida en el Hospital Provincial. El viernes pasado cobró su primer sueldo como albañil. Buscó a sus amigos e invitó la Coca en uno de los pasillos del Fonavi de Abanderado Grandoli al 4900. La alegría duró poco. Una ráfaga de ametralladora terminó con la vida de dos de sus amigos y lo dejó a él malherido. Tomás había jugado al rugby en Botines Solidarios, su paso por allí le abrió las puertas a un deporte que le hizo conocer la cancha de Universitario. Si bien hace unos dos años que ya no estaba con Botines, era muy cercano a muchos de los pibes que aún juegan en la cancha. Hoy sus amigos piden ayuda. Tomás necesita dadores de sangre tipo 0 de cualquier factor. Las personas que puedan ayudar deben dirigirse al Hospital Provincial de 7.30 a 14. El barrio Municipal está de duelo por la muerte de Lucas Vieyra y Ricardo Gómez, pero saben además que vivir en el barrio los pone en peligro. “Te matan y después dicen que son todos narcos o sicarios. Hay pibes que matan a cualquiera para sembrar miedo y hacerse cartel”, asegura un vecino cuya identidad se mantiene en reserva.

Tomás pelea por su vida en UTI del Hospital Provincial. En las redes sociales no cesan los alientos, los pedidos de dadores de sangre y las cadenas de oración. Incluso algún mensaje le pide a Lucas, el pibe que falleció la madrugada del lunes, que le dé una mano y lo ayude a salir adelante.

En esa balacera Ricardo Gómez murió en el acto, Lucas Vieyra la peleó fuerte hasta el lunes, pero murió. Todas las fuerzas están puestas en que Tomás se recupere.

“Eran y son pibes trabajadores. Hay periodistas que está diciendo que Ricardo Gomez era narcotraficante y no es así. Estamos más que dispuesto todos los amigos en limpiar la memoria de los pibes”, sostuvo a >El Ciudadano>> uno de los amigos de los chicos.

La mayoría de los vecinos tiene un familiar, un amigo, o un conocido muerto. Es muy duro para ellos reponerse. “Quieren meter a los pibes como que son narcos o sicario a cuando no es así”, afirma uno de los jóvenes de barrio Municipal.

“Los pibes son trabajadores y por ser de barrio Municipal, tenés los días contados y no tiene que ser así”.

El joven que habló con El Ciudadano realiza tareas solidarias en el barrio. Y sostiene que ellos trabajan porque los pibes tengan una mejor vida, pero es la misma Policía la que libera la zona.

Tomás supo participar en  Botines Solidarios, una institución sin fines de lucro que acerca el rugby a los barrios más periféricos y entiende el deporte como una herramienta de inclusión social. Era un deporte que no se jugaba en el barrio, todo era fútbol. Para los organizadores es un deporte que fija valores, inclusión, pertenencia y brinda contención.  Para este sábado estaba organizado un encuentro de rugby en el Parque del Mercado, “fue un día muy emotivo” contó una fuente. Es que los pibes decidieron, como una forma de torcer el destino y demostrar que hay otra manera de vivir en el barrio, que quieren una oportunidad.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.