Policiales

Muerte de Andrés Muñoz

Picada fatal: ADN complica al conductor del segundo auto

Según la querella, hisopados hechos en el Vectra determinaron que este auto, junto con el Laguna, participó del choque que le quitó la vida a Andrés Muñoz. Pedirán cambio de carátula.


La Unidad Genética Forense presentó un informe pericial sobre el hisopado que se realizó en el Chevrolet Vectra que participó en la picada mortal, ocurrida en 27 de Febrero y Necochea, que terminó con la vida de Andrés Alejandro Muñoz el 29 de julio del año pasado. La muestra genética obtenida se comparó con la sangre de la víctima y el resultado determinó que una de las muestras obtenidas en este vehículo contiene un perfil genético único de cromosoma Y idéntico al de la víctima. Para la querella, esta prueba no hace más que corroborar la teoría de que dos vehículos (el otro es un Renault Laguna) participaron del choque fatal. Según la abogada Malena Copello, el primero impactó el auto de Muñoz y lo despidió y el segundo lo arrolló, explicó. Para ella, gracias a toda la evidencia que se produjo en el caso, se llegó a la verdad histórica y con esta prueba pedirán el cambio de calificación para el conductor del Chevrolet Vectra que está imputado del delito de prueba de velocidad ilegal.

Eran cerca de las 5 del 29 de Julio de 2017. Andrés llevaba en su Fiat Duna a un conocido hasta su trabajo. Circulaba con calle Necochea y al cruzar 27 de Febrero fue embestido. Por la avenida venían dos autos corriendo picadas. Un Renault Laguna y un Chevrolet Vectra. El primero impactó contra el Duna, lo hizo girar. Andrés salió despedido y terminó tendido en la ochava sobre la vereda. La secuencia fue tomada por una cámara municipal y se observa al Vectra hacer una maniobra para esquivar a los otros autos.

Para la querella que representa a la esposa de Muñoz, a cargo de Malena Copello y Bárbara Reynoso,  ambos vehículos participaron en el homicidio. Sostienen la teoría de que el Laguna embiste al Duna y cuando la víctima sale despedida es arrollada y arrastrada por el Vectra.

Las imputaciones

La Fiscalía imputó a ambos conductores por distintos delitos. En agosto a Ariel L., conductor del Laguna, se le achacó el delito de homicidio triplemente agravado por correr picada, por el exceso de velocidad y por culpa temeraria. El test de alcoholemia dio que tenía 0,82 gramos de alcohol por litro en sangre y el máximo permitido es 0,5. Se encuentra con prisión domiciliaria. Luego fue imputado Lisandro A., quien iba al volante del Vectra por correr una picada ilegal y crear una situación de peligro en una zona urbana y de alto tránsito. En este caso la prueba de alcoholemia fue negativa y transita el proceso en libertad.

Para la querella toda la evidencia que se colectó durante estos meses en la causa revela la verdad histórica. Del Vectra se tomaron tres muestras. Se realizó hisopado en la parte media del piso del auto, del caño de escape y de la parte inferior del auto, donde va la rueda de auxilio, y se compararon con una muestra de sangre de la víctima. Si bien no se obtuvo ADN de las muestras para realizar perfil genético, en uno de los hisopados realizados al auto se observó un perfil genético único de cromosoma Y que es idéntico a la muestra de la víctima, lo que, según esta versión, indica que corresponde a la víctima o a un individuo de su línea paterna, refiere el informe.

Para la querella esta prueba sostiene la participación del Vectra en la muerte de Muñoz. La abogada adelantó que pedirán el cambio de calificación. “Por eso queremos ir a juicio oral por homicidio triplemente calificado para los dos. Todo lleva al mismo lugar. Gracias a toda la prueba que se pudo producir, se conoció la verdad histórica, se disipó la duda”, aseguró. Por su parte; desde Fiscalía no brindaron opinión al respecto: explicaron que el informe todavía está en estudio.

Si te gustó esta nota, compartila