Edición Impresa, Policiales

Juicio oral

Perpetua para una pareja por la muerte de un niño

Tras un debate que duró dos semanas se conoció ayer la decisión del tribunal que por unanimidad condenó a Ayelén Salvá y a Marcos Leandro Carbonel a la condena de prisión perpetua.


Una mujer y su concubino fueron condenados a prisión perpetua por matar a golpes a Ian, un niño de tres años que nació en un seno de violencia ejercida por su madre y encontró la muerte cuando ese círculo violento se incrementó, según la acusación fiscal, cuando la mujer se puso en pareja. La estrategia defensista tuvo eje en culparse mutuamente por el hecho, aunque el Tribunal Pluripersonal compuesto por los jueces Juan Carlos Vienna, Gustavo Pérez de Urrechu y José Luís Suárez fue contundente al momento de resolver. Por unanimidad condenaron al dúo a la máxima pena que prevé el Código Penal de la Nación, homicidio agravado por ensañamiento y alevosía para ambos.

Durante el juicio se reveló que cuando Ian tenía 5 meses su padre se suicidó frente a su familia y el niño fue el blanco de los golpes de su madre, circunstancia que recrudeció cuando ésta se fue a vivir con su nueva pareja. En los dos meses que duró la convivencia la situación de la víctima se potenció con la complicidad de Leandro Carbonel, refirió el fiscal Adrián Spelta. Y sostuvo que ese último período ambos lo maltrataban y golpeaban, hasta llegaron a quemarlo con cigarrillos.

El funcionario dijo que la autopsia no pudo determinar cuál de las innumerables lesiones que presentaba el cuerpo de la víctima le causó la muerte aunque sí postuló que el deceso se produjo por el cúmulo de ellas. Refirió que la familia de los imputados habla de malos tratos aunque cada parte deslinda culpas sobre el otro y solicitó la pena de prisión perpetua para ambos por el delito de homicidio calificado por alevosía y ensañamiento mientras que a la madre le sumó el agravante del vínculo que la unía a la víctima.

Un breve tiempo de relación con Marcos Leandro Carbonel, que para la fiscalía fue de 2 meses y para la defensa 15 días, agravó la situación del niño que el 22 de abril de 2015 fue golpeado salvajemente en la precaria vivienda donde vivía.

Carbonel corrió con el niño en brazos hasta Ayacucho al 2700 donde detuvo una ambulancia que le brindó los primeros auxilios y lo trasladó hasta el Hospital Roque Sáenz Peña donde falleció. La pareja fue detenida. La defensa oficial de la mujer, a cargo de Iván Russo, basó su estrategia en sostener que la acusada era víctima de violencia de género, mientras que la defensa de Carbonel, a cargo de Adriana Lucero, sostuvo que era la madre quien maltrataba al niño y esa noche lo golpeó encarnizadamente.

Después de un juicio oral donde la Fiscalía a cargo de Adrián Spelta y Florentino Malaponte llevaron adelante la acusación por el delito de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, a la mujer le sumaron el agravante del vínculo.

Tras un debate que duró dos semanas se conoció ayer la decisión del tribunal que por unanimidad condenó a Ayelén Salvá y a Marcos Leandro Carbonel a la condena de prisión perpetua.

Comentarios