Ciudad, Política

Recorrida por el Heca

Perotti entre los bolsones de comida y los reclamos de aquellos que no cobran su salario

El gobernador recorrió el Heca mientras los trabajadores precarizados, muchos de los cuales se quedaron sin salario, manifestaban frente a Gobernación.


El gobernador Omar Perotti visitó el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez. El motivo, según informó en una suerte de conferencia de prensa en la explanada ubicada sobre calle Vera Mujica, fue una recorrida por el hospital devenido en “la terapia intensiva” de Rosario si la pandemia así lo requiere.

Como sea, el mandatario recorrió, junto al intendente de Rosario, Pablo Javkin, la secretaria de Salud de la provincia, Sonia Martorano y el secretario del área de Rosario Leonardo Caruana y el director del Heca, Jorge Ignacio Bitar, las instalaciones del hospital en el marco preparatorio del muy probable pico de contagios en época invernal. Además, con las autoridades del hospital, dieron cuenta de los insumos existentes y los ítems que deberían reforzar.

Con todo, lo más interesante de las declaraciones del gobernador estuvo vinculado a temas de alto impacto en la sociedad rosarina.

Es que mientras Perotti respondía una breve requisitoria periodística, en la sede de la Gobernación se manifestaban por los reemplazantes docentes, sin trabajo y sin cobrar, trabajadores de Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y médicos enrolados en Siprus. Con diferencias, todos planteaban cuestiones relacionadas a lo salarial y condiciones de trabajo.

En este marco, el gobernador señaló que “tenemos distintos niveles de demanda; desde bolsones de comida hasta cuestiones salariales. Es necesario encontrar un equilibrio”.

Y agregó: “Es preciso recordar que aquí nadie se salva solo. Vamos a atender todas las demandas. Con equilibrio. Hoy la prioridad es la salud y la seguridad de los santafesinos”.

Sin mencionarlo explícitamente, invitó a los gremios al diálogo y, de alguna manera desaconsejó los reclamos sectoriales.

En ese marco, recordó que la recaudación fiscal es “a la baja” y por ahora no se vislumbran signos próximos de recuperación.

Además, puntualizó que la energía esta puesta en “las fronteras” con Buenos Aires, Chaco y, en menor medida, con Córdoba para impedir que el virus tenga un rebrote en Santa Fe.

Finalmente, también se refirió al paro del transporte público de pasajeros (cuarto día consecutivo). En ese sentido, señaló que es necesario encontrar una fórmula que equilibre los reclamos salariales de los choferes y el costo que implica poner en funcionamiento el sistema de transporte público.

“Es necesario encontrar un mecanismo que sea sustentable. Los choferes no pueden estar sin trabajar y tampoco pueden estar sin cobrar. Necesitamos un punto de equilibrio para que el transporte retome su actividad”.

La referencia está en sintonía con lo expresado, un rato antes, por Javkin al señalar que “el sistema de transporte público funciona a un 80 por ciento pero sólo es utilizado un 15 por ciento de los usuarios”. Y agregó: “La única salida es poder ampliar los subsidios en cualquiera de sus formas”.

Como sea, el gobernador pasó por Rosario con la consigna que “la pandemia no terminó y tenemos que estar preparados”, cosa que nadie duda, pero dejó poco margen para encarrilar situaciones complejas que atraviesan a un conjunto de cada vez amplio de la sociedad.

Sólo aparece en el horizonte, como estrategia del orden práctico, mirar al Estado nacional. La cuestión es si llegará. Y si llega, que no sea demasiado tarde.

Comentarios