Edición Impresa

Periodista con peso específico

Con la locuacidad que lo caracteriza, Alberto Lotuf, una de las caras de “Canal 3” y de las voces de “Radio 2”, reflexiona sobre su profesión, la televisión actual y rememora algunos pasajes de su trayectoria.

Por: Daniela Barreiro

Atento, concentrado en cada detalle, así sea delante o detrás de cámara, Alberto Lotuf se prepara para grabar un spot para televisión de su programa radial A diario.

Las luces se encienden, las escenografías toman vida y color, y el reconocido periodista de la ciudad se dispone a decir su texto preocupado por la locución, la postura, las luces y las cámaras. Poco tiempo después la grabación concluye y Lotuf se relaja, se quita la corbata y se dispone a dialogar con El Ciudadano sobre la actualidad de la televisión local, la radio, su relación con las noticias y la nueva ley de medios audiovisuales.

Dueño de un lugar que supo ganar “por peso específico o de prepo” en los medios locales, Alberto Lotuf es un periodista que no descansa. Por la mañana conduce el ya clásico A diario, por las noches es la cara visible de la pata local de Telenoche y, una vez por semana, conduce una nueva propuesta titulada Dicen que dicen.

Con buena predisposición el periodista y locutor oficia de guía en las nuevas instalaciones de Canal 3 y recuerda aquel 26 de octubre en el que “volvió a nacer”.

“Estaba llegando 15 minutos tarde al canal a causa de una fuerte tormenta. Cuando llegué pude ver que se había caído la antena, el techo y todo el equipo de aire acondicionado sobre el escritorio y la silla en la que yo tendría que haber estado sentado. Creo que volví a nacer”, aseguró.

Fue así que ante una impuntualidad que, según confesó, no fue una excepción, el periodista esquivó el derrumbe de aquel día que afectó las trasmisiones locales durante largo tiempo.

Sin abandonar la seriedad y la postura que lo caracterizan, y utilizando de living parte de las escenografías del canal, Lotuf rememoró sus comienzos y aseguró: “La radio no es sólo un medio auténtico sino que da a conocer al comunicador tal y como es en realidad”.

—¿Qué lugar siente que ocupa en la televisión local?

—Hay lugares que se ocupan por peso específico y otros lugares que se ocupan de prepo y quizás yo tenga un poco de ambos. De prepo porque hace 29 años que hago televisión todos los días, y por peso específico por las cosas que he hecho y que estoy haciendo todos los días.

Tengo la sensación de que en un primer momento fue la propuesta de un medio de comunicación, y después la consolidación o la llegada de otras propuestas.

—¿Cómo ve la televisión local?

—Siempre dije que la televisión de Rosario es una televisión esforzada, y cuando digo eso hablo tanto de los empresarios que llevan adelante un proyecto comunicacional como de quienes tienen que estar delante de cámara o de quienes producen comercialmente los espacios.

No hay que olvidar que en los 90 hubo una trasferencia enorme de empresas de la ciudad y que si no se convirtieron en porteñas fue porque se convirtieron en multinacionales. Consolidar un proyecto de televisión tiene que estar íntimamente ligado a un proyecto comercial, si no es un fracaso a corto plazo.

—¿Siente que la tevé está cambiando?

—Hay una evolución más acelerada que en otras épocas y en especial en este último lustro. Los canales abiertos están dejando más espacios a las producciones locales y los canales de cable tuvieron un rol fundamental para que eso pase. Fue como el que cumplieron las FM para las radios. Hoy en día podés escuchar diversas propuestas de radio por FM, de hecho mi programa de radio está nutrido de gente que permanentemente escuché en una FM y que sirvió como un manantial para poder nutrir mi programa de AM.

—¿Por qué cree que hay más producción local?

—Creo que hay talento, en el interior y en especial en esta ciudad. Tenemos una escuela de cine provincial y Comunicación Social es una de las carreras preferidas de los chicos. Tengo la sensación de que hay una suerte de proyección hacia el futuro que va a terminar, sin duda, en el aire. Además hay una nueva ley de medios audiovisuales que, en ese sentido, favorece la producción de programas locales que son aceptados siempre y cuando se trate de nuevas propuestas.

-¿Qué opina sobre la nueva instancia que abre la ley de Medios?

—Es una ley que apunta a ampliar la producción. Todo lo que sea para producir más trabajo me parece que hay que celebrarlo, pero cuando pienso en manos de quiénes van a estar los futuros medios de comunicación, se me enciende la luz amarilla; la actitud del gobierno, por ejemplo, me pone un poco dubitativo. Si vamos por antecedentes y hablamos de quienes hoy están al frente del Poder Ejecutivo Nacional, vemos que en su provincia natal, por ejemplo, hay un verdadero monopolio informativo y pienso que si lo hacen de esa manera allá, por qué no lo van a hacer así a nivel nacional. Siento que hay un doble discurso y una pelea por ver quiénes manejan los medios de comunicación. Lo que ocurre es que hay mucha gente que se cree o piensa que detentando los medios de comunicación maneja la opinión de la gente y está totalmente comprobado que eso no es así.

El caso de Lula por ejemplo, que tiene toda la prensa en contra y, sin embargo, la gente lo vota. En tanto y en cuanto el pueblo perciba una sensación de bienestar, lo que diga un periodista le entra por un oído y le sale por el otro.

—¿Cómo se vincula con la noticia?

—Escucho programas de Rosario, trato de leer algunos periódicos y cuando llego a la mañana a la radio tengo un equipo de producción que está totalmente aceitado y que determina en 15 o en 20 minutos qué fue lo que pasó de la noche anterior a la mañana siguiente. Por lo general no hay mucha variedad. Del programa de la mañana, la gran fuente sigue siendo el noticiero de la noche y la gran fuente del noticiero de la noche sigue siendo el programa de la mañana. Existe una suerte de complementación entre los dos programas que hacen que esté lo más informado posible.

—Si tuviera la producción artística del canal a su cargo, ¿qué cambios haría?

—Pondría más producción local, pero por supuesto que eso es sólo un enunciado, un título, porque para sostener la producción artística local hay que sostener una producción comercial que respalde, porque si no los proyectos son efímeros.

Acá se paga luz y teléfono igual o más caro que en Capital Federal, necesitás una cierta cantidad de personal sindicado, son varios sueldos y se complica todo si no tenés un respaldo comercial.

—¿Cuáles señalaría como los tres momentos más importantes de su carrera periodística?

—El momento que más me marcó fue el debut en televisión, pero más que el programa con el que empecé, que duró tres meses en el 82, fue mi debut en el noticiero de Canal 5 y el hecho de haber llegado con 21 años a ser el conductor del noticiero. Otra cosa que me marcó fueron las temporadas de De tarde en tarde, un programa que hice por más de 15 años y que tuvo una fuerte presencia durante mucho tiempo, además de estar entre los dos programas más seguidos por la gente a lo largo del tiempo. Y una tercera puede haber sido A diario, un programa que hicimos al mediodía durante dos años y que fue muy innovador, no sólo porque desacartonó algunas cuestiones sino porque trató de convocar a la gente en vivo y en directo, viajamos por el mundo, premiamos a la gente, fue toda una novedad.

—¿Dónde se siente más cómodo, en la radio o en la televisión?

—Yo empecé en radio pero mi gran impulso llegó a través de la televisión. Entonces durante un tiempo pensé que no había algo como la televisión. Pero la radio no solamente es el medio más auténtico sino que fundamentalmente vos conocés al comunicador a través de la radio: en la tele los tiempos son muy acotados y hay mucho formalismo, en cambio en la radio, si tenés que hacer un programa de tres horas todos los días como hacemos en A diario, tenés que expresar tu pensamiento, tu parecer, tu forma de ser, en algún momento dejás de actuar, esa postura formal de conductor de un programa para pasar a ser vos mismo.

Conduciendo entre Rosario y Buenos Aires

Locutor, conductor, periodista, animador, Alberto Lotuf comenzó su carrera periodística con solo 21 años, cuando tras incursionar en radio se puso al frente del noticiero de Canal 5. “La verdad es que no entendía muy bien qué estaba pasando, estaba frente a cámara y era uno de los conductores y si me pongo a pensar en esa instancia, me veo tan joven y con tan poca experiencia y ya conduciendo un noticiero”.

Luego y tras algunas vicisitudes, el periodista comenzó a trabajar en Canal 3, donde actualmente es la cara visible de la edición nocturna de Telenoche y conduce el nuevo envío Dicen que dicen, los miércoles por la noche. Este último programa se desprende de su versión radial de título homónimo, que Lotuf realiza desde hace cinco años los domingos en la porteña Radio Del Plata. “Dicen que dicen en versión radial en Buenos Aires es el programa más escuchado y más premiado de la radio. Un programa que también hacemos en versión televisiva los miércoles en Canal 3 y los sábados en América 24”. Además el periodista ostenta una extensa carrera en radio, medio con el que conquistó al público de la mano del programa De tarde en tarde.

Comentarios