Política

Tras el veto

Para el gobierno la ley de tarifas era “irresponsable”

El presidente Macri sostuvo que de no haberla vetado se tenían que suspender la AUH y otras prestaciones sociales.


El Senado aprobó este jueves a la madrugada, tras un extenso debate, la ley para retrotraer los valores de las tarifas de servicios públicos, pero pocas horas después el presidente Mauricio Macri la vetó por considerarla “irresponsable” y adujo que si no lo hacía debía dar de baja “la Asignación Universal por Hijo, las pensiones por discapacidad y parte de las jubilaciones”.

Tras menos de seis horas de sancionada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dialogó con los periodistas acreditados en la Casa Rosada para anunciarles que esa iniciativa ya había sido vetada.

“La ley ya está vetada, porque es una ley irresponsable. No respeta el mandato constitucional: no es facultad del Congreso fijar tarifas. Va en contra del federalismo y atenta contra las provincias. Eso no lo podemos permitir”, enfatizó el funcionario. La norma retrotraía las tarifas a noviembre de 2017 y disponía que los aumentos no superen el índice de variación salarial para usuarios residenciales y el de precios mayoristas para las pymes.

Además, establecía que las empresas distribuidoras de electricidad y gas deberán devolver lo que se cobró de más hasta el momento.

“Esta ley no puede seguir adelante. Fijar tarifas no es facultad del Congreso”, sostuvo Peña, quien cuestionó a los gobernadores peronistas: “No estamos de acuerdo con su doble discurso”.

Macri desde Salta

Tras arribar a Salta, donde llegó para participar de distintas actividades, el presidente Mauricio Macri apeló a un golpe bajo para justificar el veta e intentar pagar el menor costo posible. Adujo que si no vetaba la ley que daba marcha atrás con los aumentos de tarifas su gobierno debía “suspender la Asignación Universal por Hijo del resto del año, las pensiones por discapacidad, parte de las jubilaciones, o todas las obras que hay por todo el país”.

“Ha sido vetada. Era una cosa anunciada. Esta ley nació sin ningún tipo de viso de continuar, porque claramente no estaba financiada, los que la han votado no han dicho de dónde salen los recursos”, sostuvo Macri.

Estas declaraciones fueron formuladas por el jefe del Estado en una conferencia de prensa en el distrito salteño de Cachi, donde Macri además planteó: “No se puede hacer algo así tan irresponsablemente sin prever cómo, no se le puede mentir a la gente”.

Acto seguido, el presidente cargó contra los gobernadores porque no pudieron disciplinar a sus legisladores: “Los gobernadores, los senadores tienen que explicar por qué votaron algo que ellos mismos dijeron que era un desastre, un mamarracho, que no era viable, que me pedían que les asegure que lo iba a vetar. ¿Qué querían? ¿Hacer una demostración de poder del peronismo? Ya sabemos que tienen la mayoría en ambas cámaras, pero no se equivoquen, el poder lo tiene la gente, que decidió un cambio y no va a volver atrás”.

En ese sentido, el líder del PRO recordó que la Argentina tiene “una dependencia importante del mundo” y advirtió que “no se pueden dar mensajes contradictorios”.

“Entendimos cuál es el camino o no lo entendimos. Este gobierno, Cambiemos, lo entendió. Estoy convencido de que vamos a volver a demostrar que una mayoría lo entendió y que esto fue solamente una recaída, una contradicción, un lapsus”, aseveró.

Ante ello, Macri indicó que hay que “trabajar juntos en el Presupuesto 2019 para ver cuáles son las prioridades, cuáles son las inequidades e ir hacia un Estado que gaste lo mismo que se paga de impuestos y que no pida más impuestos”.

Según el decreto publicado en el Boletín Oficial que oficializó el veto de Macri, retrotraer las tarifas a noviembre de 2017 tenía “un costo fiscal 65.886.000.000 pesos durante 2018”.

Cambiemos no logró bloquear la ley

La aprobación de la ley por parte del Senado para morigerar la suba de las tarifas de servicios públicos impulsada por la oposición, pese a la resistencia de Cambiemos, tuvo una sesión maratónica.

Con 37 votos a favor, provenientes del bloque Justicialista, el Frente para la Victoria y otras bancadas opositoras, y 30 en contra aportados por Cambiemos y buena parte del interbloque Federal, la norma se aprobó luego de casi 12 horas de debate.

Para evitar que la ley termine en el veto presidencial, el oficialismo intentó hasta último momento bloquear la aprobación mediante las ausencias de senadores para dejar la sesión sin quórum y, de hecho, la sorpresiva retirada del puntano Adolfo Rodríguez Saá les dio una luz de esperanza a Cambiemos. Sin embargo, incluso los pocos senadores peronistas que no acompañaron el proyecto, como Rodolfo Urtubey o los miembros del interbloque Federal, se mantuvieron inamovibles en su postura de no quitar quórum.

En la vereda de enfrente, el bloque Justicialista, el kirchnerismo y otras bancadas opositoras argumentaron que los aumentos en gas, electricidad y agua corriente deben tener un límite y que el gobierno tiene que rever su política energética, al tiempo que cuestionaron la situación general de la economía.

Una de las exposiciones más esperada fue de la líder del Frente para la Victoria Cristina Kirchner, quien se preguntó “cómo es que no hay recursos para subsidiar las tarifas pero sí para compensar a las petroleras por el congelamiento de los combustibles”.

También advirtió que “estas tarifas van a tener que ser reactualizadas a partir de la devaluación” y subrayó que “si al mismo tiempo que suben las tarifas bajan los salarios se desacoplan los precios relativos”.

Carrió anunció que seguirán los aumentos

La diputada nacional de Cambiemos Elisa Carrió anticipó que las tarifas de gas y electricidad volverán a aumentar como consecuencia de la reciente devaluación y señaló que una parte de ese incremento “se podrá pagar en cuotas”.

“Va a haber que ajustar las tarifas porque la energía, aún con la devaluación, se compra en dólares. ¿Por qué se compra? Porque vaciaron YPF. ¿Por qué se compra gas? Porque dejaron de invertir”, dijo la diputada.

El peso se depreció 22% en mayo frente al dólar estadounidense y acumuló un retroceso del 34% desde que arrancó el año.

Lilita sostuvo que el precio al que la Argentina compra no es en pesos argentinos sino en dólares y “en consecuencia para cubrir ese déficit (energético) lo vamos a tener que pagar”.

La diputada respaldó que “hay que retirar los subsidios del Estado” porque “generan inflación” y dejan “sin dinero” al gobierno para administrar y afrontar otros compromisos de inversión y gasto público.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios