El Hincha, Newell's Old Boys

Panorama rojinegro

Otra baja en Newell’s: Julián Fernández tiene una distensión en el sóleo y no estará ante Racing

La nómina es amplia. Y pasa a ser un gran justificativo para el rendimiento poco convincente del equipo. Kudelka perdió a titulares fundamentales, y en un plantel con un recambio lleno de juveniles, la estructura se resintió, más allá de que los pibes respondieron mejor de los esperado por el DT


Las lesiones se suman día a día en el Parque, y si bien hubo muchas situaciones emparentadas con golpes no atribuibles a lo muscular, no hay ninguna duda que la preparación física del plantel leproso está en el ojo de la tormenta. Y el cuerpo técnico, además de perder jugadores importantes semana a semana, sin dudas tiene parte de responsabilidad, más allá de que la pandemia con un parate de 8 meses es una buena excusa para justificar una seguidilla de lesionados que no es normal.

La lista ya era amplia, con lesiones de todo tipo, en gran parte de jugadores titulares. Y ahora sumó un nuevo integrante a la enfermería: Julián Fernández. El volante central, que debió salir en el primer tiempo del partido ante Vélez, se realizó unos estudios por imágenes y el resultado fue “una distensión en el sóleo de la pierna izquierda”.

Fernández ya venía arrastrando desde hace algunas semanas algunas molestias musculares. Sucedió en el partido ante Peñarol de San Juan por Copa Argentina, donde debió reemplazarlo Sforza. Y si bien Kudelka minimizó su salida anticipada en el cotejo ante el Fortín, los resultados de los estudios dejaron en claro que no era algo menor. Y se perderá el partido clave ante Racing, y si Newell’s clasifica a la final, su presencia está más que en duda.

El mediocampista leproso se suma a una lista que preocupa. Está claro que hay lesiones que no pasan por la preparación del plantel, pero otras sí, y si se toma en cuenta que el equipo tampoco brilla por su forma física, no debería sorprender a nadie que los cuestionamientos aparezcan inmediatamente hacia el cuerpo técnico.

La nómina es amplia. Y pasa a ser un gran justificativo para el rendimiento poco convincente del equipo. Kudelka perdió a titulares fundamentales, y en un plantel con un recambio lleno de juveniles, la estructura se resintió, más allá de que los pibes respondieron mejor de los esperado por el propio DT.

Hoy la enfermería leprosa está desbordada. Alan Aguerre, con una luxación de codo que requirió una intervención quirúrgica, apenas pudo jugar dos partidos. Y por estos días arrancó una etapa de rehabilitación que tal vez lo tenga disponible para el inicio del próximo torneo, allá por mediados de febrero.

Otro que se pone en forma es Ignacio Scocco, quien sufrió una fractura de clavícula en la cuarta fecha ante Boca, lesión que ya está superada y lo tiene a Nacho desde hace una semana haciendo fútbol, en busca de estar listo en caso de que Newell’s llegue a la final. Pero la realidad es que el DT perdió a su mejor jugador de ataque en pleno torneo. Y tuvo que improvisar con Maxi de falso nueve o con Alexis o Palacios cubriendo esa posición de área.

Hace algunas semanas, la lista sumó a Aníbal Moreno. Si bien el volante había perdido la titularidad, tras ingresar en el partido ante Godoy Cruz sufrió un desgarro en el sóleo izquierdo, y se despidió del torneo. Y tras ese partido, el DT también perdió a Fabricio Fontanini, con una fascitis plantar.

Por esos días, Kudelka sufrió otro dolor de cabeza. Francisco González, quien había conseguido un lugar entre los once a partir de la lesión de Scocco, sufrió una ruptura ligamentaria en los entrenamientos del Sub 20. Y fue operado antes de fin de año, con un regreso a las canchas programado para el segundo semestre de este año.

Casi como una constante, se-mana a semana el DT debe bajar a algún jugador por algún tema físico. Antes del partido con Central Córdoba fue el turno de Facundo Nadalín, con una sobrecarga muscular. Esee día Ángelo Gabrielli tuvo una conmoción cerebral por los golpes recibidos en el primer tiempo, y le dio la chance de estreno al juvenil Manuel Llano.

Ahora está la lesión de Juro Fernández, y hay otra situación de la cual se esperan resultados, ya que Santiago Gentiletti se hizo una resonancia por una molestia en la rodilla, aunque desde el cuerpo médico no hubo información oficial sobre esta versión que surgió en el Parque.

Además de las lesiones, Newell’s también debió lidiar con el Covid-19. Aunque en este caso, cumplir los protocolos fue clave para que no sean tantas las bajas por coronavirus.

Desde el inicio del torneo, Angelo Gabrielli fue aislado por síntomas y se perdió dos partidos, pero su resultado de PCR finalmente fue negativo; Alexis Rodríguez estuvo aislado por un caso de un contacto estrecho; y Fabricio Fontanini lo sufrió ahora, aunque al estar lesionado no impactó deportivamente.

Sin dudas la situación más complicada fue la del juvenil Nicolás Castro, quien tras estar con Covid-19, debió estar un mes sin entrenar por no tener el alta cardiológica. Si bien el mediocampista ya se sumó al grupo, este parate lo perjudicó física-mente y Kudelka se quedó sin un futbolista que sin dudas hubiera tenido muchos minutos en esta parte del torneo donde debió recurrir a juveniles.

No hay ninguna duda que la pandemia influyó. Los jugadores estuvieron seis meses parados, entrenando en sus casas, cada uno con las condiciones que tenían a mano. Y luego hubo una pretemporada atípica, que arrancó pensando en ser de cinco semanas, y al final se extendió a dos meses, por las postergaciones constantes del inicio del torneo. Y ahí hubo fallas en la preparación, sin dudas.

El equipo no se destaca por su forma física, y en varios partidos fue superado ampliamente en este aspecto por los rivales. El propio Kudelka lo confesó en más de una oportunidad. “Si tenemos que correr se nos va a complicar, debemos tener mucha posesión del balón”, destacó varias veces. Y eso no tiene que ver sólo con tener un plantel con jugadores de edad, ya que en los últimos partidos jugaron muchos juveniles y la ecuación no cambió en ese aspecto.

Obviamente será un punto a revisar por el cuerpo técnico en la próxima pretemporada, que volverá a ser atípica y arrancará apenas termine este torneo. Lo que obliga a que los ajustes en la planificación y preparación del plantel ya estén en estudio. O volverá a sufrir bajas que afectarán el rendimiento del equipo en un año donde la Copa Sudamericana, que para Newell’s arranca en abril, es el gran objetivo.

Comentarios