nota1, Septiembre

Educación Intercultural Bilingüe (EIB)

Octubre 11, el día antes del “cubrimiento”

Todos los pueblos originarios tienen el derecho constitucional a acceder a una educación que contribuya a preservar su identidad étnica, su lengua, su cosmovisión y su cultura, así como también la educación en español. Dos experiencias en distintas escuelas son ejemplos de su puesta en práctica


Ana Laura Paolucci / Juan Pablo Sarkissian

Cada 11 de octubre se recuerda y reivindica a quienes nos antecedieron en estas tierras, el último día en que los pueblos originarios fueron libres. Así, nuestra mirada se posa en ellos para apreciar los vínculos entre culturas diferentes, y para entender, cómo y por qué, un sistema opresor buscó (y busca) instalarse desarrollando el más brutal colonialismo, destruyendo nuestra historia y nuestras costumbres. Por eso el 12 octubre no se celebra el saqueo, la muerte y la dominación, sino el Día del Respeto a la Diversidad Cultural.

Pero, ¿cómo es hoy el cruce de culturas?

En la actualidad existe la Educación Intercultural Bilingüe (EIB), que es una modalidad del sistema educativo en los niveles inicial, primario y secundario que garantiza la educación de los pueblos originarios en las lenguas nativas y según los conocimientos y prácticas culturales de sus pueblos.

Sin embargo, hasta 2006 la EIB estuvo librada a las decisiones discrecionales y experiencias de cada provincia de manera aislada. Con la Ley de Educación Nacional 26.206, sancionada en ese año, la modalidad de EIB se transformó, por primera vez en la historia de la educación argentina, en una modalidad en la estructura nacional del sistema educativo.

De acuerdo con la ley y su normativa, los niveles de educación inicial, primario y secundario deben garantizar a todos los pueblos originarios que habitan en el territorio nacional el derecho constitucional a acceder a una educación que contribuya a preservar su identidad étnica, su lengua, su cosmovisión y su cultura, así como también la educación en español.

Dos historias de largo camino

Escuela N° 1344 Cacique Taigoye

Manuel Moure trabaja desde 1997 en la escuela ubicada en Avenida Sabin 1199 bis y en la cual en 2008 asumió como director. Moure sostiene que pertenecientes a esta modalidad, el trabajo se realiza en la escuela en conjunto con los docentes idóneos de la comunidad, quienes aportan los conocimientos culturales pertenecientes a su acervo, avalados por las familias que la componen, en este caso Qom, ya que el 94 por ciento de los asistentes pertenecen a esta etnia.

“Los idóneos (docentes) son el nexo entre las familias y la escuela, por el uso del idioma”, dice Moure.

Y agrega: “Actualmente, trabajamos con la currícula provincial de contenidos, ya que hasta ahora no existe una curricula de EIB. Pero, al tener un Consejo de Idioma y Cultura representados por miembros de la comunidad, podemos acordar contenidos que representen sus intereses para que su cultura permanezca y no se pierda, principalmente hablamos el idioma Qom.

Esto está relacionado a uno de los objetivos importantes que tiene nuestra escuela: preservar la cultura y alfabetizar en los dos idiomas, Qom- Castellano”.

En relación al trabajo pedagógico el docente señala que es diferente a las otras escuelas. “Trabajamos con alumnos que tienen otra lengua madre, que es el Qom, es por ello que tratamos de incorporar contenidos previamente planificados en pareja pedagógica, es decir docente común-docente Idóneo, para que todo el proceso de enseñanza aprendizaje no parta de la consolidación sino de una puesta en equilibrio entre ambas culturas.

Se respetan mucho las leyendas, los mitos, la espiritualidad, su música, sus danzas, su vida cultural”, describe con precisión.

“Es un trabajo con mucho feedback, remarca Moure, ya que constantemente estamos buscando la forma de moldear ese conocimiento, esa transferencia de contenidos, para que ese niño o niña no abandone su cultura, pero a su vez adquiera otros conocimientos necesarios para insertarse a una sociedad cada vez más exigente”.

“En este sentido, el vínculo con las familias es clave, la escuela es el referente principal en la comunidad, tiene la capacidad de vincularse con otras instituciones de la zona en pos de dar soluciones a cuestiones referidas al alumno y su familia.

Existe mucha confianza y a su vez respeto por el docente que recibe todos los días a ese alumno/a y lo contiene”, sostiene Moure

En la Cacique Taigoye se ven escenografías que en otras no: el festejo de la Pachamama, la fiesta del Lapacho,  la Semana de los Pueblos Originarios,  el 11 de octubre como Último día de Libertad. Festejos ancestrales, vínculos de la gran familia Qom.

Otra Nueva Esperanza

Natalia Fanjul es docente de nivel inicial de la escuela N° 1333 Dalagaic Quitagac (Nueva Esperanza) de la zona suroeste de la ciudad. Fanjul trabaja con la etnia Qom y cuenta las dificultades para llevar adelante la tarea en el marco de la pandemia del covid 19.

“A pesar de todo y con las dificultades a cuestas, continuamos trabajando a distancia con medios virtuales y también colaboramos con la entrega de bolsones de alimentos. La idea es no perder nunca los lazos con la comunidad”, dice Fanjul con la convicción de la necesidad de estar juntos.

“Nueva Esperanza cumplió 30 años y lo celebramos con una gran torta y mesa dulce, que fue hecha por toda la comunidad, cada uno aportando algo para que sea posible”.

En el festejo entregaron las “plantas que sanan” que cultivaron el año pasado, siempre revalorizando lo ancestral, utilizando el arte, las danzas, la música, como vínculos insoslayables para verdaderamente sostener la diversidad cultural y lejos de una consigna de ocasión.

“Tenemos varios proyectos en marcha, como el Día de la mujer indígena, el Día de la madre tierra. Trabajamos con diferentes leyendas, canciones y juegos. Elaboramos productos con el resultado de los cultivos”.

El trabajo siempre es en equipo. La docente cuenta de los aportes invalorables de Nancy y Hugo, los cuales son sus docentes idóneos de nivel Inicial; Ángel y Javier, los profes de música y también idóneos del nivel primario, todos colaborando siempre en cada celebración y con el respeto que se merecen, como así también en la alfabetización y el desarrollo de la necesaria y vital interculturalidad.

Dos historias emergentes de una gran historia silenciada que dejó la masacre brutal de pueblos originarios y el olvido y desprecio de los Estados. Era hora de compensar tanto daño. Y este conjunto de trabajadoras y trabajadores dan cuenta de ello todos los días.

Comentarios