Edición Impresa, Policiales

Plomos para todos

Ocho baleados fue el saldo de un fin de semana violento

Distintos ataques con armas de fuego ensangrentaron los cuatro puntos cardinales; El caso más grave ocurrió cuando un adolescente le disparó a su padre después de robarle el televisor.


Un hombre fue baleado anteanoche dentro de su casa de barrio Acindar por su propio hijo, momentos después de entablar una discusión por el robo de un televisor. Fuentes policiales informaron al cierre de esta edición que Silvio G., de 40 años, permanecía internado con estado reservado tras recibir múltiples perdigonadas de arma de fuego en la espalda. Su hijo y un amigo, ambos de 18 años, fueron detenidos como sospechosos del ataque. Pero no fue el único episodio violento, ya que otras siete personas resultaron heridas en las últimas horas en diferentes episodios.

El robo en el que resultó herido Silvio G. tuvo lugar ayer a la madrugada en un domicilio ubicado en inmediaciones de Alsina y Centeno, donde se encontraba Silvio G. junto a su esposa Gloria C., de 45 años. Según fuentes policiales, uno de los hijos de la pareja de 18 años robó un televisor, y cuando el padre le reclamó la devolución se entabló una discusión que terminó con el disparo de un pistolón.

Según la versión brindada por la Policía, Silvio cayó herido con varias perdigonadas en la espalda y fue asistido en el lugar por una ambulancia del Sies que lo trasladó al hospital Roque Sáenz Peña, donde quedó internado. En su domicilio, la Policía detuvo a uno de sus hijos, Nicolás G., de 18 años, y a Leandro S., un joven de la misma edad que días atrás había sido agredido con un arma blanca en el marco de una pelea entre cuidacoches de zona sur.

El inusual episodio ocurrido anteayer tuvo lugar en jurisdicción de la seccional 18ª y es investigado por la Fiscalía en turno.

En esa misma jurisdicción, ayer al atardecer, una pelea a tiros en Avellaneda y Uriburu terminó con una persona baleada en la cabeza y el posterior incendio de una vivienda. Al cierre de esta edición, la Policía intentaba dar con el herido y desentrañar lo ocurrido.

Heridos

Entre el sábado a la noche y la mañana de ayer, otras seis personas fueron baleadas en hechos violentos, todos jóvenes de entre 15 y 23 años. El primero de los ataques ocurrió en el extremo sur de la ciudad contra Agustín L., de 18 años, quien fue trasladado por familiares al hospital Roque Sáenz Peña con un disparo en la región lumbar y un corte en el cuero cabelludo, alrededor de las 21. El joven dijo que la agresión ocurrió en inmediaciones de España al 7000, donde tiene jurisdicción la subcomisaría 19ª y cerca de su domicilio, cuando dos desconocidos intentaron robarle y se resistió.

Una hora más tarde, en zona oeste, Nicolás P., de 20 años, ingresó al policlínico San Martín con al menos un disparo en el cráneo, dijeron fuentes policiales. El joven fue agredido sobre la colectora de la autopista Rosario-Córdoba en su intersección con calle Colombres. Tras recibir las primeras curaciones y por la gravedad de la herida, fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Momentos más tarde, por dichos de vecinos, la Policía detuvo a Matías V., de 26, como principal sospechoso de la tentativa de homicidio.

Minutos antes de las 23, en la zona norte, Jesús L., de 22 años, ingresó con al menos cuatro heridas de bala en el tórax, las piernas y el brazo a la guardia del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Por el ataque, ocurrido en Luzarriaga al 2400 de barrio Nuevo Alberdi, donde tiene jurisdicción la subcomisaría 2ª, no había detenidos aunque el joven atacado quedó detenido por estar mencionado en un homicidio perpetrado dos meses atrás.

Minutos más tarde, pero en el sur de la ciudad, dos motociclistas armados vaciaron un cargador contra dos muchachos que se encontraban en la puerta de un domicilio de Esteban de Luca al 100, donde tiene jurisdicción la seccional 11ª. Enrique A., de 20 años y morador de la vivienda baleada, recibió disparos en el glúteo y el tobillo. El joven que lo acompañaba, identificado como Brian E., de 23, fue blanco de múltiples balazos y al cierre de esta edición luchaba por su vida. Una fuente policial dijo que algunos testigos mencionaron a uno de los agresores por el apodo y lo sindicaron como ladero de uno de los cabecillas de la interna del club Newell’s Old Boys.

Un ahora después y un poco más al sur, en la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez, un adolescente de 15 años fue atacado y recibió dos disparos en la pierna y el brazo, e ingresó al hospital Gamen con el miembro superior fracturado. El menor dijo haber sido agredido en Alvear y Dorrego pero no informó los motivos del hecho, ocurrido en jurisdicción de la seccional 25ª.

Comentarios