El Hincha

Superliga

Nueva bofetada: el Millonario dejó más pobre a Newell’s

La Lepra se desgastó en el primer tiempo y padeció en el complemento para quedarse sin nada. Los goles de Lema y Leal pusieron en ventaja al equipo de Kudelka. Lo dio vuelta River con tantos de Ignacio Fernández, Borré y Scocco


Newell's se quedó en el segundo tiempo y lo perdió. Foto: Alejandro Guerrero.

Ante un rival con la jerarquía de River no se puede perder la concentración. Y más tras irse al descanso arriba. Newell’s hizo un desgastante trabajo en el primer tiempo, pero en el segundo se quedó sin nafta. El Millo aprovechó la oferta del complemento y se quedó con los tres puntos en el Coloso Marcelo Bielsa.

En el inicio River, fiel a su estilo, priorizó la pelota. Newell’s fue más decidido. Presionó bien. Y en cada pelota dejó todo. La primera media hora resultó pareja. Leal tuvo el primero con un fierrazo que devolvió Armani y la respuesta de la visita fue un disparo de Suárez que pasó cerca.

Y en el lapso de siete minutos llegaron las emociones. A los 31, Lema entregó la especialidad de la casa y con un cabezazo formidable abrió el marcador.

Ese tanto dejó golpeado a River y Newell’s lo aprovechó al máximo. A los 36 minutos, Bíttolo se vistió con el traje de asistidor y dejó mano a mano a Leal con Armani. El portugués, una verdadera pesadilla para Angileri, definió bárbaro y festejó al estilo Gabigol, el verdugo del Millo en la Libertadores.

Pero dos minutos más tarde una gran ejecución de Nacho Fernández puso a River otra vez en partido.

En el complemento River, obligado por el resultado, se plantó varios metros más adelante. Una situación que provocó que Newell’s defienda, en forma peligrosa, más cerca de Aguerre.

A Gallardo se le terminó la paciencia y mandó a la cancha a Quinteros y Scocco por los improductivos Álvarez y Suárez. Esas variantes le dieron otra cara al ataque del Millo, que antes de los 20 minutos encontró el empate en los pies del colombiano Borré.

Y fue Nacho Scocco quien inclinó la balanza para River, cumpliendo a la perfección la inexorable ley del ex.

Newell’s tuvo algo de reacción en los últimos minutos pero el daño ya estaba instalado. River aprovechó al máximo su momento en el partido y le metió otra bofetada a la Lepra, que sigue sin encontrar los caminos de tiempos no tan lejanos. Una situación para ocuparse y mejorar lo más rápido posible.

Comentarios