Edición Impresa, Espectáculos

Noche empañada por la ida de Pablo Milanés

El cantautor cubano abandonó el escenario antes de lo previsto en el cierre de la segunda noche de la 50ª edición del Festival Mayor de Folclore de Cosquín.

El cantautor cubano Pablo Milanés abandonó el escenario antes de lo previsto en el cierre de la segunda noche de la 50ª edición del Festival Mayor de Folclore de Cosquín, aduciendo un fuerte dolor de garganta, con fiebre de 42 grados, que le impedía continuar con su concierto.

A las 3 de ayer, Milanés secundado por su músicos inició su actuación y se lo notó incómodo y haciendo esfuerzos para entonar clásicos de su carrera.

De esa forma y ante un público que lo aplaudió, cantó “Días de gloria”, “Nostalgia”, “Si ella me faltara”, “De qué callada manera”, “Yolanda”, “Para vivir” y “El breve espacio en que no estás”, para luego de 35 minutos de recital abandonar el escenario Atahualpa Yupanqui para no volver.

El público coscoíno que esperaba su vuelta con el correr de los minutos se impacientó y luego del clásico “Pablo, Pablo”, llegaron los abucheos y la decepción por el artista que había dejado el escenario.

Miembros de la comisión municipal del festival dijeron que “siempre los números internacionales traen problemas” y, por el otro lado, la representante de Milanés manifestó que “había llegado con fiebre y con fuertes dolores de garganta que le imposibilitaron continuar con el concierto”.

De todos modos, la ida del cantautor cubano por problemas de salud no empañó el buen desarrollo de la segunda jornada del cincuentenario del Festival Mayor de Folclore que contó con las destacadas actuaciones de Víctor Heredia, Inti Illimani y la coscoína Paola Bernal y Jorge Fandermole.

Víctor Heredia, al frente de su compacta banda, brindó un concierto sin desperdicio con temas que lo vienen acompañando a lo largo de su extensa carrera como “Mara”, “Coraje”, “Taki Ongoy”, “Sobreviviendo” y “Todavía cantamos”.

El santafesino Jorge Fandermole volvió a mostrar sus dotes de cantautor con “himnos” del cancionero popular del estilo de “Oración del remanso”, “Canto versos” y “Carcara”, a los que le agregó el estreno de “Coplas de la luna llena” e “Hispano”.

Desde Chile llegaron los Inti Illimani (históricos) de la mano de sus fundadores quienes llenaron de ritmos latinoamericanos y universales como la cueca, el son y hasta la cumbia con temas sobresalientes como “Lo que más quiero” de Violeta Parrra, un homenaje a Víctor Jara con “El aparecido” y los compuestos por Horacio Salinas, y “Un son para Portinari” (dedicado a Mercedes Sosa).

El músico, cantante y compositor cordobés Minino Garay, radicado en Francia desde hace algunos años, junto a su grupo de tambores, volvió a Cosquín y desarrolló un set de composiciones donde se mezclaron distintos ritmos populares latinos con el rock y el folclore, en una actuación que, si bien hizo bailar al público, le faltó algo de contenido.

Comentarios