Edición Impresa, País

clamor que crece

Ni una menos: miles de personas se hicieron oír en todo el país

En la histórica Plaza de Mayo se leyó un documento que reclama más y mejores políticas contra la violencia de género.


zzzznacg2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, JUNIO 3: Se realiza hoy la tercera marcha nacional "Ni Una Menos".
Foto NA: Mariano Sanchez zzzz

Una multitudinaria movilización circuló desde el Congreso de la Nación hasta la Plaza de Mayo bajo la consigna #NiUnaMenos por tercer año consecutivo en reclamo de más y mejores políticas para la prevención y la erradicación de todas las formas de violencia de género.

Además, hubo nutridas manifestaciones en todo el país, en ciudades como Santa Fe, Bahía Blanca, Mar del Plata, Córdoba, San Luis, Paraná, Resistencia, entre muchas otras localidades.

La marcha por la porteña avenida de Mayo fue encabezada por una bandera violeta con la consigna “Ni una menos – Vivas nos queremos – El Estado es responsable” que era portada por representantes de distintos espacios del colectivo #NiUnaMenos.

Detrás de la cabecera de la marcha aparecían banderas de reivindicaciones históricas del movimiento feminista, como la legalización del aborto, y otras en referencia a luchas más recientes, como el reclamo de libertad para Eva Analía “Higui” De Jesús, de 42 años, detenida desde octubre de 2016 por matar a un hombre mientras intentaba zafarse de una patota que intentaba abusar sexualmente de ella por su orientación sexual.

Muchas banderas exigían también la liberación de la dirigente social Milagro Sala, detenida hace más de un año en Jujuy mientras la Justicia investiga varias denuncias en su contra por el manejo que hizo la organización Tupac Amaru –que ella conduce– de los fondos públicos que recibió durante el gobierno kirchnerista.

Un grupo de mujeres vestidas de rojo y de negro que forman parte del grupo artístico “Aúlla” marcharon con una bandera de casi cien metros de largo que llevaba dibujadas en negro y violeta las siluetas de mujeres, que representaban a cada una de la víctimas de violencia de género con su nombre y la fecha del femicidio.

También participaron de la marcha trabajadoras migrantes, bajo el lema “ni una migrante menos” y “migrar es un derecho humano” mientras llevaban las banderas de Chile, Bolivia, Paraguay, Perú, México, Argentina y los pueblos originarios.

El grupo Reconquista, una agrupación del Partido Justicialista, puso al costado del Cabildo una cartelera violeta en la que cada persona podía escribir su respuesta a la pregunta ¿por qué marcha hoy?; y entre las respuestas se leían: “porque nos están matando”, “porque la violencia obstétrica también es violencia”, o “para caminar tranquila por la calle”.

Cuando la columna principal de la movilización llegó a la Plaza de Mayo, la periodista Liliana Daunes y la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas fueron las responsables de leer el documento consensuado por todas las organizaciones que participan del colectivo #NiUnaMenos.

“Reclamamos prevención y cuidado, igualdad y justicia social. La demanda al Estado, tanto al gobierno de Mauricio Macri y la alianza Cambiemos como a los gobiernos provinciales, es clara: se trata de las políticas integrales de prevención de la violencia patriarcal y respuesta adecuada a las víctimas”, enfatizó el texto.

Las organizaciones advirtieron: “Nunca pedimos el endurecimiento de las penas: tampoco menos libertades. Hablan por nosotras y dicen que queremos menos libertades sociales a cambio de una protección que nunca llega, pero esos pedidos siempre se vuelven contra el pueblo; sobre todo contra nosotras, que a la vez que nos dejan indefensas, nos criminalizan cuando queremos defendernos y nos persiguen cuando hacemos oír nuestro grito”.

La lectura del texto fue acompañada por el repudio a distintas formas de violencia hacia la mujer, el reclamo de políticas contra la trata de personas, la reivindicación de la legalización del aborto, la implementación de políticas de acceso real a los derechos para la población trans y el repudio a la criminalización de la protesta social.

Según el Registro Nacional de Femicidios que lleva la Corte Suprema, en 2016 fueron asesinadas 254 mujeres y travestis, es decir que se cometió un crimen cada 35 horas.

Preocupante: cada 62 horas desaparece una mujer en la Argentina

Una mujer desaparece cada 62 horas en el país, según una investigación llevada a cabo por la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex).

El fiscal Marcelo Colombo, titular de la Protex, estuvo a cargo de la investigación que registró las causas judiciales en las que hay niñas, adolescentes y mujeres adultas que se encuentran con paradero desconocido.

En el estudio elaborado por la Protex, se determinó que 3.231 son las víctimas de esta problemática, y se destacó que “los datos reportados desde las provincias están viciados de desidia institucional, con métodos de registros sobre desapariciones repletos de irregularidades y falencias”.

“Están muy lejos de ser un recurso útil y eficaz para utilizarlo en tiempo real en las búsquedas y disparar las alertas necesarias”, se indica en el informe.

Un caso paradigmático, es el de Raquel Bergamaschi, de quien nada se sabe desde el 5 de septiembre de 2014, cuando le avisó a sus dos hijas que pasaría el fin de semana en la casa de su novio en la localidad de Merlo.

En diálogo con un matutino porteño, Micaela, una de las hijas de Raquel, comentó que “lamentablemente la Justicia no hizo absolutamente nada para que sepamos dónde está mi mamá o qué le pasó y lo que sentimos es mucha impotencia porque le llevamos cada dato que tuvimos, pero siempre respondieron de la misma manera, ignorando todo”.

Micaela agregó: “Ya pasaron 34 meses desde que comenzó esta pesadilla. A Miguel (novio de Raquel) ni siquiera lo llamaron a declarar. Este hombre dijo que mi mamá salió de su casa y que él la acompañó hasta la estación de Merlo. Descubrimos que en Estados Unidos fue condenado por un caso extremo de violencia de género. De todo aportamos, nosotras solas, averiguando por nuestra cuenta. Pero no hicieron nada. Y el tipo está libre, completamente impune”.

Los nombres de las desaparecidas se acumulan en expedientes, la mayoría sin grandes avances y muchas víctimas estuvieron presentes en los medios durante cierto tiempo, pero finalmente también para la opinión pública pasaron al olvido o resultaron reemplazadas por otro caso.

Ahora, por ejemplo, se busca a Daiana Garnica, joven de 17 años desaparecida en Tucumán, pero antes fueron Marita Verón, Fernanda Aguirre, Florencia Pennachi, Erica Soriano o María Cash, entre muchísimas más.

Comentarios