Edición Impresa, El Hincha, Newell's Old Boys

atropellado

Newell’s cayó sin atenuantes en Florencio Varela

Luego de un receso extenso y conflictivo, cometió demasiados errores, fue superado y Osella erró en los cambios.


Las dudas de Diego Osella sobre cómo respondería el equipo tras una pretemporada atípica, estaban justificadas. Newell’s fue una versión totalmente distinta a la que atemorizaba a rivales al final del semestre pasado. Y cayó sin atenuantes ante Defensa y Justicia por 1-0 en Florencia Varela, dejando atrás la ilusión de amenazar a Boca en la punta.

No se pudo sostener el nivel. Y el Halcón no fue el rival ideal para salir de un parate tan extenso y conflictivo. La Lepra pareció tener la modorra del largo receso y el local fue un equipo intenso que lo atropelló física y mentalmente.

Estuvo incómodo Newell’s. Sólo respiró cuando Mauro Formica consiguió alguna pelota y le dio sentido al juego. Pero el Gato no tuvo socios. Facundo Quignon nunca pudo afirmarse; se lo comieron Castellani y Miranda. Maxi estuvo oculto, Scocco fastidioso. Y Amoroso mostró su peor versión, la del jugador que corre sin sentido y se cae cuando entra al área.

Defensa fue fiel al libreto “sampaoliano” de Sebastián Beccacece y nunca bajó un cambio. Fue al golpe por golpe, pero metió más piñas que el rival. Y en el inicio del complemento arrinconó a la Lepra hasta conseguir su objetivo.

Fue por una pelota parada. Y no marcó tan mal Newell’s en el juego aéreo. Pero fueron tantos los córners que, en algunos, se puede fallar. Y así sucedió: Paz perdió una única vez el duelo con Barboza, suficiente el gol del dueño de casa.

Para peor, Osella equivocó el camino con los cambios. Le erró feo el DT. Leyó mal el partido. Sacar a Escobar era lógico, pero si paraba línea de tres. Sills pasó de cuatro y sufrió como Escobar. Y Figueroa no tocó la pelota. Ni hablar de Fertoli. Como delantero puede lastimar, pero meterlo para hacer “el carril” es una apuesta perdida de antemano.

Demasiados errores para imaginar un final feliz. Newell’s sigue desempolvándose una larga pretemporada que se extendió por 80 días y entre bostezos, se lo llevaron puesto. No es drama. Pero hay que reaccionar rápido. El receso terminó. Debe empezar a jugar.

Vuelta al trabajo

El plantel de Newell’s regresará al trabajo mañana por la mañana en el predio de Bella Vista, de cara al cotejo con Vélez del próximo sábado en el Coloso Marcelo Bielsa. El defensor uruguayo Fabricio Formiliano comenzará a trabajar con el grupo, pero su presencia frente al Fortín de Liniers es bastante improbable. Distinto es el caso del lateral José San Román, quien podría ser titular aunque deberá jugar con una férula debido a la fractura que tiene en la mano izquierda. ¿Más cambios? Dependerá del análisis que haga Diego Osella del cotejo de ayer en Florencio Varela.

Comentarios