Economía, País, Política

Verde ambiente, verde dólar

Nación se apresta a aumentar la producción de biodiésel para paliar la crisis del combustible

Desde el sector del biocombustible, con fuerte presencia en Santa Fe, adelantan los beneficios económicos de ampliar la capacidad de refinamiento del biodiésel: sostienen que la Argentina puede ahorrarse 1.500 millones de dólares y solucionar la crisis de abastecimiento en forma rápida y efectiva


La Argentina podría ahorrarse 1.500 millones de dólares en importación de combustible si aumenta la capacidad de refinamiento de biodiésel en las petroleras. Así lo afirmó Federico Pucciarello, integrante de la Cámara Santafesina de Energías Renovables (Casfer) a El Ciudadano. Estas declaraciones las hizo horas antes de que la Secretaría de Energía de la Nación oficialice el incremento del porcentaje de corte del biodiésel, cuyo refinamiento pasará de un 5 a un 15% del hidrocarburo, como posible solución ante la escasez de gasoil en 19 provincias del país.

“Entendemos que mañana (por este viernes) va a salir la resolución de Secretaría” adelantó Pucciarello. “Por lo que sabemos, el secretario va a estar anunciando el corte del biodiésel al 15%, y eso va a paliar bastante la falta de gasoil”. Esta propuesta había sido presentada por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y la Cámara Argentina de Biodiésel (Carbio) al gobierno nacional como forma de superar la crisis de abastecimiento de combustible en los distritos del norte y centro del país, las cuales presentan una grave falta de stock en los surtidores.

Desde las cámaras sostienen que “los estándares vigentes para la producción de biodiésel establecidos para un corte del 10% y las experiencias en el uso del biodiésel puro, muestran la capacidad técnica del biodiésel para poder sustituir al gasoil en el transporte, además de su contribución a la mejora de la salud pública y el medio ambiente”.

“Más biodiésel, mejor para la capacidad productiva, que hoy está muy escasa”, sostiene Pucciarello. Actualmente, el corte obligatorio de refinamiento es del 5% del gasoil, a lo cual se le agregará un 10% en su posibilidad de refinación, que hoy las petroleras no tienen, lo cual implicaría un ahorro de 1.500 millones de dólares. “El biodiésel se produce y se consume en pesos. Al gasoil hay que importarlo en dólares, y esos dólares hay que sacarlos de la economía real” explicó Pucciarello el ahorro.

El empresario indicó a El Ciudadano que esta medida impactaría “súper positivamente” desde varios flancos, ya que un litro de biodiésel ahorra casi el 93% de gas efecto invernadero comparado con un litro de gasoil. “Ambientalmente es un beneficio para el país gigante. Económicamente, le vamos a ahorrar al país 1.500 millones de dólares que se van a poder usar para traer insumos para la producción y socialmente vamos a incluir más gente, porque vas a tener más gente trabajando casi al máximo operativo”.

Según Pucciarello. el país tiene una capacidad instalada de 4,5 millones de toneladas, con la posibilidad real de agregar hasta otros tres millones. “De hecho, Santa Fe puede autoabastecerse de gasoil para la cosecha sin problemas”.  Aunque el empresario evalúa que esto no sucede debido a que los productores no le tienen confianza al biocombustible: “Es una cuestión pura y exclusivamente del productor agropecuario. Las petroleras han captado al productor”

“La petrolera le entrega urea al productor, que es derivada del petróleo, fertilizantes herbicidas que son derivados de la petroquímica petrolera, entonces termina siendo una cuestión del petróleo y no de agroquímica, cuando Santa Fe debería tener todo para tener sus productos derivados de la agroquímica”, evalúa el titular de la firma Rosario Bionergy.

Recrudece la escasez de combustible en varias provincias y se pone en marcha un paquete de medidas

Verde tierra, verde billete

Otro de los beneficios que el empresario marca es que con la transición a los biocombustibles puede haber una suerte de previsibilidad del precio de venta en los surtidores. Según Pucciarello, la Secretaría de Energía publica los precios de los biocombustibles cuatrimestralmente (en febrero fue la última), lo cual haría que los productores y las refinerías comiencen la cosecha conociendo la cantidad de biodiésel a producir y el precio de comercialización. 

“Todo el transporte público de pasajeros de la ciudad de Rosario, durante dos años, anduvo 100% con diésel. Nunca tuvo problema”, y cuestiona los subsidios al transporte: “Subsidian el problema” ya que “se subsidia al gasoil que usa el transporte público”.

Los fondos que sostienen desde la Nación al sistema de transporte son inyectados en el fideicomiso petrolero donde el Ministerio de Transporte de la Nación le da los fondos a las cinco petroleras integrantes, que después le envían el volumen de gasoil comprado a los transportistas: “Argentina subsidia los (combustibles) fósiles”.

Infografía gentileza de Cámara Santafesina de Energías Renovables

 

“La gente tiene que reencontrarse con el medio ambiente y con los recursos que tenemos. Hay que ser más confiados en los recursos que tenemos” dice Pucciarello, alentando al uso del biodiésel. “Cuando uno usa su propio recurso, está ingresando gente al sistema. Cuando uno importa recursos como estos, está excluyendo gente del sistema de trabajo. Hay pocos productos en Argentina que no necesitan ningún recurso importado para producirse. Uno es el biodiésel. Usémoslo”, cierra el empresario.

La industria del biocombustible por dentro

La industria de biodiésel en la Argentina cuenta con 37 fábricas, con una capacidad de producción anual conjunta cercana a 4.400.000 toneladas por año. Es un complejo industrial de gran relevancia para el país, ya que en 2016 produjo cerca de 2.600.000 toneladas de biodiésel, exportando 1.600.000 toneladas y generando divisas por 1.175 millones de dólares.

Según un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la Argentina tiene un rango distintivo si se la compara con un país como Estados Unidos, también productor de aceite de soja y biodiésel. En EE.UU. hay un importante número de pequeñas plantas que no llegan a 20.000 toneladas por año de capacidad, ya que se trata de 50 fábricas chicas que representan cerca del 42% del total de plantas. En Argentina sólo existen 8 plantas en ese rango de capacidad, las que representan el 21% del número total de fábricas.

Infografía gentileza de Cámara Santafesina de Energías Renovables

 

Otro dato relevante del informe de la BCR es que prácticamente la mitad de las plantas nacionales (18 en total) se encuentran localizadas en la provincia de Santa Fe y, como varias de estas industrias son de gran tamaño, esta jurisdicción tiene una capacidad de producción anual importante: 3,4 millones de toneladas de biodiésel, o el 79% de la capacidad total de producción nacional.

El motivo de la gran radicación de plantas de biodiésel en esta provincia tiene que ver con la existencia y funcionamiento del complejo industrial oleaginoso del Gran Rosario, el cual abastece de aceite de soja, que es la materia prima principal del biodiésel, a los módulos de biocombustible.

Comentarios