Economía, País, Política

Salir de la reserva

Recrudece la escasez de combustible en varias provincias y se pone en marcha un paquete de medidas

Precios diferenciales para compradores extranjeros, aumento de importación, entre otras, son las acciones que buscan resolver la crisis energética en ciernes. El aumento del consumo, retraso en la compra de gasoil debido al conflicto internacional y restricción externa podrían explicar el embrollo


La tensión generada durante los últimos meses por el creciente faltante de combustible en 19 provincias comenzó a profundizarse en las últimas semanas, aunque desde las cámaras patronales no saben definir el origen del fenómeno que puede dejar sin stock a las estaciones de servicio. Desde diferentes ángulos, el gobierno nacional busca abordar esta problemática que tiene origen tanto en el aumento del consumo como en el retraso del abastecimiento externo debido a los conflictos que acarrea la guerra entre Rusia y Ucrania.

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) advierte que la escasez de gasoil es generalizada. A raíz del conflicto, la entidad hizo público en los últimos días un “mapa de abastecimiento de gasoil” que muestra a través de un sistema de colores de semáforo a las 19 provincias que presentaron problemas de abastecimiento entre el 25 de mayo y el 5 de junio pasados, días en los que se hizo el relevamiento. A excepción de las provincias hidrocarburíferas de la Patagonia, el resto de los distritos tiene dificultades medias o graves para acceder al combustible, con Jujuy, Salta, Formosa, Tucumán, Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe marcadas en color rojo, señal de que los surtidores se encuentran con “muy bajo o nulo suministro” del combustible.

Particularmente Santa Fe tiene localidades donde las estaciones de servicio han establecido cupos en las ventas de gasoil, llegando a situaciones de desabastecimiento en surtidores.

Desde varios flancos

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, informó durante esta semana a las cámaras empresarias que el gobierno aumentará en un 50% la importación de combustibles. En este sentido, la estatal YPF y varias petroleras privadas compraron al menos ocho barcos de gasoil para afrontar el faltante, de los cuales dos tienen programada su llegada durante la semana que viene, mientras que un tercero llegaría antes de que termine junio. Y ya hay otros cuatro buques comprometidos para julio. En total, agregando los barcos comprados por los privados, suman 14 las naves cisterna que traerán combustible a la Argentina.

Por su parte, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) licitó para julio la compra de cinco cargamentos de gasoil de 50.000 metros cúbicos cada uno, cuyo destino será el refuerzo de la provisión de combustible para las centrales termoeléctricas. Previo a esto, la empresa ya había llevado adelante las acciones para comprar ocho buques de gasoil importándolo a la Argentina. El objetivo es poder olvidarse de los posibles problemas de suministro eléctrico durante el mes que arranca el invierno, periodo en el que se aumentan históricamente los consumos de gas natural, razón por la cual las usinas suelen operar con combustibles líquidos alternativos.

Según un informe de la consultora Politikón, compuesto con datos de la Secretaría de Energía de la Nación, varias provincias fronterizas del norte lideraron el crecimiento de venta de combustibles en el primer cuatrimestre del año, siendo Formosa (con el 57% de incremento) la que encabeza el ranking, seguida por Corrientes (37,5%) y Misiones (36,8%). El integrante de la consultora Alejandro Pegoraro razonó que estos aumentos se deben a la presión generada por el consumo de las poblaciones fronterizas, que al tener una moneda con mayor valor relativo ante el dólar, en comparación con el peso argentino, encuentran mucho más barato el gasoil en la Argentina. Si a esto se le agrega el congelamiento de precios que el gobierno aplicó durante la pandemia, mientras que en los países linderos el precio del combustible se rige por la lógica del costo internacional del barril de crudo, el precio es significativamente menor al de los combustibles fronteras afuera.

Para poder enfrentar esta fuga de combustibles por vía de consumidores foráneos, en algunas localidades de Misiones, como Posadas, los surtidores dieron lugar al cobro de precios diferenciales entre las diferentes estaciones de servicio. Según trascendidos y en vista de este fenómeno, el gobierno nacional analiza aplicar un precio que ronda los $240 el litro de gasoil para autos de patente extranjera, comparándolo con el valor de costo promedio del gasoil en Paraguay, según el tipo de cambio actual.

Una salida sustentable

Las compañías agroindustriales colocan otra carta sobre la mesa para salir del atolladero que implica la escasez de combustible, que es la ampliación de la utilización del biodiésel, el cual es libre de competencia. Las cámaras Ciara y Carbio, que nuclean a los aceiteros y a los fabricantes de biodiesel respectivamente presentaron esta propuesta al gobierno nacional como “una alternativa viable y de corto plazo ante los actuales faltantes, sobreprecios y largas esperas para poder cargar” combustible en los surtidores.

Desde ambas centrales explicaron que la Argentina cuenta con disponibilidad de materia prima y capacidad de producción de biodiesel para sustituir más de 1 millón de toneladas de importaciones de gasoil con un producto enteramente de fabricación nacional.

También, sostuvieron que “los estándares vigentes para la producción de biodiésel establecidos para un corte del 10%, y las experiencias en el uso del biodiésel puro, muestran la capacidad técnica del biodiésel para poder sustituir al gasoil en el transporte, además de su contribución a la mejora de la salud pública y el medio ambiente”.

Las entidades propusieron que más allá del corte obligatorio vigente del 5% para pymes, las empresas mezcladoras podrán usar biodiésel hasta un máximo del 15% a través de un mercado de libre oferta y demanda. Además plantearon que las empresas encargadas de hacer las mezclas obligatorias adquieran libremente este adicional de biodiésel, pactando el precio y el aprovisionamiento de los productos con cualquiera de las empresas productoras registradas en la Argentina, de manera de asegurar el abastecimiento en las mejores condiciones posibles de calidad y precio para el consumidor.

¿Por qué apareció este problema?

El último informe del Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi” señala que en abril de 2022 las ventas de naftas y gasoil aumentaron 19,9% y 20,6% interanual, respectivamente. Según el documento, durante los últimos 12 meses, las ventas de gasoil fueron 16,2% mayores respecto a igual periodo anterior, mientras que las ventas de nafta aumentaron un 28,2%. Sin embargo, la producción de gasoil y naftas, en el mismo periodo, aumentó por debajo de la demanda: 7,4% y 18,4%.

El informe explica la escasez apoyándose en los niveles históricamente altos de la demanda, mientras que el menor procesamiento de petróleo y la menor obtención de combustibles reflejaron una respuesta cuanto menos tímida de la producción local. A esto se le debe sumar la importación insuficiente de gasoil, debido tanto al faltante de dólares frescos para esas compras como también a los condicionamientos externos derivados de la guerra entre Rusia y Ucrania, lo cual terminó por dibujar una tormenta muy compleja de atravesar. Otro dato a tener en cuenta: en el último bimestre, el balance indica que la oferta total de gasoil fue de 40,1 miles de metros cúbicos por día y la demanda fue de 41,7 en la misma medida.

Argentina hoy importa un 30% del gasoil que consume e YPF cubre el 55% de la demanda. Pero en las últimas semanas la compañía de mayoría estatal se hizo cargo del 85% del aumento del consumo interno de este combustible. Según detallaron desde la firma de bandera, en los últimos tres meses del año la demanda de gasoil se ubicó en niveles que no se registraban hace 10 años, con un crecimiento del 30% en las zonas de fronteras por el atractivo del precio frente a otros países. Sólo en mayo la oferta de YPF de gasoil creció un 12% aproximadamente, respecto al mismo mes de 2019.

Comentarios