El Hincha

#ClásicoRosarino

Miles en la cancha, otros por televisión: nadie se lo quiso perder

Fotos de una nueva jornada del derby rosarino


Fotos: Juan José García

Una nueva jornada de domingo clásico se vivió en Rosario. Otra vez la ciudad amaneció paralizada por el partido más importante del torneo: Newell’s contra Central.

Miles de hinchas rojinegros se acercaron desde temprano al Parque Independencia para ingresar, sin problemas, al Coloso apenas abrió las puertas a las 14.30.

El calor también se dio cita en una nueva edición del Clásico rosarino. A la hora en que Diego Abal dio el pitazo inicial, en un Coloso Marcelo Bielsa repleto, la sensación térmica superó los 42 grados. Por eso, los bomberos abrieron las mangueras para poder apaciguar tanto calor.

Las entradas agotadas se reflejaron en las tribunas del estadio que fue todo rojinegro, ante la prohibición de los hinchas visitantes.

Los simpatizantes del canalla aprovecharon para juntarse en bares para ver el partido por televisión. Algunos se acercaron a los que están ubicados en las inmediaciones del Gigante de Arroyito.

Entre amigos, con familias, en la cancha o en un bar, nadie se lo quiso perder. Y esta vez no hubo ni triunfadores ni perdedores.

Ingreso complicado. El colectivo de Central llegó al Coloso cerca de las 15.30. El plantel canalla no pudo utilizar las instalaciones del vestuario visitante y tuvo que mudarse al de la Reserva.

Casi 42 de térmica. Los hinchas aprovecharon el agua que los Bomberos tiraban para apaciguar el calor.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios