Edición Impresa, Policiales

Piden profundizar

Menor complicado por el crimen del militante social Cristian Aquino

La Cámara confirmó la autoría de un adolescente en el homicidio de un reconocido militante social desde un comienzo. Sus allegados plantearon la necesidad de investigar más allá, pero el homicidio se enmarcó en un hecho doméstico.


Cristian Aquino era un activo militante social que en abril de 2015 fue asesinado en La Lata, el barrio de zona sur que lo vio nacer. Si bien sus allegados y organizaciones sociales reiteraron la necesidad de investigar un poco más allá de la primigenia hipótesis fiscal, el crimen se enmarcó en un conflicto doméstico que terminó con el militante muerto a balazos. El adolescente sindicado en el crimen fue declarado responsable por el Juzgado de Menores Nº 1 a cargo María del Carmen Mussa, y ayer un tribunal pluripersonal del Colegio de Jueces de Segunda Instancia confirmó el decisorio al entender que los elementos probatorios son suficientes para endilgar al menor la responsabilidad de la autoría material del homicidio.

El dos de abril de 2015 el “Negro” Cristian Aquino mantuvo una discusión con un grupo de adolescentes en Gaboto al 1500, aparentemente los muchachos molestaron a su hija y el “Negro” quiso aclarar el tema. Lejos de ello, la diferencia se materializó en trompadas con uno de los adolescentes que se fue hasta su casa, que quedaba en la misma cuadra, y volvió con un arma. La victima recibió dos impactos de bala. El primero en la zona axilar media que le afectó el pulmón. Cuando la víctima giró recibió un segundo disparo en el brazo. Las lesiones que le generó el primer balazo resultaron fatales.

A un año de la muerte del reconocido militante, que supo llevar las banderas del lavadero Virasoro, sus familiares y allegados se manifestaron en tribunales acompañados de la Coordinadora Antirrepresiva Rosario (CAR) donde reclamaron la profundización de la investigación sobre presuntos móviles políticos y autores intelectuales. Sostuvieron que Aquino había recibido amenazas en forma reiteradas vinculadas con su militancia incluso 15 días antes del crimen. Investigación que se desdobló. Uno de los sospechosos  –mayor de 18 años– fue imputado por el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos “Florentino Malaponte” mientras que Lucas E. B. quedó a disposición del Juzgado de Menores.

Respecto a este último, la jueza María del Carmen Mussa declaró al adolescente responsable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Decisión que fue apelada por la defensa pública. El caso recayó en manos de los vocales Guillermo Llaudet, Carlos Carbone y Alfredo Ivaldi Artacho, quienes decidieron –por dos votos positivos y una abstención de Ivaldi Artacho– confirmar la decisión de la jueza de menores.

Para ello tuvieron en cuenta los testimonios vertidos en la causa que sindican al adolescente, lo que reforzaron con la autopsia en cuanto a la trayectoria de los disparos y la zona donde impactaron. Además el chico se ubicó en el lugar del hecho y surgió en el caso evidencia del conflicto previo. Con todos estos elementos probatorios la Cámara Penal confirmó la resolución de la justicia de menores que ahora evaluará al chico en la segunda etapa del proceso.

Comentarios