Edición Impresa, Política

Fuga de cerebros

Crece la bronca de científicos por el recorte del gobierno nacional

Aspirantes y becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas reclamaron contra la reducción de las partidas presupuestarias que afectará al 60% de los agentes del organismo. Piden la renuncia de Lino Barañao.


Científicos del Conicet realizaron ayer una masiva protesta en la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología, en el barrio porteño de Palermo, en reclamo contra el recorte presupuestario para el área.

De la protesta participaron estudiantes, docentes e investigadores, y los manifestantes tomaron las instalaciones del Ministerio para oponerse al recorte del 60 por ciento en los ingresos de becarios al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas.

En cuanto a los motivos de la protesta, la becaria Lucía Maffey explicó: “Reclamamos particularmente al ministro (de Ciencia y Tecnología) Lino Barañao que solicite al Poder Ejecutivo Nacional las partidas extras que hagan falta para reincorporar a los compañeros, que consideramos despedidos”.

Asimismo, Agustín Artese, becario del Conicet, dijo: “Nos parece lamentable que mientras tanto el director del organismo Alejandro Ceccatto justifique el recorte diciendo que hubo un número inflado de ingresos durante los últimos años. Hay que recordarle que él mismo suscribió a dichos ingresos, lo que muestra una clara impostura”.

La movilización entregó un petitorio dirigido a Barañao y al director del Conicet. “El viernes 16 de diciembre se dieron a conocer los resultados de la convocatoria a la carrera de Investigador Científico que confirman el feroz recorte en el Conicet: de los 874 recomendados por las distintas comisiones, sólo fueron aprobados 385 ingresos”, señala el texto del petitorio.

Los manifestantes pidieron la renuncia del ministro Barañao –quien sigue el mismo cargo que ocupó durante la presidencia de Cristina Kirchner– por no asegurar las partidas para el ingreso de los postulantes ya evaluados y recomendados a la carrera de investigador y excluidos “por razones presupuestarias”.

“Riesgo de fuga de cerebros”

La becaria doctoral del Conicet y representante de la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), Lucila D’Urso, dijo a la agencia de noticias Télam que “este recorte presupuestario implica la obstrucción y el corte de líneas de investigación muy importantes que se venían llevando a cabo. Es un golpe muy duro a la investigación pública”.

“Hay riesgo de fuga de cerebros porque si el Conicet no nos da una inserción laboral no hay otros ámbitos de trabajo”, afirmó D’Urso y agregó: “Venimos de una situación laboral muy precaria, estos son despidos aunque los quieran disfrazar de conveniencia académica”.

En el mismo sentido se expresó Nuria Giniger, becaria del Conicet y perteneciente a Científicos Universitarios Autoconvocados, quien pidió el giro de la partida  presupuestaria necesaria para que los 489 recomendados que quedaron afuera puedan ingresar a la carrera de investigador científico”.

Advirtió que “los que se quedaron afuera no tienen otra salida laboral, se van a ir a trabajar al exterior porque no hay muchas otras opciones”.

Por su parte, Victoria García, doctora en Letras y una de las 489 recomendados que quedaron excluidos, contó que trabajó siete años de manera precarizada en el Conicet bajo el régimen de becas y ahora se quedó sin trabajo porque ya no se puede renovar. El presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires, Adrián Lutvak, aseguró que “hubo un recorte muy grande, mucha gente va a quedar sin poder trabajar. Las ciencias sociales son las más afectadas por el recorte”.

En Rosario, los becarios tomaron la sede de Conicet

Los Trabajadores del Centro Científico Tecnológico (Conicet) tomaron ayer el edificio de Ocampo y Esmeralda como medida de protesta a los recortes que lleva adelante el gobierno nacional. De 385 postulantes en Rosario, sólo admitieron a 56. Es por eso que becarios y trabajadores exigen el ingreso de los 800 ingresantes en todo el país y la renuncia del presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto, y del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao. Además, anunciaron una movilización para el jueves próximo para pedirle al rector Héctor Floriani su respaldo.

Ayer se celebró una asamblea de trabajadores quienes resolvieron tomar el edificio del  Conicet Rosario (CCT – Ocampo y esmeralda) para demandarle a las autoridades locales que se pronuncien a favor del ingreso de todos los recomendados, el pase a planta de los contratados y contra el recorte. Además se declararon en asamblea permanente definiendo el plan de lucha hasta lograr las reivindicaciones planteadas.

También reclaman la renuncia del ministro Lino Barañao y el presidente del Conicet Alejandro Ceccatto, por haber ejecutado y justificado los recortes y despidos del sector.

Otro de los puntos que marcaron fue la solidaridad con la investigadora Brenda Canelo por el hostigamiento público que ha recibido. También resolvieron la movilización a la asamblea del jueves a las 8.30 para solicitar al rector que se expresen a favor de las reivindicaciones planteadas.

Comentarios