Ciudad, Edición Impresa

Crisis

Mefro Wheels: la Justicia es clave para la continuidad


Tres horas. Ese fue el tiempo que duró una nueva definición del futuro de la fábrica de llantas Mefro Wheels. Primero llegó la comunicación de que se había caído el acuerdo entre los accionistas alemanes y los nuevos inversores. El contrato había sido sellado en mayo, cuando los alemanes aceptaron alquilar el predio a los dueños de la fábrica autopartista Cirubón, de los hermanos Cicarelli. Su validez dependía de que la Justicia aceptara la convocatoria de acreedores. Pero un juez de Buenos Aires la rechazó y la continuidad de la planta entró de nuevo en la incertidumbre. Anteayer, un representante de la firma alemana llegó a Rosario para negociar. Después de varias reuniones, llegó la peor noticia. Las dos partes daban los mismos argumentos al revés: ninguna aceptaba las condiciones propuestas por la otra. Ayer, a la nueve de la mañana, el alemán dio por cerrada la discusión y se sentó en el lobby del Hotel Riviera a esperar el remís para ir al aeropuerto. En pocos minutos, la puerta que da a San Lorenzo al 1400 se llenó de trabajadores. Con bombos y banderas, pedían que se retomen las negociaciones. Ricardo Cicarelli llegó a las 11 y el lobby se convirtió en la nueva mesa de negociación. Al mediodía cruzó la puerta con los representantes de Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y comunicó que seguirá al frente de la reactivación de la fábrica. Ahora tocará a la Justicia rosarina tratar el concurso de acreedores que se presentará esta semana.

El alemán

El nuevo tironeo por Mefro Wheels tuvo como trasfondo la llegada del alemán Wolf Waschkuhn, representante de la firma que se dedica a la fabricación de llantas en distintas partes del mundo. Wolf llegó a Rosario anteayer después de que la Justicia porteña rechazara el concurso de acreedores. La medida judicial establecía que la planta de Ovidio Lagos al 5400 iba a ser alquilada por 15 años a los hermanos Cicarelli. Y los alemanes se hacían cargo de las deudas acumuladas. Con el rechazo judicial llegó la búsqueda de alternativas. Desde la UOM y el gobierno provincial propusieron una salida extrajudicial. Pero el problema estaba en los costos que implicaba.

El martes por la mañana, Ricardo Cicarelli y Wolf se sentaron a negociar. Más tarde y casi en secreto, el alemán almorzó con el gobernador Miguel Lifstchitz y el ministro de la Producción Luís Contigiani. Las negociaciones con los abogados de Cirubón continuaron por la tarde sin ningún trascendido.

Acuerdo caído

Ayer a las 9 el abogado de la UOM, Pablo Cerra, fue citado a una reunión en el Hotel Riviera. No llegó a probar el café que había pedido en el bar cuando escuchó la peor noticia. El acuerdo se había caído. El alemán decía que Cicarelli no quería hacerse cargo de la planta. Y que se iba a Ezeiza en una hora. Del otro lado del teléfono, el empresario rosarino decía que no iba a aceptar las condiciones de la empresa alemana.

Para las 10 la puerta del hotel se llenó de trabajadores. Con la UOM a la cabeza, exigían que Cicarelli se presente y que retomen las negociaciones. A las 11, Cicarelli cruzó el hall del hotel y se sentó en la mesa al lado de la barra donde lo esperaba el alemán. Secundados por sus abogados, hablaron durante una hora. Después se encontró con Cerra y los sindicalistas en el lobby y les dijo que se iba a hacer cargo de Mefro Wheels.

Al mediodía, Cerra, Cicarelli y el secretario general de la UOM, Antonio Donello, salieron a la calle y dieron la noticia.

Movilización

“El acuerdo sigue en pie y es gracias a ustedes. Si no hubiesen venido acá, el alemán a se iba a Ezeiza, después a Alemania y no los veíamos nunca más”, dijo Pablo Cerra y llegó el alivio.

“Volvemos a foja cero, pero nosotros seguimos con la misma postura. Queremos que la fábrica se abra y volver a trabajar. Me comprometo con la gente y le pido a las terminales automotrices que nos acompañen en este emprendimiento”, expresó Cicarelli y aseguró que el concurso de acreedores será presentado esta semana a la Justicia rosarina y dijo que esta vez sus abogados harán el seguimiento de la causa.

Comentarios