Policiales

Justicia por mano propia

Mató a golpes a un hombre en 2015 y está libre

Mario Sergio Fernández fue golpeado salvajemente por un grupo de personas en Villa Gobernador Gálvez. Por el hecho fueron imputados un sargento y tres de sus hijos. El cuarteto aceptó un acuerdo abreviado en diciembre de 2016. Uno de los jóvenes estaba prófugo y se entregó ates de firmar el acuerdo.


La fiscal Marisol Fabbro, a cargo de la investigación.

 

Mario Sergio Fernández fue golpeado salvajemente por un grupo de personas en Villa Gobernador Gálvez, tras ser acusado de un intento de robo. El ataque a Fernández se produjo en febrero de 2015, en una canchita de fútbol. El hombre de 36 años agonizó dos meses y falleció en el hospital. Por el hecho fueron imputados un sargento y tres de sus hijos. El cuarteto aceptó un acuerdo abreviado en diciembre de 2016, pero lejos de la imputación original – homicidio doblemente calificado– la Fiscalía acordó con la defensa cerrar el caso y encuadrar el delito en un homicidio en riña. La pena para los 4 fue de 3 años de prisión efectiva. Pero uno de los hijos estaba prófugo y se entregó poco antes de firmar el acuerdo. Este hombre recuperó la libertad este jueves con algunas restricciones.

Diez días después de la entrada en vigencia del nuevo Código Procesal Penal se produjo el linchamiento de Mario Fernández. La víctima fue señalada como la persona que intentó entrar a robar a la casa del sargento Sergio Daniel Monzón. El policía junto a sus hijos Sergio Jesús, de 30; Walter Alejandro, de 24; y Nicolás Daniel, de 20, lo retuvieron algunos metros más delante de la casa, en una cancha de fútbol emplazada en Villa Gobernador Gálvez, dónde lo golpearon ferozmente.

Piñas, patadas, piedrazos y palazos pegaron en el cuerpo de la víctima incluso fue atropellado varias veces con una moto que luego se determinó era de Sergio Jesús. Fernández murió dos meses después en el hospital. En junio de 2015, el sargento y sus hijos Walter y Nicolás fueron imputados por el delito de homicidio doblemente calificado por la participación de dos o más personas y por alevosía. Mientras que Sergio Jesús permaneció prófugo hasta noviembre del año siguiente.

El día de los inocentes del año 2016 la fiscal Marisol Fabbro y el entonces defensor privado Cristian Anderson llegaron a un acuerdo. Adaptaron la calificación legal a homicidio en riña y acordaron una sanción para los Monzón de 3 años de prisión efectiva con la condición que Sergio Jesús se presentara y así lo hizo un mes antes de la audiencia.

El acuerdo fue admitido y homologado por el juez Juan Carlos Vienna. En aquel momento Fabbro explicó que las evidencias no fueron suficientes para determinar quien fue el autor, tampoco cual fue la lesión que causó el deceso.

Agregó que los testigos que tenía en el caso luego de señalar a los acusados, ampliaron su declaración y dijeron que fueron 15 las personas que golpearon al a víctima. Además la causa de la muerte de Fernández, dos meses después del hecho, fue una infección generalizada, afirmó.

Al momento de la firma del convenio el sargento y sus dos hijos menores ya tenían más de un año presos, por lo que estaban en condiciones de pedir la libertad condicional. En cambio Sergio Jesús Monzón se presentó en la Justicia el 23 de noviembre de 2016. Este jueves, su defensor Pedro Grabar solicitó la libertad condicional. La que fue otorgada por la jueza Marcela Canavesio con algunas condiciones. La magistrada dispuso que el condenado fije domicilio – lo que hizo en una casa diferente a la involucrada en el hecho – y se abstenga de consumir bebidas alcohólicas y estupefacientes. También le prohibió acercarse a los familiares de la víctima por cualquier medio y tiene la obligación de terminar los estudios secundarios y acreditar un medio de subsistencia lícito dentro de los dos meses de obtenida la libertad. En su defecto deberá ser incorporado a un curso de capacitación en algún oficio por la Dirección Post penitenciaria a la que deberá someterse .Todo ello, bajo apercibimiento de revocarse el beneficio.

Si te gustó esta nota, compartila