Edición Impresa, El Hincha, Polideportivo

Futsal

Los pibes en casa: Rowing volvió de su gira exitosa


Histórica. Inolvidable. Sensacional. Son algunos de los adjetivos que se le pueden poner a la gira realizada por la cuarta división de futsal de Rowing por Europa. Los chicos fueron campeones en la prestigiosa Montesilvano Cup en Italia y subcampeones en la Costa Blanca Cup de España.

Una vez en Rosario, El Hincha armó una producción especial junto al plantel y el cuerpo técnico que comanda Flavio Capillo, el entrenador.

“Estoy viviendo un sueño, tratando de mantener los pies sobre la tierra y siendo humildes. Mi deber, más allá de dirigirlos técnicamente, es aconsejarlos que nunca pierdan las raíces y que a base de sacrificio y esfuerzo se puede conseguir muchas cosas”, fueron las primeras palabras del DT.

Durante la charla se notó que la relación entre Capillo y los chicos es bastante especial.

“Es muy buena. Más allá de algunos encontronazos, que son normales en cualquier plantel. Tengo dos modos, uno adentro y otro afuera de la cancha. Afuera trató de disfrutar los que le gusta a ellos. Estuvimos escuchando reguetón y cumbia todo el tiempo. Y también estoy para marcarles ciertos límites, bajarle líneas”, dijo el joven técnico de 28 años.

Capillo eligió, aparte del título conseguido en Italia, pequeños momentos vividos en la gira como especiales y únicos.

“Empecé diciendo en la charla previa a la final en Italia que tenía una sonrisa en mi cara desde hace diez días y que no me la podía borrar. Y eso era lo que me transmitían ellos en ese momento. Verlos limpiarse la ropa, cosa que no es normal en un adolescente. Y cuando alguno se olvidaba de hacerlo se lo hacían saber con una broma. Fueron hermosos detalles que se dieron fuera de la cancha que me hicieron sentir que tocaba el cielo con las manos”, afirmó Capillo.

El título conseguido en Italia fue histórico, tanto para el futsal rosarino como nacional, teniendo en cuenta el prestigio que tiene en Europa la Montesilvano Cup.

“De a poco me va cayendo la ficha. Los chicos todavía no y es lógico por la edad que tienen. Lo van a entender dentro de diez años cuando se recuerde todo los que hicieron en esta gira”, aseveró el técnico de Rowing.

Párrafo aparte para los padres que colaboraron en la gira y para aquellos que se quedaron en Rosario.

“Unos leones. Laburaron a full a la par mía, poniéndose el equipo al hombro fuera de la cancha para compartir información con los que estaban acá. Y los que se quedaron en Rosario también hicieron su parte. Cuando les pedí videos motivacionales para los chicos cumplieron a la perfección. Siempre apoyando y manteniendo el autoestima de los chicos”, dijo el técnico agradecido por el grupo de chicos y padres que tuvo bajo su mando.

Por último, Capillo se refirió al presente, en el cual hoy buscará avanzar con la cuarta división la primera fase de playoff de la Rosarina.

“Esperemos pasar todas las fases y buscar el título. No tengo dudas que cuando estos chicos lleguen a primera van a dar que hablar”, cerró Capillo, el verdadero padre de la criatura.

Las anécdotas de un viaje inolvidable

Fueron quince días inolvidables para todos. Una parte en Italia y la otra en España, en la cual los chicos convivieron y compartieron anécdotas que seguramente serán recordadas por siempre.

Valentino Rubí fue la voz cantante de un grupo que además de jugar al futsal vivió momentos únicos en Europa.

“Nos robábamos todo entre nosotros. Sacábamos los botines y volvían todos llenos de espuma. Y al otro día los teníamos que limpiar para poder jugar”, expresó.

“Una vez envolvimos al arquero (Conrado Pagotto) con papel film pensando que sí hacía fuerza se lo podía sacar y estuvo media hora renegando. No le gustó demasiado”, agregó entre risas.

Luego llegó el turno de las situaciones dentro de la cancha

“En el torneo de España, en el partido por la final había dos hermanos que eran muy chicos y parecían que no eran buenos, pero uno de ellos nos metió tres goles. En Italia casi nos agarramos a trompadas con la Lazio. Cobraban todo para ellos y nos pegaron muchísimo”, dijo Valentino, autor del gol del empate en la final ante Inter Movistar, que derivó en la definición por penales ganada por Rowing en la Montesilvano Cup.

Por último se refirió sobre la relación del plantel con el técnico Flavio Capillo.

”Es muy buena, es diferente con respecto a los anteriores. Está siempre encima nuestro para que juguemos, para que hagamos las cosas bien. Es como un amigo más”, aseguró Rubí.

Comentarios