Policiales

Juicio a Los Monos

Los fiscales pidieron duras penas para los sindicados jefes

Durante los alegatos los fiscales del juicio a la banda de Los Monos realizaron el pedido de pena contra los acusados que no dista demasiado de lo que enunciaron durante la apertura.


Durante los alegatos los fiscales del juicio a la banda de Los Monos realizaron el pedido de pena contra los acusados que no dista demasiado de lo que enunciaron durante la apertura. Para Ramón “Monchi” Machuca, uno de los líderes de la narcobanda, volvieron a pedir 41 años de prisión mientras que para los otros acusados pidió penas de entre 26 años y medio, y 3 años y 3 meses, informaron fuentes judiciales. La única diferencia fue que a algunos de los acusados les suman más años al unificar con otras condenas anteriores o delitos.

Las penas más elevadas fueron pedidas para el clan Cantero. Para Ramón “Monchi” Machuca la Fiscalía pidió 41 años, para su hermanastro Ariel “Guille” Cantero 26 años de cárcel mientras que para Ariel “Viejo” Cantero el requerimiento fue de 10 años. Para la Acusación son los jefes y organizadores del grupo. También desestimaron los vínculos entre el juez Juan Carlos Vienna, que realizó la instrucción, y Luis Paz –padre de Martín, el joven asesinado en setiembre de 2012 cuya muerte dio origen a la causa–. Para los fiscales no se logró probar que las fotos que lo muestran a ambos mirando una pelea de box en Las Vegas sean reales, aunque el mismo juez la reconoció en declaraciones periodísticas. En un extenso alegato, el fiscal Gonzalo Fernández Bussy requirió la pena más alta para Machuca  por asociación ilícita, cohecho, encubrimiento agravado e instigador de cuatro homicidios.

En los alegatos de apertura, Fernández Bussy y su colega Luis Schiappa Pietra apuntaron a Monchi, Guille y El Viejo Cantero como jefes y organizadores de una asociación ilícita destinada a cometer múltiples delitos, desde amenazas y lesiones hasta cohecho activo y portación ilegal de armas de fuego. Para los fiscales, “esta asociación ilícita rentabilizó la violencia” y “esta rentabilización consistió en provocar y usufructuar un territorio liberado mediante la imposición del miedo y con una organización sistemática de la violencia”.

Además del crimen de Diego Demarre, cometido el 27 de mayo de 2013 –un día después del asesinato del Pájaro Cantero frente al boliche del primero–, en el juicio se ventiló el triple asesinato de Marcelo Alomar, Nahuel César y Norma César –ocurrido el 28 del mismo mes– y el de la adolescente Lourdes Cantero, todos acribillados a balazos.

De hecho, un perito en Balística que declaró en el debate afirmó que el arma utilizada para matar al “Tarta” fue la misma que emplearon en el mencionado triple crimen. Hoy es el turno de las defensas.

Si te gustó esta nota, compartila