Policiales

Barrio Belgrano

Los Cavernícolas, el terror del Oeste

Los vecinos aseguran que opera una sola banda bajo la mirada cómplice de la Policía.


La fiscal de Homicidios Marisol Fabbro investiga el caso.

La muerte de un adolescente de 16 años, asesinado en la puerta de un pasillo de Pasco al 4500 el sábado pasado lejos está de esclarecerse. Según la Policía, poco después del crimen del chico detuvieron a un Levy Franco N., de 18 años como el presunto autor y a las pocos minutos balearon a la abuela del arrestado en la cabeza. Después demoraron a varios pibes, que con el correr de las horas fueron liberados menos uno, de 19 años, que este martes será imputado, pero aún se desconoce por qué delito. En el barrio culpan a la inacción policial de la inseguridad que padecen ya que aseguran no hay grupos rivales ni peleas de territorio, sino una banda apodada Los Cavernícolas que vende droga, usurpa casas ante la mirada indiferente del Estado.

“Estamos viviendo una pesadilla”, sostiene una de las vecinas de Pasco al 4500. “Es mentira lo que dicen los medios. Acá no hay dos bandas ni peleas de territorio. Hay una banda que son los Cavernícolas. La Policía los conoce, pero no hace nada”, asegura tras escuchar la versión oficial que daba cuenta que se trató de un doble ajuste de cuentas entre bandas.

Los vecinos conocen a cada uno de Los Cavernícolas. “No son menores, son mayores y menores y hace un montón que están en la zona”, afirma otra mujer que vive aterrada.

Alexis Ruiz Díaz, el chico de 16 años asesinado el sábado es cercano a este grupo de pibes que los vecinos señalan como Los Cavernícolas. “El chico al que acusan de matarlo no tiene nada que ver. La culpa de que los pibes se maten la tiene la Policía que no hace nada. Y los encubre. Sino uno no se puede explicar cómo hace tanto que esta banda hace lo que quiere. La Policía vino el sábado, le pegó a unos pibes y se fue”, agregó una mujer que vive cerca de una de las víctimas.

Los vecinos resumen la operatoria del grupo de manera simple. “Ellos buscan sembrar terror, persiguen a los pibes que están afuera de ellos. Y una vez que generan miedo, usurpan las casas. Mucha gente se fue del barrio por miedo”, explicaron.

Minutos antes de la medianoche del sábado, Alexis fue asesinado en la puerta de un pasillo de Pasco al 4500. Según la Policía, al llegar encontró muerto al menor, con un balazo en el tórax y rodeado por un grupo de vecinos que sindicaron a los presuntos agresores. Uno de ellos, de 18 años, fue detenido en el lugar. Una hora más tarde, otro llamado solicitó la presencia policial. Una mujer de 57 años, abuela del muchacho detenido, recibió un certero disparo en la cabeza. Su esposo la llevó al Heca, donde quedó internada en grave estado. Los investigadores presumen que el segundo ataque fue en venganza del primero y  si bien hubo pibes demorados, luego los liberaron ya que no tenían relación con los ataques a balazos.

Según informaron, la muerte del adolescente “ofuscó” a los vecinos que no brindaron datos por lo que la Policía no pudo reconstruir la mecánica del hecho, aunque detuvieron a un sospechoso, de 18 años, identificado como Franco N. Una hora más tarde, María Esther R., de 57 años y abuela del joven detenido, fue atacada de un disparo en la cabeza en la misma zona del homicidio. Su marido la llevó al hospital de Emergencias Clemente Álvarez, donde quedó internada en grave estado.

El crimen recayó en la fiscal de la Unidad de Homicidios Marisol Fabbro, quien trabajó primero con efectivos de la seccional 13ª que tiene jurisdicción en la zona y luego le pasó la pesquisa a la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones. Sin embargo, este lunes la investigación dio un vuelco. La fiscal ordenó la libertad de  Levy Franco N. de 18 años, a quien este domingo responsabilizaban de la muerte de Alexis. El pibe, cuya abuela se debate entre la vida y la muerte, fue liberado este lunes porque las declaraciones de testigos presenciales no ubican a Levy Franco N. en la escena del hecho al momento de sucedido.

El único joven que quedó preso es Jonathan Jesús M. de 19 años, que este martes será imputado, pero desde la Fiscalía no adelantaron que delito le van a achacar.

Si te gustó esta nota, compartila