El Hincha, Rosario Central

Fútbol

Los 32 del Kily: el ciclo del entrenador de Central fue de menor a mayor

Cristian González logró afianzarse en el cargo tras estar varias veces en la cuerda floja, pero al final encontró el funcionamiento colectivo y los resultados que le permitieron clasificar a la siguiente instancia de la Copa Sudamericana, uno de los principales objetivos

Prensa Central

La continuidad de Cristian González al frente del equipo para la próxima temporada fue una discusión que se instaló en el Mundo Central durante buena parte de este 2021. Pero cuando parecía que el ciclo llegaba a su fin en forma anticipada, el Kily encontró el funcionamiento colectivo y los resultados. Fue así que los auriazules alcanzaron uno de los objetivos deportivos trazados: la clasificación a los octavos de final de Copa Sudamericana. Y con las fotos de ese cierre, las aguas se calmaron, tanto que se despejaron las dudas que existían y generaban incertidumbre sobre el futuro laboral del DT.

El Kily González asumió como entrenador del plantel profesional de Central a mediados del año pasado. Desde entonces, los de Arroyito disputaron 32 partidos oficiales de 4 competencias diferentes. En el balance numérico general, el equipo sumó casi la mitad de los puntos en juego: el 47,91%. Además, el Kily hizo debutar a 10 juveniles, a quienes ya había dirigido en la reserva. Y le dio rodaje a otra cantidad similar de futbolistas, que en ciclos anteriores habían estado postergados.

La cantidad de jugadores que utilizó, los goleadores, los máximos asistidores, los mejores y los peores partidos, y varios detalles más de este primer año del Kily González en Central, forman parte del contenido en el desarrollo de esta nota.

Números generales

Con Cristian González al frente del primer equipo Central disputó 32 encuentros de los que ganó 13, empató 7 y perdió 12. Es decir que cosechó 46 puntos sobre 96 en juego, lo que representa un 47,91 por ciento de eficiencia. En esos partidos, marcó 44 goles a favor y recibió 41 en contra. Además, consiguió mantener la valla en cero en 10 de esos cotejos. Y, como contrapartida, no pudo convertir en 10 juegos.

El equipo del Kily mostró fortaleza jugando en condición de local. Esto lo logró más allá de que todos los partidos se desarrollaron sin público en las tribunas. Además, por cuestiones sanitarias y reglamentarias de la competencia, los últimos dos cotejos de Sudamericana Central fue local en cancha de Banfield.

En condición de local, Central disputó 16 partidos, la mitad de los que compone el ciclo Kily González en la Primera División auriazul. De esos juegos ganó 9, empató 4 y perdió solo 3; con 34 goles a favor y 17 en contra. Obtuvo 31 puntos de los 48 que hubo en disputa, lo que representa un 64,58 por ciento de eficacia.

Jugando de visitante, en cambio, los números prácticamente se invierten. Los Canallas disputaron 14 encuentros con apenas 4 triunfos, 3 empates y 7 derrotas; con sólo 9 goles a favor y 18 en contra. Sobre los 42 puntos que hubo en juego en rodeo ajeno, el equipo del Kily cosechó 15, lo que representa un 35,71 por ciento.

Además, en la temporada Central jugó dos partidos en cancha neutral, y los perdió: la final de la Fase Complementación de la Copa Maradona frente a Vélez, y los 32avos de final de Copa Argentina ante Boca Unidos de Corrientes. Con los de Liniers cayó por 3 a 1 en San Juan y ante los correntinos tropezó en San Nicolás, 3-0.

Presencias y goleadores

En su primer año como entrenador de la primera auriazul, Cristian González utilizó 34 jugadores, de los cuales 22 pasaron por las divisiones inferiores del club de Arroyito. Sólo 9 futbolistas participaron en más de 20 de los 32 partidos del ciclo. Los que tienen mayor cantidad de presencias son Lucas Gamba y Lautaro Blanco, con 30 encuentros cada uno. El lateral zurdo fue titular en 26 cotejos, y el ex Unión y Huracán en 25.

Los que completan la nómina de los que más jugaron con Cristian González al frente del equipo son: Emiliano Vecchio, 29 partidos (26 de titular); con 27 presencias aparecen Joaquín Laso (26) y Rodrigo Villagra (23); Luciano Ferreyra (21) y Alan Marinelli (10), consiguieron 23 participaciones cada uno; Luca Martínez Dupuy, jugó 22 (8); y Diego Zabala tomó parte de 21 encuentros (12).

El máximo goleador de la temporada fue Vecchio, dueño de 8 de los 44 tantos del equipo, anotando 5 de ellos de tiro penal. El resto de los goles fueron obra de: Gamba, 6; Marinelli, 5; Martínez Dupuy, 4; Marco Ruben, Zabala y Damián Martínez, 3 cada uno; Laso, 2; Nicolás Ferreyra, Facundo Almada, Emmanuel Ojeda, Martín Rabuñal, Fabián Rinaudo, Diego Novaretti y Francesco Lo Celso, todos con uno (Ndr. Además hubo 3 goles en contra convertidos por jugadores rivales).

Además de convertir 8 goles, Vecchio fue el jugador del equipo que más pases gol entregó. Completó un total de 7 asistencias. Mientras que el chaqueño Ferreyra, con 4, fue el segundo en este rubro.

Debutantes del ciclo

Uno de los objetivos planteados por Cristian González cuando asumió la conducción del primer equipo fue el de potenciar a los jugadores jóvenes del club. Y lo cumplió. El Kily hizo debutar a 10 juveniles, que ya había dirigido en su paso como entrenador de la reserva canalla. Y, además, les dio rodaje a otros jóvenes que venían con pocos minutos en cancha.

Los 10 que debutaron de la mano del Kily fueron: el arquero Juan Pablo Romero; los laterales Blanco y Joan Mazzaco; los volantes Rafael Sangiovani, Luciano Ferreyra, Lautaro Giaccone, Gino Infantino y Mateo Tanlongo; y los delanteros Martínez Dupuy e Ignacio Russo.

Además, tuvieron rodaje otros futbolistas jóvenes del club que ya habían debutado y tenían un puñado de partidos en primera. Son los casos de: el arquero Marcelo Miño; el defensor Facundo Almada; los volantes Villagra, Emmanuel Ojeda, Joel López Pissano y Lo Celso; y el delantero Marinelli.

Mejores y peores partidos

Entre los 13 triunfos obtenidos en el ciclo hay 3 que, por su trascendencia, se encuentran por encima del resto. Uno de ellos es la victoria en el Clásico. El 3 a 0 sobre Newell’s en el Gigante, por la forma y por la diferencia en el marcador, dejó huella y otorgó un buen envión para lo que faltaba jugarse.

En este sentido también fueron importantes dos éxitos obtenidos por Copa Sudamericana: ante San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, dando vuelta el resultado para imponerse por 2 a 1; y frente a Huachipato en cancha de Banfield, consiguiendo una goleada (5 a 0) que abrió la puerta a la clasificación a octavos de final de la Copa.

En cuanto a las derrotas sufridas, la más dolorosa fue ante Boca Unidos. El humilde equipo correntino, participando hoy dos categorías por debajo de los auriazules, eliminó a Central en los 32avos de final de Copa Argentina. Fue con un contundente 3 a 0 que, en su momento, entregó clara sensación de fin de ciclo para Kily González. Algo que recién pudo revertir en el cierre de la temporada.

Comentarios