El Hincha

Clásico Rosarino

Los 17 que vistieron las dos camisetas

La nómina de futbolistas que jugaron en Central y Newell’s no supera las dos decenas y la mayoría se remite a más de tres o cuatro décadas


La nómina de futbolistas que jugaron en Central y Newell’s no supera las dos decenas y la mayoría se remite a más de tres o cuatro décadas.

Juan Carlos Cámer

Fue el primero en jugar en un club y firmar en el otro un tiempo después. Delantero que jugó en Newell’s entre 1943 y 1944, pasó por Racing y luego firmó con Central en 1946.


Sergio Apolo Robles

Llegó a Newell’s proveniente de Juventud Antoniana y debutó el 2 de febrero de 1974 en el partido que Newell’s empató con Ferro 0 a 0 por el Metropolitano donde luego se consagraría campeón. Tras un paso por Boca y Sarmiento de Junín, jugó en la temporada 82 en Central. Fueron sólo 6 partidos. Volvió a Newell’s un año después.


Miguel La Rosa

Jugaba como mediocampista y debutó en Central en 1952. Dejó el cuadro de Arroyito en 1959, tras ocho temporadas, totalizando 169 partidos jugados y 5 goles convertidos, cuatro de ellos de tiro penal. En 1960 cruzó de vereda y fichó por Newell’s, equipo con el que le tocó descender de categoría.


Ricardo Fortunato Giménez

Delantero que debutó profesionalmente en Central en 1956. Luego de cuatro temporadas se fue a Independiente, donde se consagró campeón del torneo de Primera de 1960. Retornó a Central, donde terminó jugando cinco años más. Al finalizar el Campeonato de 1965 quedó libre. Cruzó de vereda al firmar en Newell’s, llevado por otro emblema canalla que por entonces entrenaba al cuadro del Parque, Ángel Tulio Zof.


Rolando Pierucci

Defensor que debutó en 1970 en Central, su último torneo fue el Metropolitano 1971. Ese mismo año cruzó de vereda y firmó con Newell’s donde sólo jugó 6 partidos.


Elio Montaño

Delantero que debutó en Newell’s en 1949. Luego pasó por Boca, Huracán, Peñarol y Los Andes para luego  llegar a Central en 1962, aunque al año siguiente se retiraría en el Sporting Lisboa de Portugal.


Juan Alberto Castro

Delantero que debutó en Central en 1956 y se quedó hasta 1960. Luego jugó para Huracán, Atlanta, y en 1964 pasó por Newell’s donde jugó 7 partidos y convirtió 1 gol.


José Poi

Defensor que debutó en Central 1956. Disputó 47 partidos y marcó un gol entre ese año y hasta 1957, luego pasó por Boca en 1958 y al año siguiente vistió dos veces la camiseta de Newell’s.


Jorge Westcha

Delantero que vistió la casaca de Central entre 1961 y 1962, disputando 8 encuentros sin convertir goles.? En la segunda parte del año 1962 se fue a Newell’s, para jugar el torneo de Primera B. Allí marcó 7 goles en 12 encuentros.


Juan Carlos Bertoldi

Debutó en el arco de Central y estuvo cuatro temporadas consecutivas hasta 1960, pasó por Huracán, San Lorenzo y en 1966 volvió a Rosario pero para jugar en Newell’s hasta 1968.


Hugo Rosales

Disputó un solo encuentro oficial con la camiseta de Central en 1967, luego vistió los colores de Chaco For Ever y Huracán de Bahía Blanca hasta que en 1969 se puso los de Newell’s.


Rogelio Poncini

Mediocampista que jugó en Central en 1966 y en Newell’s en 1970/71.


Daniel Killer

Defensor que debutó en Central bajo el mando de Ángel Labruna en 1970/71, consagrándose campeón con el club de Arroyito en 1971 y en 1973. Luego de un paso por Racing, llegó a Newell’s, en 1980, y se quedó tres años. También fue parte de la Selección Argentina campeona en 1978.


Mario Killer

Defensor que debutó en Central en 1971, también logrando los campeonatos de 1971 y 1973, luego pasó por el Sporting Gijón y el Real Betis, ambos de España para vestir la camiseta de Newell’s en la temporada 1979/80. Más tarde acumuló tres temporadas en Independiente y volvió a Central en 1984, para retirarse en 1985 con la casaca de Belgrano de Córdoba.


Oscar Coullery

Mediocampista que debutó en Newell’s en 1973 y estuvo hasta 1976. Se fue a San Martín de Tucumán. Pero rápidamente llegó al Central en 1977. Al año siguiente enfrentó al rojinegro en el clásico y le marcó un gol. En 1981 regresó al elenco del Parque.


Juan Carlos Delménico

Arquero que debutó en Newell’s en 1971. En 1975 pasó a Atlético Junior de Colombia, en 1978 retorna a Argentina, jugando primero para River y luego para Gimnasia. En 1980 inicia su segundo ciclo en Junior, en 1982 ficha para Estudiantes y luego de un breve paso por Instituto de Córdoba, llegó en 1984 en Central.


Carlos Gustavo Gastaldi

Comenzó su carrera en las inferiores de Central y debutó un 7 de octubre de 1992 en un clásico. Estuvo en Central hasta 1993 y después de unos meses sin jugar, se fue a Newell’s, donde solo jugó partidos de la Reserva. En 1994 lo dejaron libre y se fue a Tigre un año después para terminar allí su carrera como deportista profesional.


Duelos eliminatorios entre leprosos y canallas

El partido por cuartos de final de la Copa Argentina será el cruce eliminatorio número 24 entre Central y Newell’s. Central lidera con 14 triunfos contra las 9 victorias de Newell’s. El último partido “a todo o nada” se jugó hace 13 años y en el folclore quedó como el “Pirulazo”. Fue por la Copa Sudamericana, Central se impuso en el duelo ida y vuelta con gol de Rivarola en el Gigante.

Y si se habla de duelos eliminatorios, es imposible no recordar a Roberto Fontanarrosa y al viejo Casale. El cuento narra la famosa palomita de Aldo Pedro Poy del 19 de diciembre de 1971. El Negro cuenta en unas páginas lo que se vivía en la ciudad por aquel partido que definía al finalista del campeonato. Narra lo que un hincha es capaz de hacer por ver a su equipo ganar. Un cuento que describe la pasión que se vive en Rosario. Si bien sus protagonistas son de Central, porque así lo era Fontanarrosa, podría tranquilamente describir a los hinchas de Newell’s.

Y el detalle, además, es que en ese partido jugaron Mario y Daniel Killer, ambos para Central. El Colorado fue de titular, el Perro entró en el segundo tiempo. Los dos, años más tarde, cruzaron de vereda y se fueron a jugar a Newell’s. Los dos estuvieron presentes en uno de los clásicos más recordados de la ciudad. Tan recordado como el zurdazo de Zanabria, aquel gol de Marito que le dio el primer campeonato a la Lepra en 1974, nada más y nada menos que en la cancha del eterno rival.

Don Ángel pasó por el Parque

“Para ellos fue una decisión muy difícil porque sabían que yo había jugado en Central”, confesó Ángel Tulio Zof en su libro autobiográfico sobre su llegada a Newell’s. Si se piensa en Central, es imposible no pensar en Don Ángel. Uno de los máximos ídolos canallas. Recordado, admirado y respetados por propios y ajenos.

Zof le dio al equipo de Arroyito no sólo los más grandes éxitos futbolísticos de la institución –incluso el primer título internacional–, le dio una identidad, una forma particular de jugar, e hizo debutar a jugadores que luego fueron figuras mundiales.

Lo extraño es que uno de los máximos ídolos de Central, debutó como entrenador en la vereda de enfrente. En 1965, a pesar de haber sido jugador del canalla, los dirigentes de Newell’s lo llamaron para que sea entrenador. Su primera experiencia. La que hizo que dejara su trabajo como ferroviario y le dedicara toda una vida al fútbol, y a Central. Ese primer paso fue en el Parque, aunque hoy parezca imposible de creer.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios