Policiales

En octubre de 2018

Lo acusan de matar a un compañero de pabellón

La víctima fue atacada en el interior de la cárcel de Piñero. Sobrevivió casi 20 días pero las lesiones resultaron fatales. Los testigos claves del caso son el director de la Unidad Penal 11 y un penitenciario que escucharon a la víctima decir el nombre de su agresor


El ataque fatal ocurrió el 1° de octubre pasado en el interior de la cárcel de Piñero. Foto: Juan José García.

Un hombre de 49 años cumplía una condena a 14 años y medio en la Unidad Penal 11 de Piñero y en octubre pasado, cuando le faltaban algunos meses para recuperar la libertad, otro interno del mismo pabellón resultó apuñalado. La víctima tenía una lesión en el ojo izquierdo, otra en nariz y la restante en el cuello. Diecinueve días después falleció en un hospital de la capital provincial. Cuando lo sacaron del pabellón llegó a decirle al celador y al alcaide mayor, quién lo había atacado. Este martes imputaron al hombre de 49 años por homicidio simple y quedó detenido preventivamente en esta causa ya que aún no culminaron las medidas ordenadas por el fiscal Florentino Malaponte.

El 1° de octubre de 2018 los gritos de los internos del pabellón de resguardo del Módulo C se hicieron escuchar cerca de las 22.50. Cuando el personal penitenciario entró al lugar se toparon con Walter Hugo Torres malherido. Lo sacaron del pabellón y mientras recibía los primeros auxilios, la víctima llegó a decir el nombre de su agresor.

El herido tenía un puntazo en el ojo izquierdo, otro en nariz y el último en la base del cuello. Lo trasladaron al hospital Centenario y de allí, al hospital Cullen de Santa Fe donde falleció a los 19 días por una falla multiorgánica por lesiones arteriales en la base del cuello por la acción de un arma blanca, según indicaron los médicos a los investigadores en dicha oportunidad.

En la audiencia de este martes, el fiscal Malaponte explicó que hace dos meses que está a cargo de esta investigación y agregó que aún continúan las tomas declaraciones sobre el caso, pero la evidencia más importante con la que cuenta es la declaración del alcaide mayor y del celador que auxiliaron a la víctima donde la escucharon decir el nombre de la persona que lo hirió.

Según los testimonios, el herido identificó a un compañero de pabellón de nombre Oscar Rafael D., de 49 años, quien  estaba purgando una condena a 14 años y medio y le faltaban pocos meses para salir en libertad cuando se produjo el hecho.

Este martes, el fiscal lo imputó por homicidio simple y pidió el dictado de la prisión preventiva en su contra. El defensor oficial Cesar Baroni se opuso a la medida cautelar, dijo que no se secuestró ningún objeto corto punzante. Entendió que no hay evidencia suficiente que respalde la acusación en contra de su defendido y solicitó la libertad o un arresto domiciliario, pero la postura de la Fiscalía fue avalada por el juez Facundo Becerra que lo dejó detenido preventivamente por el plazo de ley. Es decir por un plazo de 2 años con posibilidad de solicitar alguna morigeración a partir de los 90 días.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios