El Hincha, Rosario Central

Copa Argentina

Lo acompañó la suerte: Central ganó en los penales ante Sol de Mayo y sigue en carrera

El Canalla se impuso 5-3 en la lotería desde los doce pasos y dejó en el camino a Sol de Mayo, el elenco del Federal A que con muy poco le complicó la vida. El equipo de Somoza volvió a mostrar un nivel bajísimo y ni siquiera pudo conservar la ventaja inicial que le dio el gol de Gamba

Juan José García

Se salvó del papelón por poco y terminó pasando de ronda, aunque no sin antes sufrir como loco y ante un rival de la tercera categoría. Central jugó un partido pésimo en Santa Fe y empató 1-1 con el humilde Sol de Mayo de Río Negro, pero por suerte Servio tapó un penal en la definición desde los doce pasos y evitó lo que podría haber sido una tempranera (y ya conocida) eliminación en la Copa Argentina.

Central fue un poco más en la primera parte, peo no lo pudo plasmar en el resultado. Dispuso más tiempo del balón, que su rival, pero no fue claro y tampoco tuvo la capacidad necesaria para hacer pesar la diferencia de categoría entre los equipos. Se repitió demasiado por izquierda, buscando terminar jugadas con centros de un Blanco que estuvo poco preciso. Y Ferreyra insinuó más de lo que concretó, mientras que Benítez apareció muy poco al igual que Montoya.

Y eso que parecía que lo empezaba a resolver rápido. En una de las primeras aproximaciones al área rival, a los 14 minutos, Gamba fue a buscar un pelotazo largo y llegó al balón antes que el arquero Maza, que le cometió un torpe penal. El propio delantero lo cambió por gol para tranquilidad del elenco auriazul.

Con sus limitaciones lógicas a cuestas, Sol de Mayo intentó adelantarse en el terreno. Pero los de Arroyito generalmente presionaron bien sobre el balón y controlaron al rival. Sin embargo, sin haber generado casi nada, los de Viedma se encontraron con el empate. Fue con un remate desde larga distancia, y esquinado, de Fabricio Elgorriaga que sorprendió a Servio, quien terminó siendo cómplice de la conquista.

Central sintió el golpe producto del inesperado empate. Y tardó en reaccionar. Recién generó una situación propicia a los 35, cuando Benítez remató desviado desde el borde del área tras una buena acción colectiva en ofensiva.

El complemento fue un fiel reflejo de lo que fue toda la temporada del Canalla: cero personalidad, cero rebeldía, cero amor propio. Un bodrio total, que nunca logró hacer pesar la diferencia de categoría con un rival que simplemente se limitó a cerrarse bien atrás y apostar al contragolpe.

Tarde, Somoza movió el banco y sacó a los intrascendentes Yacob y Benítez para darle lugar a Tanlongo y Buonanotte. Nada cambió: Central siguió siendo el mismo equipo apático y tirado en la cancha que fue durante buena parte del semestre, ese que terminó último en su zona en la Copa de la Liga y terminó tantas veces con las manos vacías.

Es más: Sol de Mayo, con muy poco, casi se lo gana con otro sablazo de larga distancia de Elgorriaga, que a esa altura parecía Roberto Carlos y hacía lo que quería por su sector ante la pasividad de los jugadores canallas.

La multitud que viajó a Santa Fe para alentar a Central le hizo notar rápidamente su disgusto al equipo, que salió indemne de milagro del 15 de Abril, ya que la suerte decidió acompañarlo en los penales. Mejor ni pensar que hubiera pasado si el que atajaba el penal era el arquero de Sol de Mayo y la clasificación se iba para el Sur. Pura casualidad…

Comentarios