Edición Impresa, Política

Inundación

Lifschitz decretó la emergencia hídrica en casi toda la provincia

Todos los distritos, excepto 9 de Julio, que quedó en estado de observación, fueron alcanzados por la decisión.


El gobernador Miguel Lifschitz decretó la emergencia hídrica en 18 de los 19 departamentos de la provincia y comenzó las gestiones para que la Nación avale esa declaración. Mientras dure la crisis causada por las últimas lluvias, que agravaron la situación generada desde fines de 2015 por la crecida de los ríos, la provincia asistirá a los productores damnificados. Pero, además, el gobierno santafesino solicitará ayuda a la Nación.

Hasta ahora, el Ejecutivo provincial dispuso un fondo de 20 millones de pesos para el sector arrocero y recibió 25 millones del gobierno central para atender las tareas de emergencia a través de Protección Civil. “Pero cuando hablamos de producción y del sector agropecuario, es absolutamente irrelevante”, indicó ayer Lifschitz. “Estamos hablando de pérdidas de muchos cientos de millones de pesos”.

—¿Le puede poner números concretos a esas pérdidas?

—Todavía no lo tenemos estimado. Hemos hecho una aproximación, sobre todo en superficie. Sabemos que son varios millones de hectáreas que están bajo agua, con distintas realidades, pero nos agarra la cosecha de soja con apenas el 20 por ciento levantado y el otro 80 por ciento está en los campos. Tenemos muchas dudas, si el clima sigue como hasta ahora, sobre cuánto de eso se va a terminar perdiendo.

Según el mandatario provincial, “la situación desde la semana pasada a esta se ha agravado. Queremos transmitir con claridad esta realidad al gobierno nacional porque vamos a necesitar ahora, pero sobre todo en los próximos tiempos, mucha ayuda para las economías regionales, los productores y los pequeños empresarios. Vamos a tener un impacto económico muy importante”.

Pérdidas en el agro

En respuesta a la sugerencia de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, el gobernador firmó ayer el decreto por el cual se declara la situación de desastre agropecuario de todas las actividades productivas en 18 departamentos de la provincia (todos salvo 9 de Julio, que quedó en estado de evaluación).

Mientras tanto, la provincia gestionará ayuda extraordinaria ante la Nación.

“Necesitamos sostener las economías del interior de la provincia. Ya veníamos con la lechería, el arroz, la caña de azúcar y el algodón complicados, ahora se agrega toda la zona sojera del centro-sur, que era donde teníamos las mejores expectativas y ahora está muy comprometida”, indicó Lifschitz, quien se reunirá esta tarde con legisladores de todos los partidos para informarlos sobre de la emergencia.

Lo que el agua se llevó

En una conferencia de prensa realizada ayer en Santa Fe, Lifschitz se refirió a las tareas que serán necesarias cuando baje el agua: “Vamos a tener que trabajar rápidamente en la recuperación de toda la red de caminos rurales de la provincia que van a quedar destruidos. Son casi 100 mil kilómetros”.

Al respecto, indicó: “Ya estamos preparando un programa de asistencia y ayuda a todas las comunas y municipios. Hay mucho deterioro también en las rutas pavimentadas que quedaron bajo agua, por lo cual vamos a tener que hacer una inversión adicional a la que teníamos prevista. Y en esto vamos a requerir algún acompañamiento del Ministerio de Transporte de la Nación”.

Por otra parte, desde Vialidad provincial informaron ayer que se levantó el corte en la autopista a Santa Fe, por lo que ya no quedaban corredores importantes cortados en la provincia.

Sin embargo, por posible acumulación de agua en las calzadas, recomendaron circular con precaución y a baja velocidad.

Contigiani pidió “más compromiso” a la Nación

“No alcanza con venir a la provincia de Santa Fe a teorizar sobre el cambio climático; se necesitan ayudas concretas y créditos para superar este evento extraordinario”. En esos términos se refirió el ministro de la Producción de la provincia, Luis Contigiani, a la respuesta del gobierno nacional ante la crisis hídrica que golpea al Litoral argentino.

El viernes pasado, el presidente Mauricio Macri sobrevoló las zonas afectadas en las provincias de Entre Ríos y Santa Fe y luego, en conferencia de prensa, señaló que “el cambio climático llegó para quedarse”.

También dijo que los gobiernos locales deben estar preparados para lluvias intensas alternadas con épocas de sequía. Pero evitó hacer anuncios concretos sobre la asistencia que brindará la Nación a las zonas afectadas. Sin embargo, prometió viviendas para quienes viven en zonas inundadas, aunque no dio plazos de concreción de las obras.

Ayer, en declaraciones a LT8, el ministro Contigiani coincidió en que “el impacto del evento climático ha sido muy agresivo”.

El funcionario provincial hizo un diagnóstico descarnado de la situación: “Si bien la idea es dar esperanza, la situación es de desastre; en algunos casos, como la lechería, esto ha sido como un tsunami”. Contigiani fue muy crítico sobre el rol de la Nación: “El sistema de emergencias ya no alcanza para cubrir las consecuencias de los eventos climáticos actuales. Deberían estar trabajando junto a las provincias en soluciones concretas”. Por último, les pidió “más compromiso” a los funcionarios nacionales.

Macri “conoce perfectamente” la situación de Santa Fe

Después de un fin de semana repleto de rumores por la visita del presidente Mauricio Macri y su decisión de no convocar al gobernador Miguel Lifschitz pero sí al intendente santafesino –y jefe de la Unión Cívica Radical (UCR)– José Corral, el mandatario del Partido Socialista (PS) evitó entrar en polémicas políticas.

“Yo había estado el miércoles pasado todo el día en Buenos Aires”, comentó Lifschitz.

Además, explicó: “Estuve con el ministro del Interior (Rogelio Frigerio), con el jefe de Gabinete (Marcos Peña) y charlé unos minutos con el propio presidente. Así que la situación de Santa Fe la conoce perfectamente. Entiendo que ese sobrevuelo era más para recorrer Entre Ríos que Santa Fe, pero bienvenido que el presidente esté en contacto con la provincia”.

Sobre Corral, con quien ayer compartió actividades en la capital provincial, el gobernador dijo que mantiene una relación “excelente”.

Cuando le volvieron a preguntar al gobernador si se había molestado por el lugar que le dio el presidente Macri, clausuró el tema: “Tenemos una relación de trabajo inmejorable”.

Comentarios