Policiales

Tribunales

Leve calificación penal para acusados de linchar a Moreira

La Fiscalía pidió seis años para los tres imputados por "homicidio en agresión". El juez le dio lugar y rechazó la solicitud de la querella sobre la alevosía, que prevé perpetua. La familia del muchacho asesinado a golpes en 2014 lamentó que los agresores se burlaran con muecas durante la audiencia.


Al linchamiento de David Moreira lo repudiaron todos. Hasta el Papa Francisco.

Al linchamiento de David Moreira lo repudiaron todos. Hasta el Papa Francisco. La repercusión no fue sólo por lo aberrante del crimen sino porque una de las escenas recorrió el mundo y mostró como un grupo de vecinos de barrio Azcuénaga mataba a golpes a un muchacho indefenso, en marzo de 2014. Este lunes, los tres acusados de participar del crimen volvieron a dejar en claro su falta de arrepentimiento, al dirigir miradas, sonrisas y gestos desafiantes a la familia del joven asesinado. La situación tuvo lugar durante una audiencia en la que el juez Hernán Postma resolvió que el trío vaya a juicio bajo la figura de homicidio en agresión, que prevé una pena a seis años de cárcel, y no agravado por alevosía, como lo había solicitado la querella con expectativa de prisión perpetua.

Durante la audiencia preliminar de ayer, el fiscal Florentino Malaponte  presentó la acusación por homicidio en agresión y pidió seis años de prisión efectiva para Cristian A., Gerardo G. y Nahuel P. El juez Postma aceptó esa calificación legal y rechazó parcialmente la solicitud del abogado querellante, Norberto Olivares, quien había solicitado la figura de homicidio agravado por alevosía para los tres acusados, quienes se jactaron por redes sociales del crimen de Moreira tras su muerte, en marzo de 2014.

La audiencia pasó a un cuarto intermedio y continuará en tres semanas, con la introducción de nueva evidencia, informó el Ministerio Publico de la Acusación. Todavía no hay fecha prevista para el juicio oral, ya que el magistrado rechazó los pedidos de sobreseimiento de los tres defensores con lo que anticipó que dará lugar a la apertura al juicio oral.

Sobre los resultados de la audiencia, el abogado Olivares fue positivo. Si bien lamentó que los acusados no vayan a juicio bajo la figura de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, celebró que el caso se ventile en un juicio oral. “La Justicia por mano propia es una cuestión cotidiana”, dijo Olivares tras resaltar que de esa forma se terminan legitimando situaciones como las de Moreira. En ese sentido se preguntó cómo consideramos que se tienen que castigar hechos de características tan aberrantes en la Justicia, más allá de las cuestiones estrictamente jurídicas en cuanto a la calificación.

Ayer, la mamá de Moreira estuvo en la sala de audiencias, a la que llegó con un enorme esfuerzo económico dado que se mudó a Uruguay luego del aberrante crimen de su hijo David. Así lo resaltó un allegado de la mujer, tras lamentar que además de tener que revivir el crimen de su hijo luego de cuatro años y medio, debió soportar la manifiesta falta de arrepentimiento de sus agresores, quienes durante la audiencia le cruzaron la mirada varias veces con “gestos desafiantes” y “sonrisas de cargadas”.

Moreira tenía 18 años, era peón de albañil y vivía en Empalme Graneros. Según su mamá Lorena no tenía antecedentes policiales. El 22 de marzo de 2014, cayó de una moto conducida por otro joven, luego que una mujer los acusara de robarle la cartera, en Marcos Paz al 5400 de barrio Azcuénaga. Un grupo numeroso de vecinos lo golpeó con palos, patadas y el cordón de la vereda hasta que perdió el conocimiento y masa encefálica. Murió tras agonizar tres días en terapia intensiva.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios