Ciudad

La Che Guevara de Yemen

“Las mujeres tienen que liderar la vida pública”

La premio nobel de la paz Tawakkul Karman celebró el movimiento feminista de Latinoamérica y recordó que su país fueron ellas las que guiaron la revolución, una serie de manifestaciones pacíficas que lograron destituir a Alí Abdullah Saleh.


Foto: Juan José García

Tawakkul Karman mueve las manos para hacerse entender. Habla un inglés muy claro que desnuda su acento Yemení. Tiene 39 años y tres hijos y fue una de las líderes de la revolución conocida como “La primavera árabe”, una serie de manifestaciones pacíficas en Yemen para destituir al dictador Alí Abdullah Saleh. Es periodista y en 2005 fundó la organización Mujeres periodistas sin cadenas. Algunos le dicen la Che Guevara de Yemen, un apodo que dijo, la enorgullece. Su lucha y compromiso social le valió el Premio Nobel de la Paz en 2011. Exiliada de su país, Karman visitó Rosario para participar del ciclo Santa Fe Debate Ideas, junto a la antropóloga Rita Segato. En diálogo con El Ciudadano opinó sobre el rol de las mujeres en la lucha por los derechos, la situación de su país y la avanzada conservadurista en Latinoamérica.

“Mi país está atravesado por una contrarrevolución de las milicias que se oponen a la democracia. La guerra tiene que terminar. Es la pelea que doy por mí, por mis hijos, por mi sociedad y por el mundo. Estoy orgullosa por ser mujer y hacerlo”, dijo Karman a El Ciudadano.

Para la premio nobel, abrirse paso y luchar por la democracia como mujer en medio de una sociedad conservadora no fue fácil. “La sociedad se va a convencer de que somos las que peleamos con más fuerza, las que decimos que acá estamos, las que peleamos por el resto, y estamos dispuestas a hacer el sacrificio para defender los derechos. En principio la comunidad puede tener dudas sobre nosotras y quizás nos ataque, pero al final van a aceptarnos y a seguirnos. Es lo que me pasó a mí y a mis compañeras”, señaló.

Karman explicó que las mujeres árabes viven en regímenes amenazantes y dictatoriales pero luchan por obtener paz. Dijo que está feliz y orgullosa del movimiento feminista y cree que las mujeres deben liderar la opinión pública. “Estamos viviendo un gran momento. Las mujeres tienen que liderar la vida pública. El futuro será mejor. Un mundo de hombres que no tome en cuenta a las mujeres no es bueno. No deberíamos aceptarlo nunca. La mujer no debería estar sentada en la última fila ni quedar atrás del hombre. Ella debe guiar la sociedad y pelear contra la corrupción y la tiranía, ayudar a las personas y liderar. No debe sentirse como una víctima”, opinó.

 

Esperanza

La activista cuestionó la decisión del presidente de Estados Unidos Donald Trump de aliarse con Arabia Saudita, uno de los países involucrados en el conflicto en Yemen. “Me siento frustrada. Es una vergüenza que mantengan esta política después de la guerra de Irak, y que no detengan los crímenes en Siria y los del príncipe Saudí. Lo bueno es que las personas en América están en contra de estas políticas y no van a permitir que el presidente siga apoyando al criminal para que siga matando yamaníes”, agregó.

Karman es optimista en cuanto al futuro de Latinoamérica y confía en que las nuevas generaciones rechazarán el neoliberalismo creciente en la región. “Tengo la esperanza de que las personas que creen en la libertad, en la democracia y en la coexistencia liderarán una lucha en Latinoamérica para terminar con esta ola de odio y conservadurismo. Me parece que es algo temporario y que las personas no van a seguir apoyándolos. Estamos en el siglo XXI y hay nuevas generaciones que lo rechazan. Esta ola es triste pero es temporaria”, concluyó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios