Gremiales, País

Igualdad de género

Las mujeres sindicalistas luchamos para terminar con el patriarcado en los gremios

"Hoy sólo el 18% de las conducciones nacionales están ocupadas por mujeres y sólo en secretarías feminizadas y roles que históricamente nos fueron asignados". La dirigente sindical y diputada nacional Patricia Mounier escribe sobre la foto que las sindicalistas ya no quieren ver


Patricia Mounier/Cosecha Roja

Hace décadas que las mujeres sindicalistas venimos trabajando y militando para romper el techo de cristal en los ámbitos gremiales. No es una tarea fácil y cada espacio tiene sus recorridos, sin embargo hay un patrón que se repite: la falta de mujeres, lesbianas, travestis y trans en las mesas de conducción y en los lugares de toma de decisión.

Nos estamos dando la batalla de luchar contra el patriarcado en los gremios a través de las discusiones, los espacios de formación y capacitación, los encuentros federales para conversar sobre dificultades y estrategias, pero aún falta mucho. Es un trabajo arduo porque hay muchas situaciones naturalizadas e invisibilizadas, tanto en los lugares de trabajo como en los gremios, y para llevar adelante un cambio real no alcanza solo con la militancia de quienes nos vemos afectadas por estas lógicas, necesitamos el compromiso de los compañeros.

Hoy sólo el 18% de las conducciones nacionales están ocupadas por mujeres, y de ese 18% casi el 80% ocupan secretarías feminizadas, como secretaría de la mujer o cuestiones relacionadas con los cuidados, roles que históricamente nos fueron asignados. Por el lado de las disidencias aún falta representación en nuestros espacios y estamos dando el debate con capacitación continua para evitar la discriminación e ir por la inclusión.

Otra barrera es el constante examen al que estamos sometidas mujeres y disidencias para permanecer y ascender en los puestos de decisión, sin embargo esa exigencia no recae sobre los varones.

Nosotras queremos estar en los puestos de conducción, participar efectivamente en la toma de decisiones porque cuando eso no sucede, también nos están violentando. Soy bastante optimista, sé que de a poco vamos avanzando pero todavía falta mucho. Hoy tenemos normativas que nos acompañan como la aplicación de la “Micaela Sindical” o el convenio 190 de la OIT, aprobado el año pasado que nos da una gran oportunidad para capacitarnos y formarnos junto a nuestros compañeros.

Las mujeres sindicalistas queremos paridad, conseguirla nos permitirá resolver muchas cuestiones. A veces hay resistencia con este tema, pero hoy es el tiempo de saltar hacia ese cambio trascendental, hoy es el tiempo de las mujeres, lesbianas, travestis y trans, y creo que vamos por buen camino, insistiendo, trabajando juntas y uniéndonos para visibilizar cuando nuestros derechos son vulnerados o cuando los discursos no pasan a los hechos.

Como mujer, sindicalista, feminista y diputada nacional por el Frente de Todos creo que es de vital importancia darnos estos debates también en el Congreso para crear políticas que acompañen estas luchas, que nuestras voces se escuchen y se vean reflejadas en acciones concretas. Desde el 10 de diciembre de 2019 nuestro gobierno nacional, popular, democrático y feminista, como lo describe nuestra vicepresidenta Cristina Fernandez, ha demostrado capacidad de discutir profundamente estos temas. Algunos ejemplos son la conformación de un Ministerio de las Mujeres Géneros y Diversidades, que habilitó poner en agenda demandas que fueron postergadas durante el macrismo. Consensuar un presupuesto con perspectiva de género, debatir y sancionar la Interrupción Legal del Embarazo, la Equidad en los Medios de Comunicación y darnos el debate sobre el Cupo Travesti Trans en el recinto, entre otras conquistas.

Hoy decimos “queremos estar en la foto” porque también somos protagonistas de la historia de los sindicatos y trabajadoras activas en los mismos. Sabemos que la lucha de fondo está lejos de ser alcanzada y necesitamos visibilizar esas desigualdades, hacer un llamado de atención a quienes siguen reproduciendo lógicas y estructuras patriarcales para poder ir hacia una real transformación dentro de nuestros sindicatos.

Comentarios