Edición Impresa, Sociedad, Ultimas

Las Madres se muestran

Durante la inauguración del programa de derechos humanos “Caminos al Bicentenario… ellos quieren contarnos”, las Madres de Plaza de Mayo instalaron la exposición que realizaron hace más de 15 años.

El secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, y la vicepresidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Haydée García Gastelú, inauguraron en el ex Centro Clandestino de Detención El Olimpo el programa de derechos humanos con una muestra que las Madres realizaron hace 15 años.

“Los genocidios se olvidan cuando quienes los ejecutan se apropian de los relatos. Es la gran batalla cultural. Con estas actividades la Secretaría sólo hace un aporte a un proceso que las Madres de Plaza de Mayo vienen desarrollando hace más de 30 años. Con ello estamos generando los anticuerpos necesarios para evitar que vuelvan a ocurrir violaciones contra los derechos humanos”, señaló Coscia en el acto.

El Programa de Derechos Humanos Caminos al Bicentenario… ellos quieren contarnos, cuyo principal objetivo es incitar a la sociedad a conocer y reclamar sus derechos en general, fue lanzado ayer en el ex Centro Clandestino de detención, tortura y exterminio, denominado  El Olimpo por la Secretaría de Cultura de la Nación junto a la Asociación Madres de Plaza de Mayo y Línea Fundadora.

El lanzamiento realizado en Ramón Falcón 4250 fue acompañado por la inauguración de la muestra gráfica itinerante “Seguimos para que no nos arrebaten el futuro”, una serie de pancartas que muestran la biografía de cientos de detenidos-desaparecidos que sus madres confeccionaron hace quince años.

Visitada ya por más de medio millón de personas en el Paseo del Bicentenario, esta muestra se originó en una idea de la periodista Nora Anchart, quien en 1995 les propuso a las Madres que armaran carteles para contar la historia personal de sus hijos: sus trabajos, sus estudios, sus familias, sus compañeros.

Así, con pequeños recuerdos bien atesorados, como fotocopias de fotos, cartas, dedicatorias o boletines escolares, cada familiar fue plasmando, en el papel, la descripción amorosa de aquellos 30 mil. Y se hicieron 400 afiches –de los cuales quedan poco más de la mitad– que se exhibieron en cientos de marchas y actividades.

Con el apoyo de la Secretaría de Cultura de la Nación, los afiches fueron digitalizados e impresos en lonas vinílicas para preservarlos y facilitar su traslado. Y las nuevas pancartas fueron exhibidas en la celebración del Bicentenario, las mismas que, a lo largo del año, también se verán en muestras por todo el país.

“Vamos a viajar para que conozcan a nuestros hijos –adelantó Tati Almeida–. Hay muchos lugares donde los vecinos nunca han tenido contacto con una Madre. Creemos que es importante el valor del pañuelo, lo que despierta”.

En el marco del programa hay otras actividades previstas para el resto del año como “Espacios de Derechos Humanos”, que consiste en bautismo de diferentes espacios (centros de integración comunitaria, bibliotecas, salas de cine, centros culturales, casas del Bicentenario) con el nombre de Azucena Villaflor.

Por otra parte, se dará lugar al primer concurso de cuentos cortos y ensayos “Azucena Villaflor”, destinado a adolescentes y jóvenes de todo el país, con el objetivo de rescatar historias y experiencias locales que den cuenta de cómo impactó la última dictadura militar en la sociedad y sus huellas en el presente.

También habrá talleres para jóvenes, donde se ofrecerá la reflexión con los jóvenes sobre la situación de los Derechos Humanos en la actualidad y las consecuencias que trajo aparejado el terrorismo de Estado.

Todas estas actividades apuntan a apoyar toda la tarea que la Asociación Madres de Plaza de Mayo y Línea Fundadora viene realizando en pro de interiorizar y concientizar a la sociedad acerca de la problemática de los Derechos Humanos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios