Edición Impresa, Política

manteca al tacho

Lácteos importados alertan al golpeado sector tambero

En el primer semestre de 2017 Argentina compró a Uruguay 392.488 kilos de manteca, un 537% más que en igual período de 2016.


Jakob Haug, a young farmer from the canton of Zurich watches the Americas Cup on television while milking his cows in the cowshed of his farm at Weiningen, near Zurich, Switzerland, during the fourth race of the America's Cup final on Friday, Feb. 28, 2003 local time. Swiss team Alinghi won the race while Team New Zealand did not finish due to a broken mast. Alinghi leads the best of nine series by 4-0. Switzerland, the mountainous inland area, could bring back the cup to Europe for the first time inover 150 years. (AP Photo/Keystone, Gaetan Bally)

El incremento en las importaciones de a poco va impactando negativamente en sectores que en un principio no parecía que podían verse afectados. Ahora son los tamberos los que temen que el brutal incremento de la importación de manteca –que llega desde Uruguay– y quesos europeos planchen el precio que recibe el productor por litro de leche, agudizando así la crisis que atraviesa la producción láctea, que en el último año y medio se cargó unos 500 tambos en la provincia de Santa Fe.

El Observatorio de Importaciones de Santa Fe detectó que en el primer semestre de este año la Argentina compró al exterior, más precisamente a Uruguay, 392.488 kilos de manteca, un 537% más que los 73.070 kilos del mismo período del año pasado. En el primer semestre de 2015, la cantidad de manteca importada fue cero.

En tanto, la importación de queso azul desde Europa pasó de 70 a 9.607 kilos de 2015 a 2017 y el cremoso de 23.794 kilos a 209.205.

Según el secretario de Lechería de Santa Fe Pedro Morini, el incremento en la importación de manteca es producto de la falta de crema para fabricarla. Es que al caer la producción de leche –se estima que en el último año y medio cerraron unos 500 tambos en Santa Fe y otros 500 en el resto del país–, las industrias no tienen la materia prima necesaria para hacer manteca.

Sin embargo, el presidente de la Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe Marcelo Aimaro expresó en diálogo con El Ciudadano que el temor de los tamberos es que los alimentos manufacturados extranjeros “planchen el precio que recibe el productor”.

“La importación impacta negativamente sobre el precio que recibe el productor, porque paraliza cualquier posibilidad de suba que pueda tener”, analizó Aimaro.

Actualmente, el productor recibe 5,50 pesos por litro de leche. Según Aimaro, para que la actividad sea rentable, debería estar alrededor de los 6,50 pesos por litro. “Sin embargo, en la góndola sigue aumentando y la brecha se sigue agrandando. Así, los productores nunca vamos a participar un poco más del reparto de la torta”, se quejó Aimaro, recordando que en el supermercado, el consumidor paga el litro de leche entre 20 y 25 pesos.

El presidente de la Mesa de Productores Lecheros santafesina explicó que esa paralización del precio puede darse porque “todos esos productos vienen de lugares donde la producción láctea está subsidiada, como los países de la Unión Europea y Uruguay”. “Allí los productores tienen un precio sostén y subsidios, además de que no les suben los costos por haber baja inflación. Tienen una política para la lechería, acá no tenemos nada”, expresó Aimaro. Y agregó: “Si seguimos desapareciendo los tamberos, también van a importar leche”.

Comentarios