Ciudad, Edición Impresa

Transporte urbano

La UTA cerrará en 29% y crece la tensión por la suba del boleto

Los choferes cobrarán el sueldo de mayo con aumento y se confirma así un fuerte incremento en los costos del sistema.


El titular de la Unión Tranviaria Automotor de Rosario (UTA), Manuel Cornejo, dio a conocer ayer que los choferes de colectivos del interior del país están a punto de cerrar un incremento salarial del 29 por ciento, aunque con algunas diferencias en la aplicación en relación a sus pares de Capital Federal y el conurbano bonaerense, que ya obtuvieron el mismo guarismo. El dato confirma que con ese aumento, que esta vez no será subsidiado por el gobierno nacional, el costo “real” del boleto se elevará de 9,45 a 12 pesos (muy lejos de los 6,30 que cuesta de hoy), por lo que se avecina una áspera negociación en el Concejo para evitar que el ajuste golpee duramente al bolsillo de los usuarios.

El porcentaje de incremento salarial que percibirán los choferes en la ciudad era la variable más saliente que aún restaba por conocerse para despejar el escenario con que quedarán configurados los costos del sistema de transporte para este año.

Según confió Cornejo ayer, en el interior del país la UTA aún no cerró su acuerdo, pero la firma es inminente ya que el pedido de recomposición gira en torno al mismo guarismo que se acordó a nivel nacional.

“Estamos pidiendo un 29 por ciento, pero con una diferencia en la aplicación. Tal como se dispuso en Buenos Aires, la suba será escalonada a un año y medio. Y de esa forma el porcentaje nos da apenas 21 por ciento en Rosario. Nosotros vamos a tratar de percibir el 29 por ciento como corresponde”, afirmó el dirigente gremial.

Según pudo saber este medio, uno de los pedidos en las seccionales de la UTA en el interior es que el 29 por ciento sea retroactivo a enero, mejora que no se contempló en la paritaria nacional.

Con el acuerdo sellado, los choferes ya percibirán el aumento en mayo cuando cobren el sueldo de abril.

En ese marco, Cornejo también entregó ayer algunas definiciones polémicas en torno a la situación del transporte públicos local.

“El tema de los subsidios no es de por vida. Un día se terminan y hay que sincerar las tarifas. Acá se acostumbraron mucho al subsidio y la rentabilidad de las empresas no debería depender de esos beneficios. De esa forma somos todos empresarios”, evaluó el dirigente al ser consultado sobre el tema en la emisora local LT8.

Tras eso, hizo eje en el costo que debería tener el boleto. “Es un tema del Concejo Municipal, no nos interesa. Nosotros reclamamos a los empresarios y ellos nos deben la respuesta. El salario nuestro no tiene que ver con la tarifa ni los subsidios. No sé si se pude pagar el boleto a 12 pesos, no sé si es bueno o no. Lo que nosotros hoy estamos evaluando es que el valor tendría que estar en Rosario entre los 13 y 14 pesos. Pero la tarifa no es un tema que nos interesa. Es un problema de los empresarios y del poder concedente, no nuestro”, sostuvo, tajante y fiel a su estilo.

Lo que viene

Las palabras del dirigente gremial son de alguna manera el preámbulo de la dura discusión que se viene. Es que ahora habrá que encontrar alternativas para financiar la suba de sueldos y sin que eso golpee con fuerza en el boleto que pagan los usuarios.

Según estimaron desde el Ejecutivo, con un aumento del 29 por ciento, el costo extra de la masa salarial será de 20 millones de pesos mensuales. Esa cifra se sumará a los más de 30 millones de pesos que existen de desfasaje entre el costo actual de la tarifa y lo que arrojó el último estudio del Ente de la Movilidad (9,45), previo a las paritarias.

Durante las gestiones kirchneristas el impacto del aumento del sueldo era absorbido por la Casa Rosada. Pero eso dejará de ocurrir ahora, ya que desde el gobierno nacional no hubo un compromiso explícito de continuar con la misma política. Apenas se garantizó la continuidad “congelada” (es decir, sin tener en cuenta la inflación y manteniendo los mismos montos del año pasado) de los subsidios al gasoil.

La delicada situación llevó a que el municipio intensificara en las últimas horas las gestiones para encontrar alguna salida que aporte a mitigar el futuro impacto en el bolsillo.

La secretaria de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, viajó a Buenos Aires el martes pasado para reunirse con funcionarios técnicos del Ministerio de Transporte nacional e intentar revertir la situación de la caída de subsidios, pero no tuvo suerte.

En tanto, desde la semana pasada ya se analizan alternativas para que tanto el gobierno de la provincia como el de la ciudad eleven las partidas que componen el Fondo Compensador del Transporte.

Por un lado, se evalúa insistir en la Legislatura provincial para que se apruebe el Fondo de Obras Menores para Rosario y Santa Fe. Y por otro, a nivel local se insistirá en la posibilidad de hacer multas a partir de las imágenes que captan las videocámaras, idea que aún no tiene consenso en el Palacio Vasallo.

En diálogo con este medio, Renata Ghilotti, concejala del PRO, dijo que esa bancada (que con 5 ediles es la más numerosa del Legislativo local) sigue sin estar de acuerdo con la propuesta.

“La idea corre el eje de discusión. En Rosario hay sólo 110 cámaras instaladas y el 60 por ciento está sobre los carriles exclusivos, cuando hoy el problema más grave es la inseguridad. La medida tiene un fin recaudatorio y no preventivo”, señaló.

En tanto, Verónica Irízar, edila del Socialismo, volvió a defender la iniciativa. “Todos creen que con el proyecto se pierde el objetivo de la seguridad. Pero eso no es así. Porque por un lado la prevención y hechos de inseguridad se seguirán controlando desde el centro de recepción de imágenes que funciona en donde opera 911. Mientras que el Centro de la Movilidad municipal es desde donde se vigilará el tránsito”, manifestó.

Un aumento imposible

El concejal Carlos Comi planteó ayer un panorama desolador si el gobierno nacional no revierte su política de subsidios. “Espero que la administración central entienda la situación que está pasando el interior del país. Si no, nos van a llevar a un aumento imposible de pagar para los usuarios. Y eso va a generar mucha tensión”, sostuvo el edil de la Coalición Cívica.

Pedido a la Casa Gris

El concejal oficialista Horacio Ghirardi desempolvó un viejo reclamo para que el transporte urbano obtenga más recursos de financiamiento: pidió que la ciudad sea participada con el Fondo de Obras Menores. “Lo reciben todas las localidades menos Rosario y Santa Fe”, dijo. “La ciudad debe ser incorporada al Fondo de Obras Menores. De ahí podrían destinarse parte de los recursos que se necesitan para definir la tarifa del transporte, ahora que el gobierno nacional congeló los subsidios y volvió a perjudicar a los conglomerados del interior, cuyos habitantes seguirán pagando un boleto muy superior al de Buenos Aires”, sostuvo Ghirardi. El Fondo de Obras Menores se constituyó por ley provincial hace una década para compensar a las localidades que no percibían, como sí Rosario y Santa Fe, el Fondo del Conurbano.

Comentarios