Ciudad

Votación abierta

La reserva municipal en las islas tiene nombre: se llamará Los Tres Cerros

Los rosarinos eligieron cómo denominar los terrenos donados por el filántropo Carlos Deliot. La propuesta ganadora obtuvo el 58,60% de los votos 


En segundo lugar quedó el nombre Paranacito, con el 27,89 por ciento.

Vecinos de la ciudad eligieron el nombre con el cual se nombrará a los terrenos donados por el filántropo Carlos Deliot, conocidos como “Legado Deliot”. La propuesta ganadora fue Los Tres Cerros, que obtuvo el 58,60% de los votos. En segundo lugar quedó Paranacito, con el 27.89% y tercero Arroyo de la Cruz, con el 13,53%.

La iniciativa de darle un nombre a la reserva surgió de la comisión multisectorial que integran organizaciones ambientalistas junto a autoridades locales y provinciales. Allí se acuerdan estrategias para la protección de las islas del Paraná y fue definido el Plan de Manejo para la recuperación ambiental, social y cultural de los lotes y el cuidado de los habitantes isleños que practican un modo de vida sustentable, como los pescadores artesanales.

En las 1.700 hectáreas que pertenecen a Rosario, el proyecto de ecoturismo –ya en marcha– busca preservar el entorno natural y aprovechar el espacio para visitas, actividades culturales, recreativas y educativas. En ese sentido, cabe resaltar que desde el 2 de febrero de 2019 –Día de los Humedales– comenzarán las visitas recreativas al sitio.

 

Los Tres Cerros

 

El nombre elegido a través del portal Rosario Participa evoca a los primeros pobladores de la zona. «Los Tres Cerros» refiere a montículos de tierra construidos por los Chaná, indígenas del delta que ocuparon los sectores naturalmente elevados de las islas, como albardones y médanos, pero también hicieron montículos de tierra conocidos localmente como cerros o cerritos, donde instalaron sus asentamientos y enterraron a sus muertos.

Estos cerros llegaron a tener tres metros de altura y centenares de metros cuadrados de superficie, constituyendo una notable modificación del paisaje, que era completamente llano. Fueron las estructuras más duraderas y visibles que han erigido las poblaciones indígenas del litoral y en ellas se han encontrado vasijas y restos de cerámica de gran importancia arqueológica.

Estudios de investigadores arqueológicos de la Universidad Nacional de La Plata sobre los Tres Cerros indican que se trata de una elevación artificial a la que se agregaron arcillas, tierras quemadas, huesos y fragmentos de vasijas para aumentar su altura y cohesión. La superposición de capas sirvió, entre otras cosas, para proteger el sitio de las crecidas del río.

Las investigaciones llevaron a concluir que los asentamientos tenían distintas jerarquías, funciones e intensidad de ocupación.

En algunos se han diferenciado espacios destinados a actividades domésticas de otros que servían de basurero, con miles de fragmentos cerámicos y huesos de los animales.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios